POLITICA ECONOMICA

Planes por empleo: cómo es el programa especial del Gobierno en respuesta a Cristina Kirchner y la Iglesia

Los ministros Daniel Scioli, Juan Zabaleta y Julián Domínguez se reunieron con los gremios para avanzar en un esquema de capacitación y oficios con salida laboral. Cuestionamientos de la Iglesia.

En medio de un clima de incertidumbre económica, atentos a los cuestionamientos que hizo Cristina Kirchner a los movimientos sociales y de cara al incremento de pobreza en los barrios, el Gobierno avanzó ayer en el armado de un programa destinado a reemplazar los programas asistenciales por trabajo genuino

A lo largo de un encuentro encabezado ayer por el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, junto a sus pares de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y de Agricultura, Julián Domínguez, con representantes sindicales se acordó la decisión del Gobierno de instrumentar un esquema de capacitación y talleres de oficio con salida laboral para los beneficiarios de planes sociales.

En la reunión con los gremios y el Gobierno se definió que el programa Empleo Joven que tiene el Ministerio de Desarrollo Productivo se articulará con el Ministerio de Educación y el de Ciencia y Tecnología para generar capacitación y talleres de oficio con salida laboral en diferentes rubros.


En diálogo con El Cronista, Scioli dijo que "se trata de generar un régimen de capacitación permanente que mezcle la educación con el mundo del mercado laboral para reconvertir los planes sociales en trabajo".

Además, el ministro de Producción destacó la articulación con los distintos ministerios y los representantes del mundo del trabajo: "A los planes hay que reemplazarlos por puestos de trabajo genuino. Eso se logra con el gran ordenador social que es el trabajo, a través de la capacitación y articulando programas de manera transversal con otros ministerios y los compañeros de los gremios para reinsertar al mundo productivo a las personas que tienen planes", dijo. 

En el encuentro participaron el secretario general del Sindicato de Empleados de la Industria del Vidrio y Afines de la República Argentina (SEIVARA), Cristian Jerónimo; el secretario general adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano; el secretario general adjunto del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Mario Manrique; y el senador provincial y secretario general del Sindicato de Canillitas, Omar Plaini. 

Claramente, la idea del Gobierno es que las empresas en acuerdo con los gremios tomen beneficiarios de programas sociales (el plan Empleo Joven sería el primer ensayo) para que una vez capacitados en un oficio puedan ser absorbidos por el mundo del trabajo formal.

"Mi obsesión es la formación de recursos humanos para el perfil productivo de cada lugar del país y brindarle respuesta a los requerimientos de mano de obra para cada sector del entramado productivo nacional", afirmó Scioli tras el encuentro.

Para poner en marcha este plan se realizó un relevamiento de los diferentes gremios para evaluar los rubros donde hay mayor demanda de trabajo y necesidad de capacitación laboral. 

RESPUESTA A CRISTINA Y A LA IGLESIA

El mensaje del Gobierno de reconvertir cuanto antes los planes sociales en empleo real llegó luego de que la semana pasada la vicepresidenta Cristina Kirchner objetara duramente a los movimientos sociales por mantener de rehenes a los beneficiarios de planes y no generar empleo.

A la vez, la reunión de Scioli con los gremios se da tras la reunión de la Comisión de Pastoral Social que realizó la Iglesia el fin de semana en Mar del Plata donde emitió un duro documento en el que pidió "la necesidad de profundizar las políticas de redistribución del ingreso para cerrar la brecha social".

La respuesta del Gobierno no se hizo esperar: tanto el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta como el secretario de Culto, Guillermo Oliveri manifestaron a la cúpula de la Iglesia que la intención del presidente Alberto Fernández es profundizar el trabajo en conjunto en los barrios con los sacerdotes y las parroquias para dar contención social. Y al mismo tiempo generar políticas de generación de empleo a partir de los planes sociales.

La Comisión Episcopal para la Pastoral Social presidida por monseñor Jorge Lugones y el titular del Episcopado Argentino, monseñor Oscar Ojea armaron el encuentro en Mar del Plata donde se emitió posteriormente el documento en el que sostuvieron que "escuchamos con preocupación los datos sobre la desigualdad económica en nuestra Patria, el modo en que la concentración excesiva de la riqueza en pocas manos desalienta el empleo nacional, estimula el ahorro fuera del país, el consumo externo y la fuga de divisas".


A la vez, la Iglesia planteó que "aunque se verifique crecimiento en la actividad económica o en el empleo, sigue habiendo un número inaceptable de hermanos en situación de pobreza".

También desde la Comisión de Pastoral Social reclamaron al gobierno "políticas públicas que salgan del cortoplacismo". Bajo el lema "Integración y trabajo para una patria de hermanos" el documento de la Iglesia advierte que la Argentina se encuentra frente al "enorme desafío de aumentar la creación de trabajo" con un salario digno que sostenga su poder adquisitivo, reiterando que los planes sociales son necesarios en la coyuntura, hasta la consolidación de modelos de economía popular sustentables, pero que es imprescindible un verdadero plan de Desarrollo Humano Integral que incluya un proyecto de repoblación de nuestro país para encausar la angustiante necesidad de tierra, techo y trabajo que tiene gran parte de nuestro pueblo.

A lo largo del encuentro, se destacó en todo momento al trabajo digno como el gran ordenador de la vida humana y la felicidad, entendiendo que la posibilidad de acceder al mismo no es un problema individual; es la consecuencia de un modelo que debe anteponer la producción a la especulación, la distribución a la concentración y el acaparamiento, el bien común a la rentabilidad sectorial.

La Iglesia también planteó que "el verdadero empresario es el que conoce a sus trabajadores porque trabaja junto a ellos y con ellos". 

Así, destacaron las exposiciones de los empresarios e industriales de todas las escalas, entre los cuales descubrieron coincidencias respecto de que "no se puede generar empleo de buena calidad sin una presencia activa del Estado en apoyo a las empresas, en particular a las pymes, sobre la necesidad de construir consensos con articulación público/privado que genere estabilidad en las reglas". 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios