EL CRONISTA EN WASHINGTON

El FMI aprobó la revisión, pero ya mete presión sobre la economía en 2023

Tras una semana de reuniones con una comitiva argentina en Estados Unidos, el Fondo dio el visto bueno a la tercera prueba sobre el cumplimiento del acuerdo. Pero prende alertas sobre varios factores en el año electoral.

La comitiva del Ministerio de Economía que pasó la última semana en Washington, encabezada por el viceministro Gabriel Rubinstein, se tomó el avión de vuelta a Buenos Aires con el objetivo cumplido de haber aprobado la tercera revisión del programa que el Gobierno cerró a comienzos de año con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con el nuevo dólar soja se esperan más divisas de las acordadas, ¿por qué es un vaso con agua hasta la mitad?

De este modo, la Argentina logra cerrar esta etapa con éxito, pero además se le abre la puerta al acceso de u$s 6000 millones que desembolsará el organismo.

Este OK por parte del FMI, que había sido anticipado por El Cronista durante esta semana, le permite a Massa llegar a la última parte del año con cierto alivio, al menos desde este punto de vista, aunque sabe que ahora el gran desafío es avanzar durante 2023 por el camino trazado en el acuerdo.

Si bien todavía resta esperar la formalidad de la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, su visto bueno ya es un hecho.

Medidas de fondo

Según la visión del Fondo, el haber alcanzado las metas propuestas es importante, aunque lo que pretende es empezar a ver medidas claras que permitan un cambio de tendencia de la economía argentina.

Dentro de esto, durante los últimos encuentros se hizo especial hincapié en el foco fiscal. La Argentina se comprometió a cerrar 2023 con un déficit de 1,9% del PBI, aunque la presión del año electoral hace temer a los funcionarios ya que se podrían comenzar a dar desvíos de dinero destinados, por ejemplo, a la puesta en marcha de algún "plan platita".

Sergio Massa se asegura dólares para 2023: el BID ya definió cuánto le prestará a la Argentina

Por esto, tanto dentro del Fondo Monetario como del propio Gobierno saben que este es apenas un buen paso, aunque la gran expectativa está puesta en lo que pueda suceder el año que viene.

Todo esto, incluso, con las casi nulas chances de que el FMI acepte el pedido del Gobierno argentino de revisar las metas, lo que hace todavía más complejo el panorama del año que viene, siempre y cuando se tome el camino de no tomar tan en cuenta algunas variables de lo acordado, a cambio de intentar sumar votos.

Incluso, esto queda claro también dentro del Gobierno, ya que admitió que "los objetivos del programa permanecen sin cambios durante el resto de 2022 y 2023".

Dólar soja: el Banco Central compró u$s 457 millones en la semana y aumentaron las reservas

Tampoco aparece con grandes posibilidades otro de los reclamos del oficialismo, que a través del ministro de Economía, Sergio Massa, como del propio presidente, Alberto Fernández, de modificar la sobretasa que la Argentina paga hoy por el préstamo.

En Washington el equipo económico también escuchó cómo esta posibilidad quedaba cada vez más lejos. Sin embargo, existe una chance de que durante este mes se genere una ventana para que avance esta idea, ya que habrá reuniones internas en el Fondo para determinar qué decisión se toma, debido a que también hay otros países que levantaron el mismo reclamo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.