MEJORA LA ACTIVIAD

La recaudación saltó 72,2%, impulsada por retenciones e IVA

Los recursos tributarios superaron por séptimo mes consecutivo la evolución de la inflación. Aportes a la seguridad social se incrementan pero a ritmo menor que el comercio exterior y el consumo interno.

La recaudación impositiva trepó en marzo a $ 763.858 millones, un incremento del 72,2% en comparación al mismo mes del año anterior, el mes en el que el Gobierno impuso fuertes restricciones a la circulación en el marco de la irrupción de Covid-19, que paralizaron gran parte de la actividad económica a partir del 20 de marzo de 2020.

El desempeño de la recaudación el último mes se explica por el salto en tributos vinculados al comercio exterior, con un avance del 145,7% en derechos de exportación y 114,3% en el cobro de aranceles de importación y tasa de estadística, al tiempo que el IVA DGA (Aduana) se incrementó 127,8% en términos interanuales.

Por otro lado, se registró un aumento en los tributos relacionados al consumo en el mercado interno. Así, el IVA DGI capturó $ 150.381 millones, una suba de 51,6% contra marzo de 2020, mientras por Impuesto a las Ganancias DGI se recaudaron $126.543 millones (72,3% más), y por Débitos y Créditos Bancarios (impuesto al cheque) se recaudaron $ 49.549 millones (53,3%).

En este punto, también hay que considerar el incremento en impuestos a los Combustibles (100,5% interanual) e Internos Coparticipados (150,8%).

En despachos oficiales valoran que la recaudación se haya ubicado por encima de la inflación, lo que daría un incremento en términos reales, y que esa mejora se registra incluso corrigiendo el impacto del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), la sigla que englobó la dura cuarentena impuesta al comienzo de la pandemia.

Además, en el Gobierno resaltan que la recaudación ya "acumula siete meses consecutivos por encima de la inflación". Es un dato cierto pero que obliga a recordar el peso que tienen aumentos autorizados por el Gobierno como en el caso de los combustibles, o el fuerte impacto de la recaudación de los derechos de exportación, traducida a pesos.

Esto es notorio al observar la evolución de los precios internacionales de los granos, que desde septiembre de 2020 comenzaron un raid alcista, que llegó a subas de hasta el 40% en dólares en productos como soja, maíz y en menor medida trigo, y alcanzaron valores máximos en siete años.

El incremento de los impuestos relacionados a las importaciones, en tanto, en cierta forma expresa la visión oficial sobre el mayor dinamismo de la economía, con especial foco en bienes intermedios y de capital, que en la estructura industrial argentina pueden ser catalogados como insumos, de allí que son una aproximación al nivel de actividad.

Por la magnitud del incremento y no tanto por el monto, la recaudación de Bienes Personales se lleva todas las palmas, con $ 7291 millones en marzo, nada menos que 351,7% más que los $ 1614 millones que ingresaron hace doce meses.

El contraste fue la recaudación del Impuesto País, cobrado sobre la compraventa de divisas, la contratación de servicios turísticos en el exterior y otros cotizados en moneda dura. Con $ 5786 millones tributados en marzo, la caída frente al mismo mes de 2020 fue de 9,6%, cuando se recaudaron $ 6400 millones. De hecho, fue el único rubro junto a Devoluciones de IVA DGI (-55,7%) con signo negativo. 

Temas relacionados
Más noticias de Inflación

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.