Cuenta regresiva

Milei se recuesta en su círculo de indispensables y margina a Macri y Villarruel

El Presidente electo anunció a su flamante ministro de Defensa, mientras diseña con sus alfiles políticos la correlación de fuerzas al interior de su gabinete que asumirá en pocos días

Javier Milei se encuentra en el tramo final del armado de su gabinete presidencial. Las reuniones que se dan en el piso 18 del Hotel Libertador, relata una persona que recorre esos pasillos, "se cuentan por cientos"; todas con vistas a negociar nombres, limar asperezas, cerrar acuerdos de todo tipo y finalizar este proceso tortuoso antes de que el próximo domingo el libertario se ponga la banda presidencial.

La semana comenzó con la confirmación de Luis Petri a cargo del Ministerio de Defensa. Se trata de la cartera en la que menos nombres circularon. En principio, se sabía que Milei no tenía un especialista puntual para esa área y, antes de ganar las elecciones, se había comunicado que sería su compañera de fórmula, Victoria Villarruel, de conocida filiación con la familia militar, quien colocaría a un experto afín en ese puesto.

Sin embargo, esa propuesta tomó menos fuerza luego de la victoria electoral. El círculo de confianza de Milei, integrado por su hermana Karina, el designado jefe de Gabinete Nicolás Posse y el consultor Santiago Caputo; vital para la toma de decisiones y el armado del próximo gabinete, priorizó la colocación de personas ajenas a la Vicepresidenta electa, con quien mantienen una relación de respeto, pero distante.

Obligado por su condición de hiperminoría, Milei se ve forzado a realizar acuerdos con dirigentes ajenos a su fuerza política, tales como los schiarettistas, exfuncionarios del menemismo y el macrismo, pidiendo incluso la continuidad de dirigentes actuales como Flavia Royón para Minería.

Victoria Villarruel y Javier Milei.

A pesar de esto, Milei busca una conformación lo más amplia posible sin afectar su liderazgo al interior del gobierno. A su base de ministros indispensables -Guillermo Francos en Interior, Guillermo Ferraro en Infraestructura, Diana Mondino en Relaciones Exteriores y Sandra Pettovello en Capital Humano- le sumó la colaboración económica de Luis 'Toto' Caputo.

La llegada de este último no habría sido obra del expresidente Mauricio Macri. Es más, al interior de La Libertad Avanza indican que su sobrino lejano, Santiago, propició las conversaciones con el exsecretario de Finanzas semanas antes del balotaje: allí Milei habría empezado a reconsiderar la viabilidad de accionar con una dolarización temprana, tal y como lo pregonaba su entonces asesor económico Emilio Ocampo.

La incorporación de la vieja fórmula de Juntos por el Cambio Bullrich-Petri dentro del esquema de gobierno de Milei se vio propiciada por la voluntad de la titular del PRO de asumir como ministra sin intenciones de ser "sometida" por Macri, tal y como remarca en privado.

El expresidente impulsó con fuerza el nombramiento de Cristian Ritondo para la presidencia de la Cámara de Diputados. Si esto no se daba, el exmandatario había "sugerido" con "romper" el pacto estratégico, lo cual no cayó bien ni en las filas libertarias ni en la propia Bullrich. Aun así, este fin de semana Milei y Macri se reunieron para recomponer su vínculo: el fundador PRO le habría garantizado gobernabilidad.

Javier Milei y Patricia Bullrich en el cierre de campaña en Córdoba.

La marginación de Villarruel de las carteras de Defensa, Seguridad, Justicia y de la Agencia Federal de Inteligencia; tal y como se le había propuesto en un comienzo, tiene un fuerte significado político. Si bien la relación del binomio presidencial es cordial y se conocen desde hace varios años, Milei y su mesa chica prefieren que se enfoque en la difícil que tendrá en el Senado, en donde LLA tiene solo 7 bancas.

Desde el equipo libertario justifican el nombramiento de la siguiente manera: "La incorporación de la dupla presidencial nos sirve como una forma de ampliación para cerrar acuerdos de cara al próximo gobierno". Sin embargo, también es visto como una forma de matizar las posiciones del gobierno de Milei en su relación con las fuerzas armadas, algo que para Villarruel era preponderante.

Por lo pronto, la danza de nombres ahora circunvala a las áreas secundarias del organigrama estatal.

El terreno en disputa pasa por las secretarías, subsecretarías, organismos autárquicos y otros más que restan por definirse. Incluso, aún no se conocen cargos fundamentales que rodean al mismo presidente electo. La secretaría de la Presidencia se prevé para Karina Milei y es una posibilidad que Vilma Ibarra y su equipo continúen unos días más en la Secretaría Legal y Técnica, a la espera de sus reemplazos.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.