FIESTA Y ROSCA

La curiosa wedding planner de Jorge Macri y la interna en el casamiento PRO del año

Originalmente había contratado a la ex pareja de Horacio Rodríguez Larreta pero finalmente fue por una alternativa no menos llamativa. Las tensiones partidarias en la fiesta

Jorge Macri se casó el sábado con la periodista María Belén Ludueña pero tuvo el tino de no contratar como wedding planner a Bárbara Diez, la ex de Horacio Rodríguez Larreta, quien se cuenta que no tomó de buen modo el noviazgo del padre de sus hijas Paloma (17) y Serena (4) con la funcionaria Milagros Mailing.

Sin embargo, el actual ministro de Gobierno porteño y candidato en la Ciudad contrató a la socia de la famosa wedding planner, Adela Braun Estrugamou, a quien Larreta también conoce muy bien por haber acompañado a su ex a cantidad de eventos organizados por la famosa firma. 

En el mundo PRO, incluso, se comenta que originalmente el contrato de Jorge Macri era con Diez, pero después logró convencerla de que decline la propuesta. En la oficina del funcionario porteño, sin embargo, lo niegan.

Presupuesto 2023: Horacio Rodríguez Larreta alineó a JxC y se garantizó recursos claves para la Ciudad

Lo que dejó el cónclave PRO: temas prohibidos, desconfianza y un frágil armisticio entre Bullrich y Larreta

Así las cosas, era razonable que el Jefe de Gobierno de la Ciudad evitara pasar demasiado tiempo en la fiesta de casamiento, a donde llegó a las 20 para irse antes de las 20.30, según aseguraron testigos a El Cronista. Incluso no quedaron muchas fotos de su paso junto a los protagonistas de la ceremonia, apenas la que acompaña esta nota, con Mirtha Legrand de testigo.


LOS FUNCIONARIOS PORTEÑOS QUE SE QUEDARON

En cambio, fueron los más importantes funcionarios de Uspallata, el jefe de Gabinete Felipe Miguel, el secretario general Fernando Straface, el secretario de Medios Christian Coelho, y los ministros de Educación Soledad Acuña, de Hacienda Martín Mura y de Salud Fernán Quirós, entre otros, quienes dijeron presentes en el convite durante largo rato.

La tensión familiar no es la única que conmueve al larretismo. En el PRO nacional están convencidos de que Horacio está dispuesto a "entregar la Ciudad" al radicalismo, que postula como candidato a jefe de Gobierno a Martín Lousteau, una alianza que sin dudas es muy competitiva y que provoca escozor en las huestes del partido fundado hace 20 años por Mauricio Macri.

Un importante listado de dirigentes se lo hicieron saber a Larreta. Desde Mauricio Macri hasta Patricia Bullrich, pasando por el intendente de La Plata Julio Garro; el de Lanús, Néstor Grindetti; el presidente del bloque de Diputados Cristian Ritondo ylos intendentes Ezequiel Galli (Olavarría), Javier Martínez (Pergamino) y Pablo Petrecca (Junín), además de los diputados Waldo Wolf y Gerardo Millman, entre otros.

Rodríguez Larreta asegura que "no le entregué nada a nadie", que "quien decidirá es la gente", que se trata de "una manera muy desubicada de hablar de nuestro electorado, como si pudiéramos llevarlo desde la nariz". Sin embargo, no puede desconocer que el fuerte aparato político de la Ciudad puede inclinar la balanza para un lado o para el otro como, de hecho, sucedió en la interna que Gabriela Michetti le planteó en 2015. Las encuestas la daban ganadora, pero terminó perdiendo.


¿QUé PASA EN EL PRO?

El asunto no es menor, porque podría llevar a dividir el PRO ya que el partido, a escala de la Ciudad, está alineado con Larreta, quien también podría arrastrar a dirigentes del interior. ¿Se dividirá entonces el PRO en su nueva escalada hacia la Casa Rosada?

A esta altura, no es mucho lo que se sabe de cómo puede evolucionar esta interna. Todo indicaría que no habría desdoblamiento de las elecciones, y que la fecha de PASO y elecciones generales se realizará en la misma fecha que la elección presidencial. 

No le entregué nada a nadie, quien decidirá es la gente. Es una manera muy desubicada de hablar de nuestro electorado, como si pudiéramos llevarlo desde la nariz

También es evidente que Larreta hace todo lo posible por no exhibir diferencias en público. Que le haya pedido a su staff de mayor confianza que asista al casamiento es un claro gesto en ese sentido, aunque en los hechos el primo Jorge fue prácticamente aislado en la gestión porteña.

De ambos lados esperan que la sangre no llegue al río y que se encuentre un acuerdo. Es que no solo están en juego las principales candidaturas, sino también las listas de diputados y senadores, además de las locales. ¿Quién tendrá la lapicera en el PRO? ¿Será Rodríguez Larreta, como ya lo fue en el 2021? ¿O la horizontalidad que hoy domina provocará una guerra campal? 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.