CONTRATO DE IMPORTACIÓN

Gas: Argentina reclama a un socio estratégico para el dólar por incumplimientos

Las autoridades energéticas argentinas iniciaron acciones para pedirle a Bolivia unos u$s 2,5 millones por entregar menos gas que el comprometido. Buscan ahorrar dólares el próximo invierno y darle salida a Vaca Muerta.

El Gobierno inició acciones para reclamarle una multa millonaria a Bolivia por incumplir los envíos diarios de gas natural durante las últimas dos semanas.

La empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) debe entregar en esta época del año unos 8 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d), pero desde el 22 de octubre está en falta y le transfiere a Integración Energética Argentina (Ieasa, ex Enarsa) entre 6 y 7 MMm3/d. La sumatoria de la penalización sería por 10 millones de m3.

Así lo anticipó el viernes pasado el diario Río Negro y lo confirmó el asesor de la Presidencia en temas energéticos, Ariel Kogan, quien además es colaborador de estrecha confianza del secretario de Energía, Darío Martínez.

El contrato de importación de gas que la Argentina tiene con Bolivia fue firmado en 2006 por los ex presidentes Néstor Kirchner y Evo Morales.

Se extiende por 20 años (2007-2026) y fue renegociado en varias ocasiones, porque al otro lado de la frontera cae la producción y en el sur, despega Vaca Muerta.

Hay una cláusula de deliver or pay (DOP; entregar o pagar) para el vendedor, que es lo que reclaman las autoridades argentinas.

Según el consultor Álvaro Ríos Roca, socio director de Gas Energy Latin America y ex ministro de Hidrocarburos de Bolivia entre 2003 y 2004, la Argentina está pidiendo el equivalente a unos u$s 2,5 millones por el incumplimiento de YPFB, a razón de 7 dólares por millón de BTU.

La petrolera de bandera boliviana informó que sufrió junto a Repsol una falla operativa en uno de los pozos del campo Margarita y lo catalogó como un "evento de fuerza mayor", por lo que estaría a salvo de una multa.

Los gobiernos de Argentina y Bolivia deben negociar antes de fin de año la sexta adenda al contrato.

Como en la Cuenca Norte local, la producción del país vecino está en declinación (42 MMm3/d y una caída del 3% a 4% anual, de acuerdo a los datos de Ríos Roca) y prioriza su mercado interno (15 MMm3/d) y las exportaciones de gas a Brasil (20 MMm3/d). Por lo tanto, los excedentes son cada vez menores.

En este sentido, las autoridades energéticas argentinas quieren que Bolivia reduzca al mínimo su inyección en verano, cuando sobra el gas local, y eleve las entregas en el invierno, ya que reemplazan importaciones de gas licuado más caras -u$s 7 frente a u$s 15 por millón de BTU proyectados para el año que viene- y de combustibles líquidos para la generación eléctrica.

Por eso, Ríos Roca apuntó que "la solución es que Argentina construya el Gasoducto Néstor Kirchner, revierta el Gasoducto Norte y consiga demanda de exportaciones en Chile y Brasil".


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios