ELECCIONES LEGISLATIVAS

El plan de Manzur para encarar con éxito la recta final de la campaña

El jefe de Gabinete prepara una serie de anuncios de medidas económicas, quieren mostrar el repunte en la actividad y habrá una revisión de los presupuestos de los ministros

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, está convencido de que el gobierno puede revertir el resultado electoral de las PASO y ganar las elecciones legislativas del 14 de noviembre con un plan que decidió profundizar para el último tramo de la campaña y que se sustenta en tres pilares: más anuncios económicos, un repunte de la actividad económica en ascenso y la ejecución al máximo del presupuesto de todos los ministerios para el despliegue de obras en todo el país.

Toda esta estrategia proselitista y de gestión de gobierno Manzur la acompaña con una vertiginosa agenda de trabajo que no sólo arranca cada día a las 7.30 en la Casa Rosada sino que contempla un amplio abanico de reuniones con gobernadores, intendentes, empresarios y referentes de movimientos sociales.

Para lo que resta de campaña proselitista los allegados al jefe de Gabinete confiaron a El Cronista que el gobierno lanzará en los próximos días otra batería de anuncios económicos para mejorar el bolsillo de los argentinos. No se dieron detalles de esos anuncios que haría Alberto Fernández o varios ministros de su gabinete. 

Pero en lo conceptual la idea es apuntalar a los sectores medios que son los que no tuvieron mucho respaldo del Estado en la pandemia y que resultan gravitantes a la hora de emitir su opinión en las urnas.

"La clase media está enojada con el gobierno y la realidad que les toca vivir. La entendemos pero no nos quedamos cruzados de brazos sino que tratamos de darles respuestas", dijo un ministro que trata a diario con Manzur en el primer piso de la Casa Rosada.

Parte de esa estrategia de dar respuesta a la ciudadanía de clase media o sectores vulnerables consistió hasta ahora en el plan "Más platita" que desnudó Daniel Gollán y que se concretó con ampliaciones del presupuesto o anuncios de aumento en jubilaciones, asignaciones familiares y salarios.

También la idea de congelamiento de precios para frenar la inflación fue parte de esa intencionalidad del gobierno por contener a los sectores medios. Esta tarde el jefe de Gabinete empezará a firmar los primeros acuerdos de precios con las provincias

En el último tramo de la campaña Manzur se prefigura mostrar con énfasis los datos de repunte de la economía en sectores sensibles como la construcción o la industria. "Hay muchos indicadores de mejora de la economía que no se mostraron", apuntó una funcionaria del equipo de Manzur.

Ayer, el gobierno anunció que la industria manufacturera y el comercio mayorista y minorista registró tasas decrecimiento del 4% respecto del 2019 y remarcó que la construcción creció un 12,8% en la variación interanual.

En paralelo a esa idea de "dar buenas noticias", el jefe de gabinete está revisando detalladamente cada una de las ejecuciones presupuestarias de todos los Ministerios. Es que Manzur observa que hay una subejecución de fondos en varias carteras que deberían empezar a moverse. 

No son los casos de Obras Públicas que maneja Gabriel Katopodis o de Vivienda, de Jorge Ferraresi, a quienes por el contrario puso como ejemplos de "ejecución en tiempo y forma" con llegada a la gente. De hecho, esos ministerios tuvieron que pedir ampliaciones presupuestarias para llegar holgados a fin de año.

En rigor, Manzur observa, entre otras, las partidas que maneja Matías Kulfas en el Ministerio de Desarrollo Productivo y que cree que deberían ejecutarse con mayor celeridad. Aunque los allegados a Kulfas explicaron a El Cronista que en lo que van del año llevan ejecutado el 80% del presupuesto con lo cual no se podría estar hablando de una subjeecución de partidas.

En el plano de la ayuda social el jefe de Gabinete cree que es momento de reforzar las partidas de alimentos en diferentes provincias teniendo en cuenta cómo afecta la inflación en los sectores vulnerables y atento al reclamo que le hicieron al ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, los movimientos sociales críticos a la Casa Rosada.

También está pendiente en los planes de Manzur un nuevo gesto para los gremios. El jefe de ministros evaluó en estos días con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, el tema de reapertura de paritarias. El mismo ministro del área dijo al terminar un encuentro con Manzur: "para nosotros la negociación de paritarias es el mejor método para manejar la pauta salarial. Este año los salarios le vienen ganando a la inflación pero en el caso de ser necesario estamos dispuestos a abrir las paritarias".

Para que no queden dudas de la necesidad del gobierno de contar con el apoyo del la CGT y el resto de los sindicatos en este momento de la Argentina fue el propio Manzur quien destacó que "el peronismo siempre se hace cargo cuando el país vive una crisis. Eso hay que decirlo. La CGT es la columna vertebral de nuestro partido", dijo. 

La duda pendiente que encierra esa frase es si el jefe de ministros y Alberto Fernández necesitarán de los gremios en caso de una derrota electoral o simplemente el gesto se dio por un impulso peronista que lleva en la sangre.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios