El Gobierno suma requisitos para ayudar a empresas y no descarta el regreso del IFE

El ministerio de Trabajo dio a conocer las condiciones por las que los empleadores pueden acceder a un subsidio de $ 9000 por empleado. Y el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, no descartó volver a subsidiar a las familias más golpeadas.

El Gobierno precisó este martes las condiciones que las empresas deberán cumplimentar para poder acceder al subsidio para el pago de salarios establecido en el marco del refinamiento del programa de asistencia lanzado para sostener el aparato productivo y contener la pérdida de puestos de trabajo a raíz de los efectos de la pandemia de coronavirus sobre la economía.

Mediante una resolución del Ministerio de Trabajo, a cargo de Claudio Moroni, el gabinete económico terminó por delinear los alcances del Programa Repro II, que vino a reemplazar el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). 

Bajo las nuevas condiciones, solo podrán acceder a un subsidio de $ 9000 por trabajador en relación de dependencia aquellas firmas que cumplan con cuatro de los siete criterios definidos por el comité interministerial. Esto supone un cambio drástico respecto al ATP, en el que solo bastaba demostrar ante la AFIP una variación real negativa de la facturación para hacerse con alguna ayuda (sea en subsidio, en créditos con tasas preferenciales, o en prórrogas impositivas).

Las empresas con menos de 800 empleados que deseen ayuda para pagar salarios tendrán que demostrar: 

  1. Una variación interanual de la facturación menor al 10%, lo que supone a enero una caída real de ingresos cercana al 25%. Para empresas con más de 800 empleados, la facturación debe haber crecido 5% nominal real.
  2. Una variación porcentual interanual del IVA compras menor al 10%. Para grandes empresas, la variación debe ser menor al 5%. 
  3. Un endeudamiento mayor a 0,6 del coeficiente que surge entre el pasivo total  y el patrimonio neto
  4. Liquidez corriente menor a 1,6 del coeficiente que surge de comparar el activo corriente versus el pasivo corriente
  5. Caída interanual del consumo de energía eléctrica y gasífera
  6. Crecimiento del costo laboral total respecto de la facturación 
  7. Variación porcentual de las importaciones menor a -20%. En empresas con más de 800 empleados, esa variación debe ser menor a -30%.

Asimismo, no todos los sectores podrán requerir ayuda, sino aquellos considerados "críticos". En este listado entran los contribuyentes que declaran ante la AFIP actividades ligadas al turismo, la gastronomía, el entretenimiento, la cultura y la prestación de servicios de salud. Asimismo, la educación de gestión privada quedará excluida de no superar cierto nivel de subsidio, al igual que las empresas de transporte que ya perciben subsidios.

Un nuevo IFE, en carpeta

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, deslizó la posibilidad de tomar "medidas sociales excepcionales" de sostenerse la caída de ingresos en los sectores vulnerables y se debiera volver a un esquema rígido de confinamiento, que por ahora la Casa Rosada descarta.

Arroyo declaró que "de haber un rebrote y comprobar una situación social complicada vamos a tomar medidas excepcionales", afirmó el funcionario este martes en diálogo con El Destape radio, a la vez que reconoció un "contexto de incertidumbre". 

Aunque el Presupuesto 2021 se constituyó previendo un cese de la pandemia, el Ejecutivo había desestimado en noviembre pasado la posibilidad de una asignación de $ 10.000 o más, como lo fue en su momento el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), y que en sus tres rondas demandó más de $ 265 millones. 


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios