DESAFIOS 2022

El lado B del acuerdo con el FMI: preocupación del gobierno por las protestas en la calle

Los movimientos sociales saldrán a las calles el martes para cuestionar el acuerdo con el Fondo y en el oficialismo temen un efecto contagio en los sectores duros del kirchnerismo; una consulta popular en marcha

En paralelo a la puja interna que se desató en el Frente de Todos tras la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque de Diputados, el gobierno encara desde esta semana un nuevo desafío de cara al acuerdo con el FMI: los sectores de la izquierda y movimientos sociales críticos de la Casa Rosada desplegarán este martes una protesta en todo el país para objetar abiertamente los alcances del entendimiento que selló Alberto Fernández con el Fondo por la deuda y que ahora debe refrendar el Congreso.

En la tomaron nota en los últimos días de la protesta piquetera, intentaron tender un puente de diálogo con algunos referentes de movimientos sociales y que cuestionan el acuerdo con el FMI pero que aún no definieron su voto en el Parlamento.

En la Casa Rosada tomaron nota en los últimos días de la protesta piquetera, intentaron tender un puente de diálogo con algunos referentes de movimientos sociales y temen que el malestar de la izquierda se traslade con mayor énfasis a los legisladores oficialistas que cuestionan el acuerdo con el FMI pero que aún no definieron su voto en el Parlamento.

Más de 40 organizaciones piqueteras saldrán este martes a las calles en 19 provincias y marcharán a la Plaza de Mayo para cuestionar el "acuerdo con el FMI que trae más pobreza y desocupación", según reza la misma convocatoria a la protesta nacional.

Desde el gobierno, el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, se reunió con algunas agrupaciones piqueteras la semana pasada para evaluar los planes sociales y el esquema de reparto de alimentos. Pero los allegados al ministro explicaron a El Cronista que la protesta por el acuerdo con el Fondo "excede los niveles de respuesta que puede dar Desarrollo Social". Y recalaron en que ese reclamo se limita a un "debate político que se debe dar en otras instancias del poder".

En paralelo, desde el Ministerio de Seguridad que conduce Aníbal Fernández se encuentran en estado de alerta y reforzarán la presencia de efectivos policiales en las calles para evitar el martes de la protesta desmanes. Aunque en líneas generales en el gobierno traducen cierta preocupación por los efectos políticos no deseados de la protesta de la izquierda que pueda actuar como efecto contagio de los sectores del kirchnerismo críticos al acuerdo con el FMI.

efecto contagio entre los propios

La preocupación de la Casa Rosada ante un eventual efecto contagio de la izquierda es entendible: hoy existe un grupo de unos 30 legisladores alienados al kirchnerismo que se muestras reacios a avalar en el Congreso el acuerdo sellado por Martín Guzmán.

Desde el Polo Obrero, Eduardo Belliboni, explicó a El Cronista que "es inconcebible que las organizaciones obreras y sociales acepten un pacto colonial que controlará las cuentas públicas y la política económica cada tres meses condicionando los desembolsos y chantajeando con el default".

Al referirse al acuerdo del gobierno con el FMI el líder del Polo Obrero añadió que ese entendimiento "implica un ataque generalizado contra todos los trabajadores. La reducción drástica del déficit estatal que se impone para reunir los dólares de la deuda solo puede lograse achicando el gasto social, los salarios, las jubilaciones y los subsidios a la energía, las partidas destinadas a Salud, Educación y vivienda. Así, el acuerdo profundiza de manera brutal el ajuste que los Fernández vienen ejecutando para cumplir con los vencimientos durante estos dos últimos años".

Desde la agrupación Libres del Sur la dirigente Silvia Saravia comentó a El Cronista que la marcha a Plaza de Mayo prevista para el martes fija como meta el "no pago de la deuda" y también habrá una convocatoria a una consulta popular nacional. Esta encuesta se prevé realizar entre el 3 y 6 de marzo en todo el país para analizar los alcances del acuerdo sellado por el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Se espera desde los movimientos piqueteros críticos al gobierno que el resultado de esa consulta popular y las protestas callejeras contra el FMI generen un efecto rebote en el Congreso donde hoy la bancada oficialista está fracturada y la salida de Máximo Kirchner de la jefatura del bloque despertó dudas respecto del apoyo que los sectores duros del kirchnerismo podrían dar al acuerdo con el Fondo. 

Entre las agrupaciones de izquierda y movimientos sociales que promueven la protesta del martes y la consulta popular contra el acuerdo con el FMI figuran el Polo Obrero, Libres del Sur, el Bloque Piquetero Nacional, la Organización 17 de noviembre, MTL, la Coordinadora por el cambio social, la FAR, y OLP Resistir.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.