ENERGÍA

Negocian con estaciones de GNC para que no falte gas en mayo

El Gobierno saldría en apoyo de los estacioneros y las pymes industriales para evitar que se les corte el gas. Si es insuficiente con las importaciones, se quemaría gasoil en las termoeléctricas, con un mayor costo fiscal.

El abastecimiento de gas para los próximos meses es uno de los temas que más preocupación genera en las autoridades energéticas de Argentina.

El secretario de Energía, Darío Martínez, anticipó la semana pasada que se preparan para afrontar "un invierno duro".

Al igual que las industrias, las estaciones de GNC tampoco tienen garantizado el suministro.

Según pudo saber El Cronista, sería un 30% del total, principalmente las ubicadas en el norte del país.

El 70% restante, en tanto, ya cerró sus contratos para el suministro a partir del 1 de mayo, en particular las ubicadas en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires

Esta semana se reunirán con el Gobierno para encontrar una solución. Se espera que, si no logran contractualizar el fluido con las productoras o las comercializadoras, tengan que recurrir a Integración Energética Argentina (Ieasa, ex Enarsa) para que salga al rescate.

En otros términos, esto puede derivar en un mayor consumo de gasoil en la generación eléctrica, con un encarecimiento del sistema, que se afrontará con crecientes subsidios.

La diferencia de costos es abismal: mientras el mix de gas natural (entre el local y el importado) se paga a u$s 3,91 por millón de BTU, el gasoil se puede abonar hasta u$s 12.

En estricto off the record, una fuente con conocimiento del despacho de energía explicó a El Cronista que no hay peligro, ya que existe gas físico suficiente como para atender toda la demanda.

"Lo que sucede es que las estaciones de GNC y las pequeñas industrias jugaron a tomar gas en el mercado spot, muy barato, y ahora no tienen garantía de conseguir en modalidad firme porque la oferta irá a la demanda prioritaria (canalizada por las distribuidoras) y la generación eléctrica (Cammesa)", detallan.

Como contó este medio, las industrias y el GNC negocian los nuevos contratos, que llegan con un aumento anual cercano al 100% en dólares, porque en 2020 compraron a u$s 1,80 o u$s 2 por millón de BTU, mientras que el promedio actual ronda los u$s 4.

Este precio es similar al que estaba vigente en 2019, pre-pandemia. Esto podría influir en una suba cercana al 20% en los surtidores de GNC o un recorte en los márgenes de ganancia.

Para mayo, el Plan Gas garantiza un volumen base de 67,4 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d) para distribuidoras y Cammesa, a lo que las petroleras deben sumar otros casi 30 MMm3/d para sectores desregulados, que estarían faltando.

El Plan Gas.Ar está activo desde enero. Pero desde que una petrolera empieza a perforar un pozo hasta que puede extraer gas pueden transcurrir más de seis meses, con lo que no se logrará frenar el declino de la producción antes del invierno.

Los cortes de ruta en Neuquén, que impiden el acceso a los yacimientos de Vaca Muerta y bloquean el paso de los camiones que llevan arena para la fractura hidráulica (fracking), demoran aún más la actividad y tendrán efectos negativos sobre la producción, con pérdidas significativas.

Una opción que tiene a mano el Gobierno es que el Gas Natural Licuado (GNL) y el proveniente de Bolivia se utilice para las estaciones de GNC y las pymes y que las centrales termoeléctricas quemen gasoil -un combustible más caro- como ya ocurrió en marzo y abril.

"Si bien la oferta de gas se podría ver afectada por los cortes en Neuquén, el GNC cuenta con el insumo", dicen en la Secretaría de Energía, en donde habrá reuniones esta semana con las cámaras de estacioneros.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios