INFORME PRIVADO

El Estado no siembra, no cosecha ni vende pero se queda con el 62% de la renta agrícola

Según un estudio de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina , los impuestos no coparticipables superan el 66% del total, lo que perjudica a las provincias productoras, con un federalismo fiscal al revés.

Luego de sembrar, lidiar con los sequías o inundaciones, combatir malezas y granizo, cosechar, almacenar, buscar clientes locales y en el exterior y formalizar una venta, dos de cada tres pesos generados por los productores agrícolas en el país termina en las arcas del Estado.

Según el relevamiento trimestral de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) la participación del Estado en la renta agrícola en sus tres niveles -nacional, provincial y municipal- se ubicó este mes en 61,8%. 

Es una baja respecto del 62,6% registrada en marzo, aunque supone una pérdida de renta en comparación al 60,4%, de diciembre de 2019, cuando asumió la actual administración nacional.

Según el relevamiento trimestral de FADA, la participación del Estado en la renta agrícola en sus tres niveles -nacional, provincial y municipal- se ubicó este mes en 61,8%

"El productor en el campo vende su cosecha, a eso le resta los costos que tuvo para producirla. Una vez hecha esa cuenta, valor de la producción menos los costos, supongamos que da $100, de esos $100 el Estado se queda con $61,80 entre impuestos nacionales, provinciales y municipales", explicó David Miazzo, Economista Jefe de FADA.

Con el boom de la soja, Nación se queda con un 15% más de la recaudación que hace un año 

Hay que aclarar, sin embargo, que dado que los diferentes cultivos difieren su mix impositivo, la medición a la que arriba la entidad es un promedio ponderado a nivel nacional. En el desagregado por cultivos, se observa que la participación del Estado en soja es del 67,7%, mientras que para maíz es 50,6%, en trigo 59,9% y en girasol 47,1%.

Un dato a destacar es que el nivel más bajo de participación del Estado en la renta sectorial se alcanzó en junio de 2018, con un 55,8%. Es un contraste importante respecto del período 2007-2015, cuando se ubicó siempre por encima de 71%, con pico del 94,1% de la renta en manos del Estado, en septiembre de 2015.

En cuanto al impacto de los impuestos, el 66,6% de los que afectan el área agrícola son impuestos nacional no coparticipables, "mayormente derechos de exportación, a lo que se suma el impuesto a los créditos y débitos bancarios", destaca FADA.

El 66,6% de los impuestos que afectan el área agrícola son nacionales no coparticipables, "mayormente derechos de exportación, a lo que se suma el impuesto a los créditos y débitos bancarios", destaca FADA

Por su parte, los impuestos coparticipables entre Nación y las provincias representan apenas el 28,2%. Se trata básicamente del impuesto a las Ganancias (neto del impuesto a los créditos y débitos) y los saldos técnicos de IVA, explica el informe.

Los impuestos provinciales, en tanto, explican el 4,7% de los impuestos totales, con foco en el impuesto Rural, el impuesto a los Sellos y el impuesto a los Ingresos Brutos. Por su parte, las tasas municipales representan el 0,6% de los impuestos en el Índice FADA a nivel del promedio nacional. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios