IED

Vivir con lo nuestro: la inversión extranjera en el país cayó 38% en 2020

Fue menor que la baja regional, que fue del 45%, según Unctad. Las inversiones volvieron al nivel de 2016 y son un tercio de los de 2015 o 2018. Desinversión, reinversión y el sector que evitó la crisis

La llegada de inversión extranjera directa a la Argentina tuvo una baja del 38,1% y representó u$s 4.100 millones en 2020, un descenso menor al resultado de América latina, que llegó a una caída del 45.4% en el último año según los datos de la Unctad, la Conferencia de Naciones Unidas para la Cooperación y el Desarrollo. La caída global fue del 35%.

En medio de la pandemia, la llegada de inversión a la Argentina fue casi un tercio de lo que había ingresado en 2018,  cuando marcó u$S 11.873 millones. Lejos de haber sido una lluvia de inversiones, estaba en el orden de 2015, cuando la IED marcó u$s 11.759 millones.

"Las entradas de IED de Argentina, que ya estaban en una trayectoria descendente desde 2018, se desplomaron 38%. El país experimentó un cierre prolongado de la sector industrial, lo que provocó una caída en la formación de capital fijo y una disminución en la actividad económica del 10%", sostiene el informe anual del organismo.

En el sector industrial bajó la formación de capital fijo, según remarca Unctad

 "Estas contracciones complicaron aún más las condiciones de financiamiento para el país, que está en recesión desde 2018" y que "finalmente incumplió con su deuda externa", sostiene el organismo. El Gobierno anunció un acuerdo con el Club de París para evitar el default en julio, mientras que renegocia un programa de Facilidades Extendidas con el Club de París. 

El entorno desafiante tuvo un impacto importante en la IED: las nuevas inversiones se redujeron 45% y las ganancias reinvertidas disminuyeron en un 22%. En ese contexto, Unctad enumera que las operaciones de fusiones y adquisiciones registraron una desinversión de u$s 290 millones después de la salida de importantes grupos internacionales.

Para el 2021, "es probable que la IED en la región se mantenga sustancialmente estable y por debajo del aumento promedio esperado para las economías en desarrollo en su conjunto", detalla el informe anual del organismo. 

Vaca Muerta impulsa la producción, pero aún por debajo de niveles prepandemia

Las expectativas están respaldadas por los valores de los proyectos greenfield anunciados en 2020, que se redujo a la mitad a u$s 56.500 millones, y de acuerdos internacionales de financiamiento de proyectos, que, con la excepción de proyectos en energías renovables, disminuyó en un 64%.  

factores políticos

Las entradas seguirán de cerca la recuperación de la formación de capital fijo, tanto privada como pública, pero también dependerá de factores políticos como elecciones generales en Perú, Chile, Honduras y Nicaragua, y elecciones intermedias previstas en México y Argentina.

Aunque las condiciones fiscales y monetarias continúen acomodando la situación económica y que las campañas de vacunación avancen rápidamente, no se espera que la IED se recupere a su nivel anterior a la crisis antes de 2023. 

En 2021, se espera que el PIB real crezca a un ritmo similar en todas las subregiones: 4,4% en América del Sur, 5,6% en América Central y 3,7 por ciento en el Caribe. Esta recuperación es mucho más lenta que el 6,7% esperado en los países de mercados emergentes y en desarrollo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios