ENTREVISTA EXCLUSIVA

Los dos temas que advierte la Unión Europea ante el futuro económico de Argentina

El embajador de la Unión Europea en el país, Amador Sánchez Rico, cree que en el acuerdo con el FMI el gobierno debe mostrar "un programa económico creíble y que corrija deficiencias"; críticas al cepo cambiario, las retenciones y restricciones de divisas

Dos temas fundamentales observa Amador Sánchez Rico en relación al futuro inmediato de la Argentina: "el acuerdo del Gobierno con el FMI debe contar con un plan económico que se pueda cumplir y que ayude a corregir algunas deficiencias que vemos en la economía", dijo. Pero a la vez, el embajador de la Unión Europea en Buenos Aires espera que "se pueden mejorar las restricciones del cepo y las retenciones para lograr el marco ideal tendiente a alcanzar todo el potencial de las relaciones comerciales de Argentina con los europeos".

Sánchez Rico se muestra confiado en que Argentina logre un "buen acuerdo para los argentinos con el FMI". Y destaca que ve al gobierno con "muy buena predisposición" para lograr ese acuerdo y plantea también que la ratificación parlamentaria del acuerdo de libre comercio entre UE-Mercosur ayudará mucho a aumentar el flujo comercial entre los dos bloques.

No sólo esto, el embajador de la Unión Europea que lleva unos pocos meses en el país y es un español con mucha energía que conoce muy bien a la Argentina cree que hace falta redefinir el acuerdo institucional que desde 1990 tienen la UE y nuestro país en materia de cooperación científica, agropecuaria, educación, derechos humanos y salud. Sanchez Rico habló también de los desafíos que implican en ese acuerdo la actualización de parámetros de medio ambiente.

-¿Cuál es la agenda central de la relación entre UE y Argentina?

-Con Argentina y la Unión europea compartimos un destino atado a valores y principios comunes. Un modelo de sociedad al que aspiramos. Tenemos una relación muy sólida y un marco constitucional que rige desde 1990 y creemos que ha llegado el momento de actualizar, modernizar y fortalecer esta relación. Es que ha sucedido mucho desde ese momento. Más de 30 años después abarcamos una serie de temáticas que habría que darles un marco institucional más actualizado.

-¿Cómo sería ese nuevo marco institucional que habría que ajustar?

-Estamos en pleno diálogo con las autoridades argentinas para ver hacia qué rumbo va esa actualización del marco institucional. Puede haber diferentes tipos de marcos como en Brasil, Chile, Cuba y aquí, donde es hora de actualizarlo. Una parte de ese marco es la parte política de cooperación y la otra es la parte comercial que va de la mano del Mercosur. Es decir, del acuerdo Unión Europea-Mercosur. En la parte política es donde debemos actualizarnos en 2022. La idea es tener la comisión mixta Unión europea- Argentina a mitrad del año que viene para poner sobre la mesa un nuevo acuerdo institucional con los acuerdos políticos y de cooperación.

-¿Y cómo debería ser esa transición?

-Esto sería en dos transiciones claves. Una verde, en base a los compromisos asumidos por la Unión Europea que tiene que ver con lucha de cambio climático, la reducción de emisiones por el efecto invernadero, el debate que se dio en Glasgow. Es decir, ver cómo se va a esa transición verde y justa. Otro punto sería analizar la matriz energética y el de la brecha digital. Hay mucho más. Esta todo el tema de cooperación científica, biotecnología, inteligencia artificial donde está el modelo chino y el de Estados Unidos y la Unión Europea tiene su propio modelo. Hay una legislación al respecto que queremos compartir experiencias con nuestros socios en Argentina. Hay mucho de cooperación agropecuaria, sanitaria, derechos humanos, regionales, multilateralismo. Alguno de estos aspectos estarán cubiertos por el acuerdo UE-Mercosur. La ventaja con Argentina es que tenemos una relación muy sólida. Hay temas en los que podremos discrepar. Pero son mayores las convergencias.

-¿Cuándo se menciona el modelo norteamericano o el chino cree que la inclinación de Argentina por el modelo de China o Rusia podría dificultar la relación con la Unión Europea?

-Tenemos un gobierno muy pragmático. Tenemos muchas coincidencias en muchos temas y otros en que no, que discrepamos. La idea es seguir trabajando y compartir experiencias en cuanto a legislaciones y trabajar juntos.

-¿Cuáles son las discrepancias?

-Estamos hablando del dialogo de renovación en 2022 del acuerdo institucional.

-Muchos se preguntan cómo se puede destrabar el acuerdo UE-Mercosur...

-Hay que decir primero que es un acuerdo que lo consideramos mucho más que un acuerdo de libre comercio. Es un acuerdo geopolítico. Es un acuerdo donde compartimos con todos los países valores comunes. Es decir, que va más allá de un simple acuerdo comercial. Estamos hablando de los cinco bloques más relevantes del mundo. La UE está en el segundo lugar a nivel mundial y el Mercosur en el quinto. El acuerdo ya está firmado desde el 2019. Quedan procesos de ratificación de la UE y del Mercosur. Esto puede ser complicado porque cada país tiene su propio proceso de ratificación. También hay un tema de las denominaciones de origen. Es cierto desde que en los últimos meses hay preocupaciones de índole medioambiental que hay que darles una respuesta y en eso estamos trabajando. Ese es el principal escollo. 

Hay preocupaciones por el cambio climático y de medioambiente que hay que darles respuestas. La idea no es reabrir el acuerdo sino ver como poder dar una respuesta más allá de la ratificación en los Parlamentos. El hecho de que estemos buscando respuestas a estas preocupaciones no es que estemos cruzados de brazos.


-¿Cuánto tiempo puede pasar para que se logre esa ratificación?

-No tengo la bola de cristal. Esta todo el capítulo medioambiental y luego la ratificación de los 27 parlamentos de la UE.

-¿Cómo ven a la Argentina en el proceso de negociación con el FMI por el pago de la deuda?

-Primero hay que aclarar que la UE no forma parte del FMI sino que varios países de la Unión forman parte del directorio del Fondo. Pero seguimos con mucho interés esa negociación. 

Deseamos que se firme un acuerdo con el FMI porque se abre una ventana de oportunidades. Esperamos que sea el mejor acuerdo para Argentina. Eso sí: basado en un programa macroeconómico plurianual como le llamó Guzmán y con una serie de parámetros que Argentina pueda cumplir. De manera que pueda ayudar a corregir algunas de las deficiencias que vemos y que pueda colocar a Argentina en la senda del crecimiento sostenible en los próximos años.

-Es decir, debería ser un acuerdo con un plan económico creíble...

-Totalmente. Pero insisto en que el mejor acuerdo debe ser para Argentina y los argentinos.

-¿Ven buena predisposición del gobierno argentino para dar con este acuerdo?

-Si, vemos voluntad e interés para que se pueda firmar ese acuerdo con el FMI. Hay señales de que se trabaja con ese objetivo.

-¿En qué aspecto se puede mejorar la relación comercial entre la UE y Argentina para potenciar este flujo?

-Consideramos que la UE es el primer socio después de Brasil que más importa productos argentinos. Y el bloque que más importa productos agropecuarios manufacturados. Luego estamos en los últimos meses del 2021 estamos junto con China en cuanto al segundo socio comercial de Argentina. Con nosotros Argentina tiene superávit de casi 1000 millones de dólares y con China no. Creemos que con el acuerdo del Mercosur y UE irían mucho más allá estas cifras. Esto podría potenciar el flujo comercial. Ahora, en términos de inversión directa extranjera estamos por delante de todos con las más de 600 empresas europeas que generan más de 300.000 puestos de trabajo directo. Es decir que con un acuerdo UE-Mercosur podrían ir mejor las cosas. Y con un plan económico creíble de Argentina generaría mucho más beneficios para el clima de inversiones aquí.

-¿Esto dependerá del cepo cambiario o las restricciones que hoy impone la Argentina en materia de comercio?

-Exacto, si hay un acuerdo con Mercosur que alcance el potencial y si hay un plan creíble y si aun se pueden mejorar las restricciones o barreras al mercado, el cepo a divisas, retenciones, el tema de otorgamientos de licencias de importación no automáticas que estamos trabajando con las autoridades, se puede mejorar. Sería el marco ideal para alcanzar todo el potencial de las relaciones.

-¿Han reclamado por todos estos temas al gobierno argentino?

-Sí, son temas que han planteado las empresas europeas como preocupaciones y están a la orden del día en el diálogo con las autoridades argentinas y los problemas siguen estando allí.

-¿Hay posibilidades de trabajar más con el Banco Europeo de Inversiones?

-Si tenemos programas de inversión y proyectos del Banco Europeo de Inversiones aquí. Está también el tema de certificación electrónica en temas sanitarios. Esto agilizaría más el comercio. Y en el programa de ayuda a los comedores sociales estamos trabajando con el Ministerio de Desarrollo Social.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • WG

    walter giaché

    18/12/21

    Déjense de pavadas acá los únicos principios y valores comunes que rige las relaciones de los países es la billetera !!! El resto es puro metaverso !!!! Este pelado vende humo pa la gilada !!!

    0
    0
    Responder
  • EV

    Eugenio Vazquez

    18/12/21

    cuando mas NO hagamos las cosas que ellos dicen mejor nos ira. de eso no hay dudas, siempre las politicas que ellos les beneficia son malas para nosotros. europa con la comunidad economica es ultra proteccionista , es por eso que no hay acuerdos con ellos por medio del mercosur, nunca dejaran de subsidiar su inepta agricultura recontra subsidiada, saludos

    0
    0
    Responder
  • PLP

    Pablo Luis Pernas

    18/12/21

    Una forma educada de decir que son un desastre. Hasta que los argentinos no se sacudan de ineptos y delincuentes que viven a sus costa, no hay salida.

    0
    2
    Responder