ENTREVISTA

Néstor Grindetti propone cómo resolver la interna entre Macri, Rodríguez Larreta y Bullrich

Aspirante a la gobernación bonaerense y candidato a vice de Independiente, el Intendente de Lanús hace un diagnóstico duro sobre la situación social y política. El acuerdo con Cristian Ritondo, más la interna entre Rodríguez Larreta y Bullrich.

Fue ministro de Hacienda porteño durante los ocho años de gobierno de Mauricio Macri, a quien todavía reconoce como jefe del espacio opositor. Grindetti empezó a recorrer la Provincia, con intenciones de ir por la gobernación. En paralelo, busca desbancar al moyanismo de Independiente.

¿Qué piensa del posible diálogo entre el Gobierno y Juntos por el Cambio?

No me llamaron. Tampoco a Mauricio Macri o a Cristian Ritondo. Ni a Patricia, ni a Horacio. Me parece que cuando alguien quiere plantear un tema lo primero que tiene que tener es ganas de dialogar, sin actitudes partidarias y sin echar culpas para todos lados. Sinceramente, no lo veo. No veo voluntad de diálogo en el Gobierno. Así se pierde una gran oportunidad para todos los argentinos después del atentado a la Vicepresidenta.

¿Se podría haber generado una reacción como la de Semana Santa de 1987, con el peronismo y la UCR unidos?

Exactamente. Porque había algo externo, feo, peligroso, y de alguna forma estábamos todos de acuerdo. Frente a la desgracia de lo que sucedió, porque si bien no pasó a mayores lo que sucedió fue algo muy feo, el gobierno lo está aprovechando solamente para armar un relato.

El renunciamiento y el plan de Cristina Kirchner que oculta la invitación a Macri

¿Si mataban a Cristina Kirchner qué pasaba?

Como todo magnicidio, hubiera producido un shock muy fuerte en la sociedad. Y ahí la grieta se hubiera incrementado.

El ataque generó un debate sobre el odio político. ¿Qué mirada tiene al respecto?

El odio es un sentimiento que nunca te puede llevar a nada bueno. Y el odio de esa magnitud en una grieta social, es peligroso. Hay un punto en que la escalada se hace geométrica, y eso fue un poco lo que pasó en los años 70. Veo con muchísima preocupación el tema de la naturalización de la violencia que estamos haciendo los argentinos.

¿Ve paralelos con el clima de los setenta?

No, no, yo viví esa época y fue muy fea, porque teníamos todos los días en la tapa de los diarios una bomba, de un lado y del otro, gente asesinada. Era una cosa totalmente distinta. Lo que sí me preocupa es cierta naturalización de la violencia. Nos vamos acostumbrando a que es normal cierto tipo de violencia. Ahí veo el germen de una situación mucho más compleja.

En ese contexto, ¿considera necesario que Mauricio Macri se junte con Cristina Kirchner?

En política nunca hay que cortar la esperanza, la posibilidad de hablar. Es la búsqueda de consenso. Donde hay dos personas, las dos no van a pensar exactamente igual. Yo cuando pasé del sector privado al sector público entendí una cosa: la menor distancia entre dos puntos en política no es una recta, es una sinusoide. Y hay que tener la habilidad para ir buscándola.

Con una inflación que roza los tres dígitos, ¿qué panorama social percibe en Lanús?

Lanús es una muestra de lo que es el conurbano. Tiene 500.000 habitantes, con unas 130.000 personas en una pobreza estructural que viene desde hace décadas. Personas que son asistidas por el Estado. Hoy tenés una cantidad igual, otras 120.000 a 130.000, que son clase media empobrecida. Gente que teniendo trabajo es pobre. Y esto es más reciente. Se está produciendo en la sociedad una anomia muy grande, producto de la desesperanza.

¿Es una desesperanza parecida a la de 2001 o no tanto?

No, no veo un 2001 de conflicto en la calle. Porque hay mucha gente que está contenida por el Estado, y otra gente que está empobrecida pero no está acostumbrada a salir a la calle. Entonces hoy yo no lo veo. Pero, ¡ojo!, porque el malestar está.

Presupuesto 2023: los gobernadores le ponen condiciones a Sergio Massa para apoyar la partida

¿El problema entonces es la inflación, no la falta de empleo?


Claro, la inflación que se come todo. Nosotros tenemos mucha experiencia en inflación. Llevamos 50 a 60 años de inflación. Y jode al asalariado, al que tiene un ingreso fijo. Y lamentablemente hoy, con un nivel de pobreza de unos $110.000 a $120.000, en Lanús vos tenés miles de personas que viven bajo la línea de pobreza.

¿La inseguridad es una preocupación social?

Lo que vemos nosotros en Lanús es que están empatados los temas. Es compleja la situación en el conurbano; a mi me gustaría que pudiéramos trabajar un poco más coordinadamente entre fuerzas federales, provinciales y nosotros. Tenemos un proyecto que vamos a presentar en la Legislatura de la Provincia que es que la policía local dependa del intendente. Tener el mando de la policía permitiría trabajar mejor en la prevención del delito y sobre todo en la persecución inmediata del delito. No en la investigación. La investigación debería quedar en manos de la Provincia. Se incrementó muchísimo el delito a mayores: en el primer semestre, en Lanús tuvimos un caso por día, de entradera a gente de la tercera edad.

¿Qué opina Sergio Berni sobre ese traspaso de la policía a los municipios?

Entiendo que Berni no está muy de acuerdo con la policía local, pero no hablé con él del tema.

Alberto Fernández, ante el FMI: dos pedidos, tres preocupaciones y una meta

¿Cómo ve la gestión de Sergio Massa? Parece haber estabilizado la economía.

Veo medidas muy de coyuntura. El dólar soja que produce este veranito es un parche. El mismo efecto, más prolijo, más fácil de controlar y ordenado pero contrario al dogma kirchnerista, era bajar las retenciones. No lo hacen porque creen en el dogma de que el campo es malo.

¿Qué medida estructural habría que aplicar?

Para frenar la emisión monetaria lo que vos tenés que hacer es generar divisas, bajar el gasto público e incrementar los ingresos.

¿Cómo hay que interpretar sus recorridas por la Provincia junto al diputado Cristian Ritondo?

Estamos en un año no electoral, entonces hay que escuchar y aprender. Pero desde ya que a mi me gustaría ser gobernador, aunque no es momento de estar en una campaña. Yo tengo mucha experiencia en la Provincia, sobre todo en el conurbano.

¿Está construyendo una alternativa junto a Ritondo entonces?

Lo estoy haciendo en mis ratos libres. Un fin de semana por mes salgo a recorrer. Y Cristian está en lo mismo. Joaquín de la Torre también. Cambiamos ideas y, por ejemplo, con Joaquín estamos trabajando con los mismos equipos técnicos para poder tener un solo plan. Y el año que viene veremos quién está mejor. Si no nos ponemos de acuerdo, será la gente la que decida.

¿Quién es su referente nacional?

Hace 40 años que estoy al lado de Mauricio. Fui ministro de él en la Ciudad. Él es el referente, el primus inter pares, el fundador del PRO. No hay dudas que tiene unos metros más de liderazgo que el resto.

Si Macri quisiera ser candidato a presidente, ¿Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich se deberían correr?

Si Mauricio dice ‘yo voy como candidato', tiene todo el derecho... de hecho, más que de derecho, todos lo vamos a estar acompañando. ¡Seguro!

¿Se debería evitar entonces una PASO del PRO?

Yo no veo una PASO amarilla. Es decir, no es conveniente una PASO amarilla en ninguna circunstancia. Las PASO son para dirimir entre espacios políticos, no dentro de un espacio.

¿Qué imagen tiene Macri en el conurbano?

No es buena en el conurbano, si mirás la foto. Pero si mirás la película, respecto de unos meses atrás, es mejor. Y en el interior del país, no es nada mala. Frente a una línea de largada, por los antecedentes que tiene, de todos los liderazgos que hay dentro de Cambiemos, Mauricio está unos pasitos adelante.

Y si Macri no fuera candidato, ¿cómo se zanjaría la interna entre Rodríguez Larreta y Bullrich?

Yo les pediría humildemente que hagan el esfuerzo. No es tan difícil entre dos personas, con múltiples herramientas, ver quién está mejor.

Faltan dos semanas para las elecciones en Independiente, donde intentará desbancar al oficialismo de los Moyano. ¿Qué desenlace prevé?

Formamos un grupo ecléctico en el buen sentido, con Fabián Doman a la cabeza. El club está mal y la parte deportiva, que es la que se ve, es producto de muchos años de daños institucionales. Tenemos un plan y creemos que tenemos las de ganar. Pido que vaya la mayor cantidad de gente posible para salvar a Independiente.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.