Quién es quién

Milei y el judaísmo: el rabino que se convirtió en su gurú espiritual y el nexo con empresarios

El presidente electo viajó a la tumba de uno del rebe de Lubavitch, en Nueva York; otra demostración de cercanía absoluta con su transición a la religión judaica. Cómo ha sido su aprendizaje en los últimos años y quiénes lo acompañaron.

Javier Milei llegó este lunes a Estados Unidos, viaje clave en donde se reunirá en Washington con importantes funcionarios del Departamento de Estado y del FMI, a los cuales les presentará los primeros pasos de su plan económico. Aun así, el presidente electo dispuso un breve paso por Nueva York como escala indispensable de su viaje, en donde visitó hoy "El Ohel", la tumba del rabino Menachem Mendel Schneerson, mejor conocido como "el rebe de Lubavitch", fallecido en 1994.

El libertario lo considera una de las figuras más influyentes durante su actual etapa de transición al judaísmo. Schneerson fue un líder carismático, pensador religioso prolífico y último rebe de la organización religiosa Jabad Lubavitch, una de las más influyentes de ese credo, al punto de llegar a tener una injerencia determinante en la política israelí durante el siglo pasado.

El presidente electo argentino Javier Milei ora en el lugar de descanso del rabino Lubavitcher Rebe, Menachem M. Schneerson, en el cementerio Old Montefiore en el distrito Queens de la ciudad de Nueva York, EE.UU. (Reuters/Brendan McDermid)

No es la primera vez que Milei visita este sitio. Antes de las elecciones primarias de agosto, el entonces candidato reveló que fue allí a rezarle y a pedirle "que me diera sabiduría, coraje y templanza" de cara a los próximos comicios. "Sabiduría para separar el bien del mal, coraje para elegir el bien y templanza para sostenerme ahí", explicó.

Según explicó ante un reportaje con LN+, la vuelta hacia la tumba del rebe de Lubavitch es en agradecimiento por la victoria: "El creador me puso en un lugar de máxima responsabilidad, así que voy a dar las gracias". El flamante presidente electo se considera "una persona muy espiritual", al igual que Menachem, parte del judaísmo jasídico, de impronta más ultraortodoxa.


Desde hace años que Milei se está acercando a la religión judía. Esto se acrecentó con su lanzamiento a la política y su acercamiento con el poder. "Estoy pensando en convertirme al judaísmo y aspiro a llegar a ser el primer presidente judío de la historia argentina", decía el entonces candidato a diputado nacional durante su campaña legislativa en 2021.

A pesar de tener de tener formación católica hasta el secundario, el libertario cuenta que su primer contacto que lo motivó a interesarse con la religión judía se dio mientras le daba clases a un estudiante de economía muchos años atrás. Aquellos intercambios informales que iban teniendo lo fueron introduciéndose en el conocimiento de la clásica dialéctica talmúdica.

Los contactos políticos

Uno de los primeros dirigentes políticos judíos que le sirvieron como acercamiento a la religión fue Julio Goldestein, director de la Unidad de Auditoría Interna porteña y uno de los dirigentes del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) de la ciudad, que aportó estructura para que Milei pudiera presentarse en los pasados comicios. Este año fue cuarto candidato a diputado nacional por ese mismo distrito, quedándose en la puerta de obtener la banca.

El acercamiento entre ambos fue vital para el giro de Milei hacia una senda de conversión (aún incompleta) al judaísmo. Una de sus primeras guías fue la obra del historiador británico Paul Johnson y su Historia de los judíos la cual era complementada con sus visitas recurrentes a la sede de ACILBA, una de las primeras comunidades judías sefaradíes en la Argentina, conformada por judíos oriundos de Marruecos.

Julio Goldestein y Javier Milei.

Allí conoció al rabino Axel Wahnish, rabino líder de esa asociación desde hace más de una década. El líder religioso forma parte de una comitiva casi diaria, quien lo acompaña en su lectura y aprendizaje de la Torá y el Talmud. Su presencia se acrecentó en los últimos meses, funcionando casi como una vía de escape de las tensiones de Milei y un guía espiritual en su incursión al poder.

"Es una persona que quiero muchísimo, a quien consulto regularmente. Son discusiones que de repente pueden demandar dos o tres horas y que para mí son muy gratificantes y me ayudan a crecer mucho y a entender las situaciones de una manera mucho más profunda. Me da mucha tranquilidad espiritual en un momento dónde recibo ataques constantes de la casta política", dijo Milei ante Radio Jai el año pasado.

Axel Wahnish, grabado por el propio Milei en su último sorteo de la dieta. (@javiermilei)

Entre sus prácticas habituales se encuentra la lectura de las Parashiot, diferentes porciones de la Torá, en donde interpreta aquellos segmentos con los episodios que vive cotidianamente.

Ese vínculo religión-política convive diariamente para Milei. de su lectura del Antiguo Testamento, el libro de los Macabeos, capítulo 3 y versículo 19 surge una de sus frases más famosas: "En una batalla, la victoria no depende del número de soldados, sino de las fuerzas del cielo". Esta cita se volvió slogan para la militancia libertaria, que ahora se autoproclama en conjunto como "Las fuerzas del cielo".

La filosofía judía ha hecho mella en Milei a raíz de la conexión que pudo encontrar en la misma con su doctrina paleolibertaria: "Una de las cosas que a mí me aparece maravilloso del judaísmo es que vos todos los días te levantas y agradeces por la libertad porque se recuerda la salida de Egipto, ya desde que arrancaste el día implica abrazar la libertad".

La religión le ha servido a Milei para llegar a diferentes empresarios. Tzvi Grunblatt, director de Jabad Lubavitch en Argentina desde hace varias décadas, se mostrado junto al entonces candidato presidencial durante el Latam Economic Forum, organizado por su asesor financiero Darío Epstein.

Javier Milei y Tzvi Grunblatt, fotografiados por LPO en el Latam Economic Forum. (LPO)

Su cercanía a Grunblatt le ha sido funcional para afianzar un vínculo indirecto con el pope del real estate y presidente de IRSA Eduardo Elsztain, quien es, además, uno de los principales aportantes a Jabad desde hace décadas. 

Horas antes de su viaje de su viaje a Nueva York, el presidente electo asistió a una tradicional celebración judía en el barrio porteño de Balvanera. Durante la noche del sábado, Javier y Karina Milei participaron de la Havdalah, ceremonia de separación del Shabat del resto de los días que componen la semana.

En el marco de la ceremonia, Milei recibió la bendición del Mekuval rabino David Pinto Shlita y quedó inmortalizado en un video que rápidamente se viralizó en las redes sociales.

"Celebro a este hermoso país, la Argentina, y pido a Dios que proteja a la Nación Argentina para que vuelva a ser lo que fue antes. Estoy seguro que con la ayuda de Dios ayudarás a la Nación y, con el pueblo de la Argentina, lo lograrás", expresó Pinto Shilta al recibir a Milei, quien optó por responder también en inglés: "Thank you, thank you, rabbin".

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.