COMBUSTIBLES

El Gobierno se apura para anunciar que no va a faltar energía durante el invierno

En Brasil, el ministro de Economía, Martín Guzmán, quiere coronar este fin de semana la planificación energética de este año. Se aseguraría el abastecimiento físico de gas, pero hay dudas por los dólares para pagar importaciones.

El Gobierno podría anunciar hacia finales de esta semana o principios de la próxima que está en condiciones de garantizar el suministro físico de energía en invierno y que las industrias contarán con el abastecimiento suficiente de gas natural como para no detener su producción ni adelantar sus paradas de mantenimiento.

Sucederá después de 15 días de intensas negociaciones de los funcionarios argentinos a tres bandas, con las autoridades de Bolivia, Chile y Brasil.

Previsiones de precios y volúmenes de combustibles, por Mauricio Roitman y Luciano Caratori

Hay dos condicionantes centrales:

  •  La disponibilidad de dólares para abonar las importaciones

De acuerdo a los precios y volúmenes previstos por los consultores Mauricio Roitman (ex presidente del Ente Nacional Regulador del Gas, Enargas) y Luciano Caratori (ex subsecretario de Planeamiento Energético), la Argentina podría necesitar entre 6100 y 7700 millones de dólares solamente en el período que va del 15 de mayo al 15 de septiembre para pagar las compras de combustibles en el exterior.

  • El clima, que determina el consumo de energía

Todo el esquema planificado depende de que no haya seguidilla de días con temperaturas menores a los 5° en los principales centros urbanos del país

-Buenos Aires, Rosario y Córdoba-, que estresa al sistema y dispara el consumo energético domiciliario.

En los días más fríos del año, la demanda total de gas natural por redes (hogares, comercios, industrias, centrales eléctricas y estaciones de GNC) puede superar los 180 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d).

Una parte de ese volumen es reemplazable por combustibles líquidos (gasoil y fuel oil) en las usinas térmicas. Además, nuevas lluvias en Brasil podrían ayudar a producir más energía hidroeléctrica y sustituir con una fuente más barata a la generación térmica -potencial menor demanda de combustibles-.

Vaca Muerta, un respiro

Según los números que manejan fuentes oficiales y consultores privados, la suma de la producción local de gas con las importaciones de Bolivia, Gas Natural Licuado (GNL) y combustibles líquidos alcanzarían con lo justo en los días más fríos del año.

En situación de estrés, se podrían cortar momentáneamente los contratos de transporte interrumpible (no firme y, por lo tanto, más barato), modalidad habitual en algunas estaciones de servicio de Gas Natural Comprimido (GNC) para autos.

La producción local (125 MMm3/d) y las importaciones (55 MMm3/d) alcanzarían para la demanda interna

En Vaca Muerta (Neuquén), la Cuenca del Golfo San Jorge (sur de Chubut y norte de Santa Cruz) y la Cuenca Austral (sur de Santa Cruz y Tierra del Fuego), junto al resto de las provincias argentinas se produce más de 125 MMm3/d.

Otras fuentes pueden aportar un mínimo de 54,6 MMm3/d en el invierno, según las proyecciones de Roitman y Caratori.

Agenda oficial

Mañana llegará a Buenos Aires el presidente de Bolivia, Luis Arce, para cerrar un acuerdo definitivo de provisión de gas con el jefe de Estado Alberto Fernández. A través de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), el país vecino enviará un mínimo de 10 MMm3/d de base según la fórmula de precios del contrato -hoy da u$s 9 por millón de BTU- y sumará entre 4 y 6 MMm3/d extras, que se pagarán con un adicional de u$s 10 por millón de BTU.

En el invierno de 2021, Bolivia enviaba 14 MMm3/d. Ahora para entregar lo mismo hay que abonarle un premio. Este volumen que se acordaría sirve para evitar importaciones más caras de gas licuado -u$s 40 por millón de BTU) o de gasoil -u$s 25-.

En solo 4 meses del año (del 15 de mayo al 15 de septiembre), las compras de combustibles superarán los 6100 millones de dólares

El ministro de Economía, Martín Guzmán, pretende ponerle el gancho a esta operación el viernes en Brasil, donde le pedirá al ministro de Energía, Bento Albuquerque, que utilice sus stocks hidroeléctricos y libere a Bolivia de cumplir con el contrato con ese país.

Apuntado por los funcionarios que responden a Cristina y Máximo Kirchner, Guzmán activó en marzo contactos energéticos para asegurar el abastecimiento de invierno y destapar en el mediano el potencial productivo de las petroleras, que permitirá convertir a la Argentina en un exportador neto de energía y acercará dólares a raudales a las reservas del Banco Central. Ocurrirá solo con certezas macroeconómicas y reglas de juego favorables.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios