Después del 10D

Milei definió que hará con el plan motosierra en una provincia clave para la economía

Se trata de un tema que todavía está bajó análisis pero ya se decidió que no habrá cambios fuertes ni se eliminarán los regímenes especiales. Qué modificaciones sí se podrían esperar.

Así como el plan dolarizador o el estallido del Banco Central con los que Javier Milei caminó a lo largo de toda su campaña a la presidencia por el momento parecieran quedar relegados a una idea a largo plazo, lo mismo aparece en el horizonte de algunos otros de los pilares de la plataforma libertaria.

Uno de los más delicados es el de los regímenes sectoriales -con beneficios impositivos y fiscales-, y las dudas son importantes ya que desde La Libertad Avanza siempre se impulsó la idea de dejar en la nada este tipo de sistemas productivos.

El de producción de Tierra del Fuego, sin dudas, es uno de los más delicados no sólo por el sector industrial que representa, sino además por la fuerte influencia que tiene en la provincia.

Y si bien todo hacía parecer que ese régimen desaparecería con el nuevo Gobierno, según sostuvieron a El Cronista fuentes que siguen de cerca los futuros primeros pasos de Milei en la presidencia indicaron que "no se tocará nada".

"No habrá desaparición del régimen ni modificaciones", dijeron. Podría haber, como mucho, algunos cambios puntuales, pero "nada que afecte decididamente a la industria".

La decisión de no volver a cero con el régimen tiene que ver con que el equipo de Milei evaluó que el golpe sería demasiado fuerte, y que no tenía sentido en este momento.

Además, la determinación se tomó luego de evaluar las distintas propuestas que se pusieron sobre la mesa. La más radical en este sentido era la de Federico Sturzenegger -quien tendrá a su cargo la reforma del Estado-, aunque fue desechada.

El futuro funcionario proponía romper con el esquema actual, de modo de ganar terreno en la carrera por bajar el déficit que tanto pregona Milei.

Desde ya, se escucharon las propuestas y los argumentos que presentó Sturzenegger, pero eso "no implicaba que hubiera que comprar el paquete cerrado", apuntaron las fuentes, que además agregaron que "se analizó una serie de ideas, para después tomar una determinación".

Así, ganaron aquellos que pretendían dejar todo como está, aunque hoy por hoy es imposible pensar que no se vayan a modificar algunas reglas que corren hoy, aunque más adelante.

Esto quiere decir, por ejemplo, que con el tiempo algunos de esos beneficios se podrían reducir, aunque hoy no se baraja la posibilidad de que queden en cero.

"El golpe que significaría para la economía de la provincia sería demasiado grande y hoy no tiene sentido cargar con esto", apuntaron las fuentes. Hoy no se ve una postura firme en cuanto a la eliminación del régimen.

En resumen, se presume que dentro del paquete de medidas que se presentará durante la primera semana de gestión de LLA no llegará al Congreso un proyecto que tome ese camino.

Esto no quitará, sin embargo, que en algún momento se comience a hablar de una reducción de los beneficios que hoy corren para las industrias fueguinas, algo que de hecho se viene hablando ya desde hace un tiempo.

Internas y definiciones

Las dudas que se plantearon tienen que ver las internas que hay en torno a los candidatos para ocupar diferentes puestos -de hecho, todavía no hay un nombre cierto para la Secretaría de Industria-, y de las políticas que se implementarán. Solo una vez que se decida esto se podrán redactar los proyectos de ley.

Por esto, además, se estima que el paquete de leyes que promete mandar Milei al Congreso apenas asuma no se dará el día después, sino durante la primera semana de Gobierno.

El punto central que se da al momento de discutir si se deja o no todo como está es 100% numérico, más precisamente fiscal. De acuerdo con los datos que maneja la Fundación Fundar, por los regímenes especiales -que básicamente implica no pagar ciertos impuestos- el Estado deja de percibir cerca de u$s 1000 millones , es decir algo así como el 0,22% del PBI.

Hoy la industria electrónica es el principal empleador privado de Tierra del Fuego, la provincia con mayor porcentaje de trabajo industrial del país, con 8.500 empleos directos y 7.000 indirectos.

Cuenta con cerca de 20 plantas productivas, más de 40 líneas de inserción automática de fabricación de placas electrónicas, una capacidad instalada de más de 22 millones de unidades anuales.

Dentro de este esquema, fabrica para marcas como Samsung, Motorola, LG, Philips y TCL, entre otras, y provee el 98% de celulares, televisores, acondicionadores de aire, microondas y monitores que se venden en el mercado interno argentino.

También provee al mercado de electrónica autopartista, al punto que 7 de las 11 terminales automotrices locales utilizan insumos industriales fueguinos y el 83% de los autos que se exportan tienen componentes que provienen de Tierra del Fuego.

La industria está aportando desde 2022 al Fondo para la Ampliación de la Matriz Productiva Fueguina, que sumará unos u$s 100 millones anuales y cuya finalidad es financiar mejorar la competitividad general de la provincia y, por otro lado, fomentar el desarrollo de nuevos emprendimientos productivos destinados a ampliar la matriz de Tierra del Fuego a otros sectores.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.