Qué puede pasar

Sorpresa y un apoyo clave para Milei en su convocatoria a los gobernadores al Pacto de Mayo

El Presidente citó a los mandatarios subnacionales a la firma de un acuerdo político con diez lineamientos. El trasfondo de la noticia y la reacción de la oposición.

El presidente Javier Milei convocó en su discurso de apertura de sesiones ordinarias a las 23 provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a la firma de un acuerdo de diez puntos con diferentes lineamientos políticos y económicos; que estarán sujetos a la aprobación previa de la Ley Bases y un nuevo pacto fiscal con los gobernadores. Se trata de una decisión que ya cuenta con el apoyo de diversos gobernadores de peso, pero que todavía resta para su materialización, prevista para el 25 de mayo en Córdoba.

Se trata de un anuncio que no estaba previsto en la previa de la Asamblea Legislativa que se llevó a cabo este viernes por la noche. "Hago una apuesta a que me demuestren que estoy equivocado y que dejen sus privilegios de casta", dijo el jefe de Estado en los pasillos del Palacio del Congreso minutos luego de finalizado su discurso.

El Poder Ejecutivo llegaba al discurso del 1 de marzo luego de diversos encontronazos con los gobernadores en el marco del recorte de las transferencias discrecionales y las reducciones en los fondos fiduciarios que impactan en los distritos subnacionales, las cuales fueron efectuadas por decisión del propio Presidente.

Asimismo, Milei tuvo disputas públicas con mandatarios provinciales particulares. El ejemplo más reciente es el del gobernador de Chubut, Ignacio "Nacho" Torres, quien amenazó con cortar el suministro de combustibles si no recibía una de las partidas de la deuda de la provincia que Nación mantenía por fondos coparticipables. Los enfrentamientos escalaron también con mandatarios de provincias grandes como Axel Kicillof (Buenos Aires) y Martín Llaryora (Córdoba).

A pesar de que en los primeros días de gestión Milei consiguió reunir a los 24 mandatarios subnacionales en la Casa Rosada, la relación con un gran parte de ellos se deterioró producto de las negociaciones por la Ley Bases en el Congreso, el cual modificaba ciertos regímenes productivos clave y proponía retenciones en granos y en la industria.

Dentro de esa negociación, la quita del apartado fiscal que estaba inserto en el proyecto de ley fue uno de los detonantes de los puentes con los gobernadores, a quienes también le fue denegado el pedido de la reversión del impuesto a las Ganancias para aumentar la masa de fondos a las provincias a través de la coparticipación.

En su propuesta, el Presidente interpeló a los gobernadores y les advirtió que "pueden aferrarse a un sistema injusto del cual la gran mayoría de la sociedad es víctima, o bien pueden dejar sus intereses particulares y prejuicios ideológicos de lado, colaborar con nuestra misión del cambio, ayudarnos a transformar el país y pasar a la posteridad como patriotas".

"Si eligen estar a la altura de las circunstancias y presentarse en Córdoba para firmar el Pacto de Mayo, tanto yo como el pueblo argentino reconoceremos ese gesto como un acto de humildad y valentía, y una señal clara de que podemos trabajar juntos sin rencores", agregó el Presidente. El preacuerdo tendría como garantía la sanción tanto de la Ley Bases como de un paquete de alivio fiscal para las provincias.

Antes del discurso presidencial, desde el riñón de varios gobernadores alegan a El Cronista que la confrontación con el Gobierno no beneficia a ninguna de las partes. Algunos de ellos auguraban la voluntad de iniciar "un camino al diálogo".


Quienes reaccionaron más favorablemente al llamado mileista fueron los mandatarios del PRO. Estos se encolumnaron detrás del tuit que publicó el expresidente Mauricio Macri y que afirma que "el PRO estará en Córdoba para firmar el Pacto del 25 de Mayo". Para ese entonces se presume que Macri habría asumido en la titularidad del partido amarillo, que renovará autoridades de manera inminente.

Después de ese tuit, los gobernadores de Chubut y Entre Ríos, Ignacio Torres y Rogelio Frigerio, destacaron la convocatoria y expresaron su apoyo explícito a los diez postulados del pacto. "Siempre que me convoque a trabajar por la Argentina, a motorizar el cambio para que los argentinos de bien puedan trabajar y progresar libremente, ahí estaré presente", dijo el jefe de Gobierno porteño Jorge Macri.

Todavía resta el pronunciamiento de diversos mandatarios. El radical santafesino Maximiliano Pullaro destacó el acuerdo nacional que llamó el Presidente e hizo especial énfasis a "discutir la coparticipación federal para establecer un equilibrio entre los recursos que aportan las provincias y lo que vuelve"; lo que presagia un profundo debate entre los propios gobernadores.

A pesar de la positiva recepción de varios gobernadores de peso, entre varios de ellos persiste la incertidumbre de cómo serán las negociaciones con el Gobierno y cuál pueda llegar a ser la coyuntura sobre la cual se debata. El cordobés Martín Llaryora lo sintetizó diciendo que "mayo queda muy lejos" y pidió "medidas paliativas" ante la recesión económica en curso.

Desde el círculo de Javier Milei explicitan desde hace semanas que Nación juega con la sangría de recursos que padecen las provincias y que lo utilizan como elemento para negociar. "Los que están sangrando son ellos, no nosotros", puntualizan desde Casa de Gobierno. Un informe reciente de IARAF puntualiza que las transferencias no discrecionales marcaron una caída real interanual de 82,8% (la más baja de los últimos 31 años). Esta caída también se refleja en la caída real de la coparticipación (15,4% durante el primer bimestre).

A través de este mecanismo es que desde el Ejecutivo asumen que pueden conseguir las voluntades de los mandatarios menos afines al oficialismo tales como Axel Kicillof y Ricardo Quintela (La Rioja). El Cronista contactó a los equipos de ambos sin recibir respuesta alguna.

Por el momento, se espera un rol fundamental del principal funcionario encargado del diálogo con las provincias, el ministro del Interior Guillermo Francos, quien este fin de semana viajará a Mendoza a participar de la ceremonia presidida por el gobernador Alfredo Cornejo. Aun así, el Gobierno no precisó si institucionalizará alguna mesa de diálogo.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.