La reforma judicial, otra vez

Los jueces reaccionaron a la idea de Alberto Fernández de limitarles el mandato

La Federación Argentina de Magistrados respondió en duros términos a la intención del presidente de acabar con la permanencia en el cargo y reemplazarla por un nombramiento de diez años.

Los jueces y juezas de todo el país rechazaron categóricamente la propuesta que el presidente, Alberto Fernández, hiciera el fin de semana de limitar el mandato de los magistrados, hoy por hoy limitado apenas por la edad de 75 años, pero con posibilidad de continuación, y establecer en su lugar mandatos de hasta diez años.

La Federación Argentina de la Magistratura y la Función Judicial (FAM) acusó al titular del Poder Ejecutivo de propiciar "un debilitamiento claro de la independencia judicial" al relativizar lo dispuesto en el art. 110 de la Constitución nacional en cuanto a la permanencia en los cargos judiciales, pretendiendo abrir paso a la transitoriedad o periodicidad en el ejercicio.

El sábado, ante estudiantes de Derecho, Fernández dijo que "es hora de poner esa discusión sobre la duración que deben tener los jueces en sus cargos", señaló el Jefe de Estado. Y agregó: "¿Si al Procurador se le puede poner un término a su mandato, por qué no a los jueces?".

Para la FAM, Fernández está "relativizando el valor de la permanencia en los cargos judiciales establecida como base de la independencia judicial", y reclamó que el Poder Ejecutivo procure "un afianzamiento de las disposiciones de la Constitución como así también el respeto a las reglas establecidas por los constituyentes para garantizar la forma de Estado republicana y democrática".

El artículo 110 de la Constitución establece que "los jueces de la Corte Suprema y de los tribunales inferiores conservarán sus empleos mientras dure su buena conducta". No obstante, la reforma constitucional de 1994 otorgó al Poder Ejecutivo la potestad de mantener o cortar el mandato de los jueces una vez que cumplen los 75 años. En caso de permanencia, se requiere un nuevo nombramiento del Ejecutivo, y la posterior confirmación del Senado.

La modificación introducida a la ley fundamental hacia fines del siglo pasado ha generado desde entonces un debate profundo en la magistratura y en la clase política, al punto de ser motivo de la única ocasión en que la Corte Suprema revocó una cláusula constitucional, al conceder al entonces juez Carlos Fayt la continuidad en el cargo, pese a haber superado el límite de edad, y transcurrido el plazo de cinco años.(conocido en la jurisprudencia como "caso Fayt").  

Dicha doctrina fue revocada en 2017, ya sin Fayt sentado entre los supremos, en la causa conocida como "Schiffrin", lo que volvió obligatoria la renuncia o pedido de nuevo nombramiento al llegar a los 75 años.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios