En Diputados

El Congreso dilata la prórroga de una estratégico régimen que beneficia a 140 mil productores: cuáles son las razones de la demora

Oficialismo y oposición coinciden en la necesidad de su continuidad. Sin embargo, aún aguarda su tratamiento en comisión. Aliados presionan al Frente de Todos.

La preocupación por el vencimiento de un artículo clave de la Ley Ovina une a oficialismo y oposición en la Cámara de Diputados. Es que, no solo referentes de Juntos por el Cambio apuran al oficialismo para que prorrogue la normativa que mantiene en vilo a unos 140 mil productores sino que ayer, un legislador que suele ser aliado del oficialismo solicitó que se trate en comisión de manera "urgente" un proyecto de ley que presentó junto a miembros de la bancada oficialista. La actividad ovina, que está a la espera de una definición por parte del Frente de Todos, genera divisas en torno a los u$s 250 millones anuales.

"Me dirijo al Señor Presidente a efectos de solicitarle el urgente tratamiento de la modificación de la prórroga de la Ley Ovina (Ley Nº 25422 y su modificatoria), la cual ha vencido el día 5 de abril del corriente año". Así arranca la misiva que el diputado rionegrino Luis Di Giacomo le envió ayer al presidente de la Comisión Agricultura y Ganadería, el camporista José Ruiz Aragón y al titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller

Di Giacomo, que integra el bloque Juntos somos Río Negro, suele ser uno de los aliados del oficialismo en la Cámara baja. El cinco de octubre del año pasado había presentado una iniciativa que no sigue sin ver la luz junto a miembros de diferentes bancadas, como Alejandro "Topo" Rodríguez, de Consenso Federal, Pablo Ansaloni, de Unidad y Equidad Federal. Pero el proyecto también lleva la firma de diputados del propio Frente de Todos. Por caso, el santacruceño Pablo González, quien hoy preside YPF; la fueguina Mabel Caparrós o la chubutense Rosa Muñoz.

Lo que propone el proyecto impulsado por el rionegrino es actualizar el artículo que constituye el Fondo Fiduciario llamado FRAO (Fondo para la Recuperación de la Ganadería Ovina) que se creó con la ley sancionada en 2001. En pocas palabras, el régimen que estableció aquella ley "consiste en un sistema federal de créditos y subsidios administrados en las provincias, que financian proyectos", a través de ese fondo.

En su origen, ese fondo era de $ 20 millones, que por la paridad cambiaria equivalían a u$s 20 millones. Al cumplirse los 10 años de vigencia de la ley, ese monto se ajustó y renovó por medio de otra ley, la Ley N° 26.680, y quedó fijado en $80 millones.

Pero el artículo que fijaba ese monto venció el 5 de abril. Es por ello que el proyecto impulsado por el rionegrino establece una prórroga, que contempla un presupuesto de $1500 millones, lo que equivale a los u$s 20 millones iniciales.

Asimismo, la iniciativa que lleva la firma de los diputados de diferentes espacios también propone un mecanismo de actualización anual para ese fondo, en función al índice de precios internos al por mayor (IPIM) del Indec.

De acuerdo a los fundamentos que acompañan a esta iniciativa, la actividad ovina nacional abarca aproximadamente 140.000 productores en sus distintas escalas y modalidades; incluye 14,8 millones de cabezas ovinas; un valor en la tranquera de u$s 250 millones y otro tanto en la cadena de valor agregado.

Reclamo opositor

El radical Gustavo Menna es otro de los diputados que viene siguiendo de cerca el asunto. De hecho, él presentó un proyecto de ley sobre el tema en julio del año pasado que, entre otros ítems, incrementa a $ 1600 millones ese fondo.

De acuerdo al chubutense, el sector genera divisas en torno a los u$s 250 millones anuales, de los cuales, su provincia participa con unos u$s 45/50 millones. Y aseguró que, de ese total, "el 70% se exporta con valor agregado". "De mínima lana lavada pero también lana peinada", según detalló el chubutense. Y a esto hay que sumarle las exportaciones de carne, que no supera los u$s 20 millones.

En diálogo con El Cronista Menna se muestra desconcertado por la falta de accionar por parte del oficialismo sobre este tema: "No tiene explicación. Yo creo que es falta de planificación, de estrategia y de laburo". Y aventuró: "Puede que juegue la cuestión ideológica anti campo también".

Es que, para el radical, fiscalmente no debería haber reparo porque "son monedas y en el costo/beneficio es totalmente favorable".

Menna también había alertado vía nota a Ruiz Aragón cuando faltaba exactamente un mes para que pierda vigencia el artículo en cuestión, pidiéndole que el asunto se tratara de manera "urgente".

"Como Ud. sabe, la ley en cuestión es fundamental para el sostenimiento de la actividad ganadera ovina, particularmente en Patagonia, y ha constituido una herramienta trascendental como política de Estado orientada a recuperar el stock ovino", señaló en su misiva, fechada el cinco de marzo de este año.

"Más allá de que hubo avances en términos de consensuar un texto, no ha habido convocatoria concreta a tratar el tema en las comisiones", dijo Menna a propósito de los efectos que tuvo el envío de su nota, para luego rematar: "El peor escenario es este. No tener ley".

La falta de definición por parte del oficialismo sobre este tema se asocia con otro régimen que también permanece freezado en Diputados. Se trata del régimen de promoción de biocombustibles que vence el 12 de mayo y que ya cuenta con media sanción del Senado. Desde el Frente de Todos, que se había comprometido a tratar el tema durante el período de sesiones extraordinarias, aseguran que están trabajando en una nueva normativa, que sigue sin se presentada en el Congreso.    

Tags relacionados

Compartí tus comentarios