TENDENCIA

El consumo de carne ya es de 47,3 kilos por habitante y cae por cuarto año consecutivo

El dato está en línea con la menor producción, caída de exportaciones por restricciones que puso el Gobierno y precios que subieron en torno al 73% en el último año, más de 20 puntos por encima de la inflación.

Alguna vez el economista británico John Maynard Keynes, considerado el padre de la macroeconomía, aseguró que "en Economía se puede hacer cualquier cosa, menos evitar las consecuencias".

La frase fue popularizada muchos años después de que fuera pronunciada por otro economista de fuste, el norteamericano Paul Samuelson, Premio Nobel de Economía en 1970, quien seguramente ignoraba que aquella máxima se aplicaría casi a la perfección al mercado de carne vacuna en la Argentina de estos días.  

Tras más de cuatro meses de distintos niveles de restricciones a las exportaciones de carne vacuna, acuerdos temporarios con exportadores para volcar cuotas de producción al mercado interno con la esperanza de aquietar la suba de precios, y torniquetes diversos al sector productivo, lo cierto es que los resultados no se ven.

De hecho, según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) el precio promedio de 24 cortes de carne vacuna, más pollo y pechito de cerdo, trepó en septiembre un 73%, más de 20 puntos porcentuales por encima de la inflación anualizada.

Así, los precios en las góndolas se disparan mes a mes, mientras la producción y las exportaciones caen y el consumo local, lejos de crecer o mantenerse, se desploma inexorablemente.

Los últimos datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) aseguran que en septiembre la faena alcanzó a 1.090.000 cabezas, 8,2% menos que en agosto y 10% menos que en septiembre de 2020, en tanto que la producción se ubicó en 251.000 t/r/h (toneladas equivalentes res con hueso) y -9,8 versus septiembre de 2020. 

En cuanto a las exportaciones, transcurridos nueve meses de este año llegaron a 596,3 mil tn r/c/h equivalentes (-8,2% de caída interanual y 53.500 tn r/c/h menos), mientras que el consumo aparente de cortes vacunos cayó a 47,3 kilos promedio por habitante por año en el período enero-septiembre de de 2021.

Este dato es el más bajo de la serie medida por CICCRA y todo apunta a que, de mantenerse la tendencia en el tramo final del año, sería otro año récord. En 2020, con un consumo per cápita de 49,7 kilos por año, fuentes de la entidad habían enfatizado que se trataba del menor volumen consumido en 100 años. 

"El promedio de consumo de nueve meses de 2020 era de 188.000 ton, mientras que este año es de 176.000 toneladas", señaló Miguel Schiariti, director de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina.

Así, el consumo registra cuatro años consecutivos en caída, tomando el promedio móvil de 12 meses y el registro de 2021 hasta septiembre marca un derrumbe de 31,8% desde el pico de 69,3 kilos que se observó en 2008.



Tags relacionados

Compartí tus comentarios