Energía, Oil & Gas

La batalla de las tarifas: se lanzó la segmentación, pero los analistas ya dudan si será suficiente

Con la segmentación de tarifas de electricidad y gas natural el Estado planea ahorrar hasta $ 500.000 millones de subsidios, un 0,65% del PBI de 2022. Y aunque las distribuidoras piden la recomposición de precios para poder sostener la inversión, el Gobierno se muestra reacio a un ajuste generalizado

La segmentación de las tarifas de electricidad y gas natural ya vio pasar tres ministros de Economía (Martín Guzmán, Silvina Batakis y Sergio Massa), uno de Producción (Matías Kulfas, que tuvo en su órbita hasta septiembre de 2020 la cartera energética) y dos secretarios de Energía (Darío Martínez y Flavia Royón) y todavía no se termino de implementar. La discriminación por grupos de hogares que desde hace tiempo está tratando de concretar el gobierno nacional para reducir los enormes subsidios energéticos, que este año podrían superar los u$s 15.000 millones (más de 2,5% del PBI), fue varias veces anunciada, pero hasta el momento solo se pudo avanzar con un formulario que tuvieron que completar los usuarios de los servicios públicos. 

La idea de la segmentación como política de equidad no es nueva en la política argentina. Viene desde el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, momento en el que también se iban muchos dólares en subsidios con un modelo de "tarifas planchadas", que se sostenía sin aumentos en las facturas.

En cierta medida, la situación es análoga a la que se vivió a principios del gobierno de Mauricio Macri. Las tarifas congeladas en medio de una escalada inflacionaria dejaron los precios de los servicios públicos a niveles muy bajos si se los compara con el resto de los bienes de la economía. Además, en momentos en que el déficit fiscal se convierte en un problema y que según lo acordad con el Fondo Monetario Internacional tiene que iniciar un camino a la baja -la meta para este año es de un 2,5%-, los subsidios a los servicios públicos representan uno de los principales gastos que el Estado puede achicar. Sin embargo, la poca popularidad de la medida hizo que se demorara la implementación de un esquema para incrementar las tarifas.

Hasta mediados de agosto solo había podido implementar el formulario para que los usuarios de los servicios públicos pudieran solicitar continuar con los subsidios. Luego de este extenso proceso, el gobierno nacional por fin realizó los anuncios sobre la segmentación tarifaria de gas y electricidad (se sumó el servicio de agua). El nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, definió avanzar en segmentar la segmentación anunciada por Guzmán y Batakis. Para esto, le incorporó la variable del tope al consumo y por zonas geográficas y climáticas.

Tres categorías

El gobierno precisó que aquellos hogares de mayor poder adquisitivo (alrededor de 400.000 hogares) y quienes no se inscribieron en el formulario comenzarán a tener una segmentación en tres tramos. El primero será en septiembre con una quita de subsidios del 20%, luego continuará en noviembre y enero del próximo año con una quita del 40% en cada mes. De este modo, en el caso de la electricidad, los hogares de mayores ingresos pasarán a abonar sus facturas sin subsidios desde febrero.

Durante los anuncios, la nueva Secretaría de Energía, Flavia Royón, señaló: "Lo hacemos gradual porque prevemos que los costos en energía eléctrica van a bajar y esto va a hacer mucho más accesible para la gente si quitamos el 20% del subsidio en el primer tramo".

Los sectores medios (nivel 3) estarán subsidiados en hasta los 400 KWh mensuales. Los hogares que superen este tope al consumo abonarán el incremental sin subsidios. Si un hogar consumió 450 KWh, abonará la tarifa plena por los 50 KWh incrementales al tope. Por su parte, los hogares de ingresos bajos no tendrán quita de subsidios por consumo.

Según un ejemplo de un caso modelo que difundió el gobierno nacional, con este nuevo esquema de segmentación una factura de electricidad del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) que tuvo un consumo de 300 KWh en el mes de junio de este año tuvo un importe básico (sin impuestos) de $ 1467 y pasará a abonar $ 2285 a partir de septiembre.

Aumentos hasta 167%

En cuanto al gas natural, el tope al consumo de la segmentación se hizo sobre facturas promedio ponderado según el consumo promedio ponderado a nivel nacional. La quita del subsidio para los usuarios de mayores ingresos implicará un aumento de 167%, los hogares de bajos recursos no tendrán aumentos y para los sectores medios se subsidiará hasta un 70% del promedio entre los umbrales mínimos y máximos de consumo y teniendo en cuenta la división en subzonas de los distintos lugares del país. Mientras que el 30% restante se le quita gradualmente el subsidio.

También se tendrá en cuenta las diferencias climáticas según las distintas zonas, ya que un hogar de Santa Cruz consume varias veces más que uno del centro del país. De este modo, en una factura del AMBA del área de Metrogas, con más de dos millones de usuarios, el tope será de 403 metros cúbicos (m3) anuales para las categorías más altas y de 175 m3 para los hogares de nivel más bajo.

Según cálculos oficiales informados en julio, el ahorro fiscal de la segmentación anunciada por Batakis y Martínez iba a ser de $ 80.000 anuales, poco más de u$s 570 millones al tipo de cambio oficial. El modelo Batakis-Martínez se iba a quedar muy corto para cumplir el objetivo de reducción de subsidio en medio de los desbarajustes económicos que atraviesa el país. Por eso, se estimaba que sería necesaria una revisión de las medidas para lograr un mayor ajuste en la cuentas fiscales.

Sin embargo, el nuevo sistema de segmentación anunciado por el ministro Massa apenas asumió en el Ministerio de Economía, que comenzará a implementarse a partir del 1° de septiembre, pondrá el pie en el acelerador. Por lo menos así está planificado y nadie salió a contradecir esta versión. Según las nuevas estimaciones del Palacio de Hacienda, el ahorro fiscal de la segmentación de Massa podría llegar a los $ 455.000 millones anuales, es decir, un poco menos de US$ 3500 millones por año.

Según Royón, este plan de "tarifas más justas y responsables" trata de tener una visión lo más federal posible en función de la disponibilidad de los datos de los que dispone el Gobierno. Además, la funcionara asegura que se está trabajando en una política de segmentación y ordenamiento tarifario, ahorro fiscal y eficiente de los recursos energéticos. En el anuncio de la medida, la secretaría de Energía explicó que el Gobierno intenta buscar un volumen fijo para ser subsidiado porque la definición no es subsidiar un porcentaje sobre el consumo.

En ese sentido, señaló, el tope sirve para establecer un volumen fijo a subsidiar. El reemplazante de Federico Basualdo en la Subsecretaría de Energía Eléctrica, Santiago Yanotti, funcionario que viene de Tucumán y es de confianza del jefe de Gabinete Juan Manzur, enfatizó: "Solamente con estas medidas logramos acercarnos al orden fiscal que necesitamos en materia de subsidios y, también, buscamos incentivar el ahorro del recurso. Sobre todo, para no llegar a niveles tan drásticos, como estamos viendo en Europa, pero sí con un incentivo tarifario que haga que las familias cuiden la energía. No la desperdicien".

Es más complejo

Yanotti destacó, asimismo, la complejidad de la segmentación en el área eléctrica ya que el país tiene más de 680 distribuidoras.

Por su parte, Federico Bernal también explicó la nueva segmentación y fue una de las voces centrales de los anuncios del gobierno nacional. Bernal era el interventor del Enargas y acaba de reemplazar a Maggie Videla Oporto en la Subsecretaría de Hidrocarburos en medio de los movimientos de la cartera energética. El funcionario explicó las diferencias del consumo de gas natural en las distintas provincias del país y aclaró que "el servicio de gas tiene la particularidad de estar relacionado directamente con el factor climático, estacional y regional y esto explica los topes de consumo que se fijaron desde el Gobierno".

Emiliano Anselmi, Head de Macroeconomía de Portfolio Personal Inversiones (PPI), analiza el impacto económico de la segmentación y la reducción de los subsidios energéticos: "Es difícil estimar con precisión los alcances definitivos de la segmentación, dado que tiene en cuenta ingresos, consumos y zonas. De hecho, nuestros cálculos iniciales eran de un ahorro de 0,9% del PBI y el ministro Massa salió a afirmar que -al final- el ahorro sería de $ 500.000 millones. Por lo tanto, creemos que no excedería esta cifra. Vale decir que estos millones están calculados como una medida anual", señala.

Techo de ahorro

En concreto, Anselmi remarca que "los $ 500.000 millones equivalen a 0,65% del PBI de 2022, por lo que ese sería el techo del ahorro en 2023. Decimos techo porque los cuadros tarifarios son fijados en pesos y de no sufrir actualizaciones recurrentes en 2023, el costo de generación irá creciendo con devaluación/inflación y el precio estacional (lo que paga la demanda) quedará fijo. La ampliación de esa brecha es una suba del subsidio (que es la diferencia entre costo de generación y precio estacional)".

El economista de PPI destaca incluso que con la segmentación habrá un atraso tarifario, Es que el Gobierno aseguró que el segmento de menores ingresos tendrá incrementos que no superen el 40% del coeficiente de variación salarial (CVS), y el segmento medio no superará el 80% de ese índice. Esto implica que la tarifa vuelva a atrasarse en términos reales y, en consecuencia, los subsidios retomen el camino incremental, ya que, a la larga, salarios e inflación van de la mano.

"Se perpetúa y formaliza el atraso tarifario. Poniéndole un límite de 400 KWh mensuales de consumo, Massa busca contener esto, pero no queda claro el efecto. Se conoce que el 50% del consumo total excede esos 400 KWh, aunque el precio pleno sería cobrado solo sobre lo que excede ese consumo", agrega Anselmi.

Por su parte, el consultor en energía Luciano Caratori explica que fiscalmente para este año el impacto es necesariamente bajo. Por un lado, el pago del costo pleno del abastecimiento impactará solo en diciembre a los usuarios que, por exclusión o por no haberse registrado, pierdan el subsidio. Hasta entonces, solo habrá un incremento escalonado en los últimos meses del año.

"Esto se conjuga con que en diciembre el costo del sistema eléctrico suele ser más bajo que en invierno por tener mayor disponibilidad de gas doméstico al no competir con la demanda prioritaria y porque el volumen asignado del Plan Gas tiene un precio menor", detalla.

En términos de impacto en los usuarios, el consultor dijo que probablemente en el corto plazo se sienta más en energía eléctrica que en gas natural porque el volumen que se consume es menor.

Margen de error

Caratori agrega que hay dos aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, es posible el porcentaje que por algún motivo no solicitó el subsidio este año no pueda extrapolarse al año que viene. Hubo 4 millones de hogares que no se anotaron sobre 14 o 15 millones totales. Esto abre la puerta a pensar el número de excluidos en 2023 pueda ser menor, porque muchos de ellos podrían ser elegibles para seguir subsidiados según el criterio establecido por el Gobierno.

"De mantenerse este número la distribución debería dejar, según el propio diseño del gobierno, al decil más alto y no al 30%. Entonces, la cuenta para el año que viene, exclusivamente en términos de la segmentación, sería conveniente hacerla con un máximo de 15% de los hogares, más que con el 30% de pago pleno", dice Caratori.

"Habrá que ver cuán resiliente es esa estrategia frente a una posible devaluación. El precio a pagar por los usuarios en este sendero creciente hasta diciembre está fijado en pesos. Habrá que ver qué capacidad y voluntad tiene el gobierno de mantener ese catch-up el próximo año, sobre todo si se da una devaluación y en un año electoral. Con suerte, si esta coyuntura se modera de altos precios internacionales, una baja en el costo del sistema podría ayudar a que no se desbande", detalla.

Distribución

En este escenario, las distribuidoras, tanto de gas como electricidad, continúan reclamando la recomposición de los precios para poder sostener la inversión en el servicio. Si bien no se conoce la información oficial, el incremento en las facturas finales para los hogares que no se inscribieron en el Registro de Acceso a los Subsidios de Energía (RASE) que habilitó el gobierno serían para fin de año de 90% para el gas natural por red y de 200% para la electricidad. En los dos casos sería para todo el país.

"El aumento tarifario anunciado no tiene impacto en el Valor Agregado de Distribución (VAD) que remunera el servicio de distribución. Por lo tanto, el incremento irá 100% destinado a la reducción de subsidios. En este sentido, no esperamos que los márgenes de rentabilidad de las empresas de distribución se vean mejorados con estas medidas y, por ende, hayan renovados incentivos a aumentar la inversión. Cuando aumenta el precio estacional de la energía, los resultados de las distribuidoras se ven perjudicados, porque las pérdidas de energía que sufren ahora son más costosas", apunta Anselmi, de PPI.

Sobre las inversiones, Caratori enfatiza que en el caso de la distribución el impacto sea, posiblemente, indirecto. Por un lado, la actualización tarifaria requiere de ajustes en muchos casos del VAD y Valor Agregado de Transporte (VAT), y, por el otro, del costo mayorista.

"En este contexto, con restricciones políticas para aumentar las facturas, y con la necesidad de actualizar el pago por el electrón o por la molécula de gas, se da una cierta competencia entre cuánto actualiza el Gobierno lo que respecta al mayorista y cuánto a distribuidoras, que no ganan plata por esa actualización porque en definitiva todo se suma en la factura. Pareciera que ese incremento en el mayorista condiciona los incrementos a las distribuidoras y la historia nos dice que la no actualización de la remuneración que va a las distribuidoras a veces viene acompañada de un waiver para postergar algunas inversiones. La quita de subsidios no redunda en más ingresos para las distribuidoras", destaca.

El cálculo que se hace en dependencias del Gobierno y en el sector privado estima que los subsidios energéticos en todo el año superarán los US$ 15.000 millones. A raíz de este dato, el líder de macroeconomía de PPI advierte que el 70% de los subsidios energéticos corresponden al consumo de electricidad. Son transferencias a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), la empresa que rige el mercado eléctrico mayorista, y que casi en su totalidad se utilizan para cubrir los subsidios a las tarifas residenciales.

"El 30% restante está vinculado al gas, cuya mayor proporción son las transferencias a Enarsa, empresa estatal que se encarga de las importaciones de gas por gasoducto y de gas natural licuado. Pero, a diferencia de la electricidad, el subsidio va sobre todo el sistema. Es bastante arbitrario pensar a qué usuarios se les carga el sobrecosto de la importación de gas", agrega.

La política, un obstáculo

La actual segmentación la impulsó el exministro Guzmán, para quien los subsidios eran prorricos porque el Estado subsidia de igual manera a una familia de altos y bajos ingresos. Pero, al mismo tiempo, fue un intento de Guzmán para reducir los millonarios subsidios energéticos para poder cumplir con las metas económicas que había firmado con el Fondo Monetario Internacional. La segmentación luego continuó con Batakis, de paso fugaz por el Palacio de Hacienda, que sostuvo la medida en uno de sus primeros actos de gobierno, pero incorporó la discriminación geográfica impulsada por Federico Basualdo, entonces subsecretario de Energía Eléctrica y cabeza energética de La Cámpora.

Ahora, la segmentación continúa con el actual titular de la cartera económica, Sergio Massa, que en uno de sus primeros anuncios ya explicó que iba a implementar una "segmentación de la segmentación".

Además de los tres ministros de economía, la segmentación también vio pasar al exsecretario de Energía Darío Martínez, un funcionario reacio a la suba de tarifas tradicional. La bomba le llegó ahora a Flavia Royón, recién llegada a la secretaría energética que acompaña a Massa y viene de la mano del gobernador salteño Gustavo Sáenz. La flamante funcionaria es producto de un acuerdo del "superministro" con Sáenz, el salteño que fue compañero de fórmula cuando Massa se presentó como candidato a presidente en 2015.

La era Massa

Massa ya avisó que mantendrá la política de segmentación por el cual -en números redondos- casi 10 millones de hogares completaron y enviaron la declaración jurada del RASE, donde la principal variable para continuar o no con los subsidios energéticos eran los ingresos familiares. Según datos oficiales, en energía eléctrica se registraron casi 400.000 hogares que están en el Nivel 1, el de mayores ingresos (4,49%). En el Nivel 2 (de bajos ingresos) se inscribieron más de 5 millones de usuarios (56,7%), mientras que en el sector de ingresos medios de hogares lo hicieron 3,4 millones (38,3%). En gas natural por red, en el Nivel 1 hay 270.000 usuarios, que representan el 4,7% del total; en el Nivel 2 hay inscriptos casi 2,9 millones de hogares, es decir, más del 50% del país; y en el Nivel 3 se registraron 2,6 millones de usuarios, un 45%.

El actual ministro de Economía también anunció que cuatro millones de hogares no completaron ese registro y que "perderán los subsidios".

Una de las dudas que se desprende de esta definición de Massa es qué pasará con el margen de error del cruzamiento de las bases de datos y de los casos de los hogares que no se registraron, pero que por sus ingresos medios o bajos estarían habilitados a continuar recibiendo los subsidios energéticos. Según fuentes vinculadas al gobierno, las dudas se despejarán con el correr del tiempo y con la segmentación en funcionamiento.

¿Alcanzará?

Pero Massa, que llegó con mayor peso político que Batakis, sumó a la segmentación una nueva segmentación. Ahora, los subsidios energéticos dependerán no sólo de los ingresos familiares, si no que, además, se suma la discriminación por consumo y por zona geográfica y climática.

Con la segmentación de tarifas de electricidad y gas natural el Estado planea ahorrar hasta $ 500.000 millones de subsidios, un 0,65% del PBI de 2022. Y aunque las distribuidoras piden la recomposición de precios para poder sostener la inversión, el Gobierno se muestra reacio a un ajuste generalizado. Para los hogares de ingresos medios, entre un 50% y 60%, el incremento tarifario se irá aplicando dependiendo el CVS. Este año este sector ya tuvo una suba en electricidad de 42%.Por ingresos, el RASE divide a los hogares en tres niveles: altos, medios y bajos. Para el porcentaje de mayores ingresos, que lo conforman entre el 10% y 20% de la población, se le quitarán los subsidios progresivamente en tres tramos (septiembre, noviembre y enero). En los sectores de más bajos ingresos, alrededor de un 30%, el subsidio se mantendrá. Para los hogares de ingresos medios, entre un 50% y 60%, el incremento tarifario se irá aplicando dependiendo el CVS. Este año este sector ya tuvo una suba en electricidad de 42%.

En cuanto al consumo, Massa destacó que para el sector de hogares de ingresos medios se va a subsidiar a los hogares en hasta 400 KWh de consumo, y advirtió que todo el consumo que supere este tope será sin subsidios, es decir, tendrá tarifa completa. "No solamente por economía de las cuentas públicas, sino por progresividad del sistema y eficiencia del uso de los recursos. No podemos seguir con un esquema en el que quien más gasta la energía y el agua, es quien más subsidios recibe", agregó el ministro. El consumo promedio de un hogar residencial en la Argentina es de alrededor de 480 kilowatt hora (KWh) por bimestre.

Las cartas de este ajuste tarifario ya están sobre la mesa. El Gobierno apuesta a empezar a reducir el déficit fiscal y, también frenar la salida de dólares de las importaciones de gas para consumo domiciliario. La segmentación tarifaria fue la herramienta que encontró para suavizar una medida impopular. Sin embargo, muchos analistas ya se cuestionan si será suficiente para empezar a equilibrar las cuentas públicas. ¿La respuesta a este interrogante? Solo se conocerá con el tiempo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.