DEBATE

Ley de etiquetado frontal: para las empresas de Estados Unidos prevalece un criterio "punitivo y parcial"

Según AmCham tal como está el proyecto desincentiva la innovación en la industria de alimentos. Y pide que los criterios sean establecidos por la autoridad nacional, sin seguir las normas de la OPS.

En medio de un debate que se viene recalentando sobre el proyecto de ley de etiquetado frontal, y que este martes podría convertirse en ley, AmCham Argentina, la cámara que agrupa a las empresas de capitales estadounidenses con operaciones en el país, planteó su posición respecto de un tema que genera gran preocupación en la industria de alimentos y bebidas.

Si bien la entidad empresaria coincide con el espíritu de la norma que se promueve a favor de la alimentación saludable, cuestiona sin embargo el carácter "punitivo, confuso, parcial e inequitativo", que entraña el sistema de advertencia que establece el proyecto. 

En ese sentido, apunta contra el criterio del perfil nutricional establecido, que fue tomado de las pautas de la Organización Panamericana de la salud (OPS), pero que no habría sido adoptado por ningún país, ni siquiera como referencia.

Etiquetado frontal: puede ser ley mañana pero no está garantizado el quórum

Así, advierte que "aplicado en forma directa a productos individuales, (el modelo) lleva a inconsistencias que confunden al consumidor y resultarán absolutamente inequitativos". 

Como ejemplo, AmCham asegura que tal como está la norma y aplicada a todos los productos "lácteos enteros y descremados llevan los mismos sellos de 'exceso de azúcar' y 'exceso de grasa', cuando los descremados tienen 50% menos". 

Otro tanto ocurre con los jugos naturales sin añadido de ningún ingrediente, que llevan sello de "exceso de azucares"; mientras que "versiones regulares y bajas en calorías llevan los mismos sellos", alerta la entidad. 

En este sentido, aclara AmCham, los valores máximos de calorías, azúcares totales, grasas saturadas y sodio establecidos "no debería seguir las recomendaciones del Perfil de Nutrientes de la OPS, sino adaptarse a la realidad local, y definido por la autoridad sanitaria argentina, acorde a los hábitos y costumbre alimenticias de los argentinos. Países como Chile y México, ya utilizan el sistema de octógonos negros. 

Además, al no fijarse una gradualidad, para la aplicación de la norma, "la industria tiene pocos incentivos a innovar", advierte la cámara empresarial. 

Etiquetado Frontal: entre la salud, los intereses y los dolores de cabeza

La explicación es que con un aporte tecnológico podría avanzarse  en una disminución importante de sodio, azúcar o grasas, "al no lograr situar sus productos por debajo de los límites establecidos, éstos quedarán igualmente rotulados que aquellos de competidores que no hacen ningún esfuerzo de reducción".

Por otra parte, desde AmCham destacan la importancia de armonizar las regulaciones para facilitar el intercambio comercial intra-Mercosur y cuestiona también los tiempos de adaptación demasiado exiguos, en especial en tiempos de emergencia sanitaria por el Covid.

"Es inviable hablar de 180 días, cuando la experiencia internacional demuestra que los procesos de adaptación y transición llegan hasta los dos años", señala.

En referencia a la normativa impulsada por el Gobierno, desde la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), alertaron sobre el costo que podría tener para el país frente a sus socios del Mercosur.

Ante una eventual aprobación la ley de Promoción de la Alimentación Saludable, "que contempla la implementación de un Etiquetado Frontal, inspirado en el 'modelo chileno', la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) expresa su profunda preocupación sobre la posición crítica en la que queda el país frente a sus pares del Mercosur", reza un comunicado de la entidad.

En ese sentido, alertó que el sector siempre apoyo la implementación de un sistema de etiquetado frontal para los productos comercializados en el país, pero la entidad se quejó de que su visión no fue tenida en cuenta al momento de definir los términos de la ley, recordando que hay un "prejuicio ideológico".  

"Quienes debían preservar el vínculo con el Mercosur y consensuar con la mirada de la industria, no lo hicieron. Si bien es sabido que ese es el ámbito adecuado para la armonización normativa, en estos meses se han resuelto de manera unilateral cuestiones estratégicas para la integración productiva y la proyección de nuestros mercados", afirmó al respecto Funes de Rioja, titular de Copal. 

    

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios