Pesca

El Gobierno reformará la ley ómnibus tras la presión de los gobernadores: los próximos pasos

Los mandatarios patagónicos sumaron volumen a su reclamo para frenar ese tramo de la norma que empieza a debatirse en el Congreso. Cuál es el compromiso asumido por la Casa Rosada luego de la reunión con el mandatario de Chubut, Nacho Torres

En esta noticia

Tras la pública presión de los gobernadores patagónicos a la que se sumaron empresarios y sindicatos contra la desregulación del régimen de pesca, el Gobierno anunció hoy que analizarán cambios al capítulo relativo dentro de la ley ómnibus. "El objetivo es proteger la pesca nacional en las 200 millas", señaló el ministro del Interior, Guillermo Francos, tras una reunión con el mandatario de Chubut, Ignacio 'Nacho' Torres, y el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, en Casa Rosada.

Además, el funcionario dijo que se conformará una mesa para analizar la dinámica del sector. Y atribuyó las reacciones de descontento por parte de los actores involucrados a falta de claridad en la redacción de la norma y no a una intención de afectar la pesca nacional. "El espíritu es muy claro y se había creado una confusión sobre el sentido de las 200 millas que son para la pesca nacional", admitió Francos.

"Sorprende la torpeza con la que se avanzó sin haber consultado al empresariado que genera muchísimos dólares para la Argentina. Hay miles de puestos de trabajo que están en riesgo con esta medida", acusó Ignacio 'Nacho' Torres, el gobernador de Chubut, en las horas previas a la cita en Casa de Gobierno.  "Si esto es una estrategia para quitar algo del DNU o cambiar figuritas, la verdad que es una mala estrategia", añadió. 

Luego, antes de ingresar a la Rosada y en un diálogo fugaz con algunos medios, bajó unos decibles y habló de "improvisación" por parte de las autoridades nacionales más que mala voluntad. A la salida de la reunión, fuentes oficiales comentaron que el gobierno de Javier Milei había aceptado remover los tres puntos que cuestionaban los jefes provinciales y que estaban contenidos en el articulado de la ley ómnibus. 

Los gobernadores patagónicos actuaron en tándem para frenar el capítulo de Pesca dentro de la ley ómnibus que el Presidente Javier Milei envió al Congreso más allá de provenir de signos políticos distintos. Aquella iniciativa fue solo el primer paso para dar un golpe de efecto en la opinión pública. Hoy desembarcaron en Buenos Aires para llevar su inquietud y la negociación política hasta la Casa Rosada, sumando a empresarios y sindicatos con otro volumen para su demanda.

Detrás de la movida que nucleó a los jefes provinciales de Río Negro, Alberto Weretilneck; de Santa Cruz, Claudio Vidal; de Tierra del Fuego, Gustavo Melella; y de Neuquén, Rolando Figueroa, estuvo la mano y el celular del chubutense Nacho Torres. Él se encargó de recoger las adhesiones de los propios y los rivales, bajo la premisa que lo que se pone en juego va más allá de viejos enfrentamientos partidarios. Para su provincia, sin ir más lejos, la actividad pesquera suma riqueza y genera puestos de trabajo palmo a palmo con el sector hidrocarburífero.

Lo mismo sucede en otras provincias donde los efectos de la ley ómnibus está cerrando -al menos temporalmente- las diferencias políticas. Por caso, la diputada santacruceña de Unión por la Patria, Ana Maria Ianni, y el diputado del oficialismo provincial, Sergio Acevedo, también cruzaron mensajes para consensuar posturas en común frente a los intereses económicos que afecta la ley ómnibus en su provincia. Allí también figura la empresa Yacimientos Carboníferos Río Turbio entre las firmas estatales a privatizar.

Cómo modificaba el régimen de pesca la ley ómnibus de Milei

En la carta que difundieron los gobernadores patagónicos el miércoles por la noche, se hace énfasis en tres modificaciones del articulado de la ley ómnibus que, a juicio de los mandatarios, "afecta gravemente la economía nacional y el desarrollo de la actividad pesquera, abriendo el acceso del Mar Argentino a buques extranjeros".

La normativa pone fin a la obligatoriedad de descarga en los puertos argentinos de los buques que pescan dentro de las 200 millas marítimas, lo cual impacta directamente sobre la actividad de los estibadores y la logística portuaria conexa. La condición para la actividad de naves con licencia argentina en el Mar Argentino estaba reglamentada en el Artículo 25° del Régimen Federal de Pesca (Ley 24.922).

"Con los cambios de la Ley Ómnibus, toda la cuota de recursos pesqueros que se licite podría descargarse en cualquier puerto, quitándonos algo tan preciado como es el control y la trazabilidad. Estamos hablando de buques que no tienen cámaras en bodegas y que no hay un control digital en redes como hay, por ejemplo, en otros países", explicó el gobernador de Chubut, Ignacio Torres.

Asimismo, borra de los requisitos mínimos que se requieren para las licencias y estimula una competencia desigual en los cupos de captura. Esto figura en el artículo 27° del Régimen de Pesca, cuyas licitaciones de cuota se liberan a cualquier buque extranjero sin contemplar los antecedentes de las empresas. El tema despertó sensibilidades por la disputa que ya existe en torno a la frontera de la milla 200 con los buques extranjeros que la perforan sin permisos para pescar en aguas argentinas.

Por último, elimina la obligatoriedad de contratar personal de nacionalidad argentina, sujeto a los convenios de trabajo locales que salvaguardan los derechos de las y los trabajadores. Ese requisito constaba en el Artículo 40° de la misma ley y establecía que el 75% del personal embarcado debía ser de nacionalidad argentina con diez años de residencia.

A la salida de la reunión en Casa Rosada, fuentes oficiales comentaron que el gobierno de Milei había aceptado remover los tres puntos que cuestionaban los jefes provinciales y que estaban contenidos en el articulado de la ley ómnibus

A los mandatarios patagónicos se sumó ayer en la cruzada contra la desregulación al régimen de Pesca el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, que recibió a representantes de sindicatos y cámaras del sector pesquero en el Hotel Provincial de Mar del Plata. Junto al jefe provincial estuvo el ministro bonaerense de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez.

En una evaluación posterior con la prensa, afirmaron que "el proyecto del Gobierno Nacional pone en riesgo el trabajo, la producción y las inversiones", en línea con la carta de los gobernadores. "El Gobierno de la Provincia rechaza tanto la metodología como el contenido del proyecto de ley, ya que implica el remate de los recursos nacionales y pone en riesgo el trabajo local, la producción y las inversiones", remarcó Kicillof.

Otro aspecto sobre el que hicieron hincapié sus pares patagónicos y al que adhirió Kicillof son las limitaciones a las funciones del Consejo Federal Pesquero -que integran los estados provinciales- para restringir la posibilidad de las provincias con litoral marítimo de establecer cuotas y aprobar permisos. Esas potestades pasarían ser asignadas por la Autoridad de Aplicación, el Ejecutivo nacional sin necesidad de autorización previa.

"En Mar del Plata se comprende que la implementación de esta ley afectaría a miles de empresas y familias de trabajadores dedicadas a la actividad hace muchas generaciones", remarcó Kicillof y sostuvo: "Sabemos que hay mucho para mejorar, pero esta ley va en el sentido contrario: nos dejaría sin empleo y sin industria nacional, arruinándoles la vida a miles de bonaerenses".

Y concluyó, en su cuenta de Twitter: "La provincia de Buenos Aires no va a aceptar ningún tipo de presión para acompañar medidas que perjudiquen al sector pesquero"

Gestiones políticas en torno a la ley ómnibus

Desde Chubut y antes de su desembarco hoy en la Ciudad de Buenos Aires con una nutrida agenda de contactos con diversos ministros del Gobierno nacional, Torres tendió puentes con los actores sindicales y empresariales, para aunar fuerzas. Tanto a nivel provincial como los jugadores nacionales del sector privados y los sindicatos, todos ellos se reunirán hoy al mediodía en la Casa de la provincia de Chubut, en la Ciudad de Buenos Aires. 

Según se informó desde el entorno del gobernador, a la convocatoria en la Casa de Chubut se apuntaron el presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Pesca Argentina (ADPA), Lisandro Balermini; el gerente general de la entidad, Marcelo González; Miguel Glikman, Mariano Pérez y Claudio Guida, de la empresa Newsan; Antonio Solimeno, Alberto Procelli y Daniel Coluccio, del Grupo Solimeno; Fernando Jorge Artigau, del Grupo San Isidro; Gustavo Casanovas y Pedro Gordillo, de la empresa Arbumasa; Guillermo Cervio, del Grupo Iberconsa; y María Luján Galban, del grupo Moscuzza. 

Allí estaban convocados también diputados y senadores: desde el entorno del gobernador afirman que hay voluntad de respaldar la ley ómnibus de Milei pero el capítulo Pesca no pasa. También hay otras cuestiones que preocupa y muchos a los gobernadores: las retenciones a las economías regionales, el párate en la construcción y en otro plano, aunque no menos dañino para una cuota importante del empleo privado en sus provincias, las desregulaciones que impactan sobre el sector turístico, con menos incentivos y controles del Estado.

En el PRO negocian posturas en común con los bloques más afines, parte de lo que una vez fue el interbloque de Juntos por el Cambio, para sentarse en la mesa con el gobierno de Milei y presentar las condiciones de ese apoyo legislativo que el libertario necesita para sacar adelante tanto e DNU -una vez se resuelva su judicialización- como la ley ómnibus.

"El compromiso de votar en contra del capítulo de la pesca es de Cambio Federal -el nuevo bloque que comanda Miguel Ángel Pichetto dirá presente en la cita-, el PRO y la UCR. Por ende, esos puntos de la ley no salen. Ahora hay que ver si es con acuerdo del gobierno o sin ese acuerdo", desliza un hombre de estrecha confianza de Torres.

A la cita de hoy en la Casa de Chubut también asistirá, según está programado, el intendente de General Pueyrredón (Mar del Plata), Guillermo Montenegro. En la ciudad balnearia, donde no solo se vive del turismo pero también de la pesca, la ley ómnibus con sus reformas sobre este sector cayeron pésimo. "Estamos hablando de 20 mil puestos de trabajo, al menos", grafica un vocero de la Ciudad Feliz.

Torres también sumó a Montenegro a esta movida para reunirse, a la par del encuentro con legisladores, empresarios y sindicatos, con el ministro del Interior, Guillermo Francos, en Casa Rosada. En aquella oficina de la casa de gobierno conocen las inquietudes porque Francos sigue oficiando de puente político con la gestión, uno de los pocos.

La crítica más común que se escucha por parte de las provincias es que no hay negociación en curso con La Libertad Avanza. Nadie conoce, de movida, cuáles son los diez puntos irrenunciables para el Presidente Milei. De allí para abajo, es difícil mensurar los márgenes de negociación: qué aspectos de la ley ómnibus se pueden cambiar y cuáles están dispuestos a sacrificar.

 Frente al credo que se repite, desde el fundamentalismo libertario, que las 1030 reformas del mega DNU y la ambiciosa Ley Ómnibus es una estrategia de "todo o nada", la política tradicional se para entre la incredulidad y la estupefacción. E insisten con presentar una alterantiva. 

Creen que LLA juega -y casi abusa- de la figura de su Presidente y que el riesgo es quemarlo demasiado pronto. "No hay vasos comunicantes efectivos por detrás de su relato. Y los pocos que hay no terminan siendo conducentes", grafica uno de esos asesores que se mueven en las sombras. Hoy esa gimnasia se pondrá a prueba en Diputados cuando tomen forma las escasas tres comisiones -de las cinco que se reunirán hoy-, con 110 legisladores, hacia donde el oficialismo giró el proyecto de reforma del Estado. 

Temas relacionados
Más noticias de pesca

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.