RUMBO A 2023

Después de haber evitado el default, ¿hacia dónde va Juntos por el Cambio?

La coalición opositora se mueve como si la elección presidencial estuviera a la vuelta de la esquina. Bombas, enroques y ofrecimientos anticipados de cargos en la coalición opositora.

Después del acuerdo institucional al que llegó Juntos por el Cambio (JxC) para evitar el default con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aprobado ya el proyecto del Gobierno en ambas Cámaras, los dirigentes de las distintas tribus de la coalición opositora arrancaron el año político con ánimo de juntar fuerzas para las elecciones del 2023.

No hay que olvidar que JxC ganó ampliamente las legislativas del 2021, pero quedaron heridas expuestas por pases de distrito, aspiraciones anticipadas y -seguramente- la realización de la primera competencia electoral sin líder, en plena transición a un modelo horizontal de conducción, ya de por sí toda una excentricidad para la Argentina caudillesca.

Con el fino trabajo que fue realizando un nuevo esquema de conducción (que incluye directores ejecutivos), JxC pudo superar diferencias de diagnóstico y posicionamiento y seis de los siete grupos del Interbloque votaron unidos en el Congreso

"Desde donde se venía, se trató de un tremendo logro. Todos depusimos posturas y quedamos muy conformes con haber alcanzado la unidad, que finalmente es lo que quiere nuestro electorado", dijo a El Cronista una de las diputadas que más trabajó en el armado.

Las únicas excepciones fueron Fernando Iglesias, un halcón que se negó en forma rotunda a votar con el peronismo, y Ricardo López Murphy, quien priorizó sus convicciones en materia económica. Con ambos, sin embargo, se realizó un fuerte operativo de contención, para evitar que se sientan marginados.

FMI: Juntos por el Cambio celebra un triunfo que dejó heridos y agita la desconfianza interna

El nuevo desafío es agruparse para la batalla interna, que no se presenta sencilla ni en el PRO ni en la UCR, los dos principales partidos de la coalición, aunque también hay aspiraciones en la CC, el Peronismo Republicano y los representantes federales, que aspiran a liderazgos territoriales en muchos distritos, en algunos casos gobernadores o vice, o incluso a la vicepresidencia de la Nación.

Quienes primero picaron en punta fueron dos candidatos que no tienen obligaciones de gestión. Una es Patricia Bullrich, que sorprendió posteando fotos donde figuran dirigentes de alto reconocimiento como el diputado Luciano Laspina; el expresidente provisional del Senado, Federico Pinedo (a quien presentó como su futuro canciller), y los exdiputados Paula Bertol y Eduardo Amadeo, y el presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet, quien a su vez lidera un grupo de 500 liberales en JxC que este fin de semana se reunieron en Córdoba.

Dos titanes del PRO se miden por el conurbano: la imagen de Rodríguez Larreta y Bullrich para el 2023

Pero quizás la presencia que más llamó la atención fue la de Nicolás Massot, expresidente del bloque PRO en la Cámara de Diputados, por tratarse de un dirigente alineado con Emilio Monzó, figura especialmente atractiva para cualquiera que necesite armar una candidatura presidencial.

"¿Es verdad que Monzó arregló con Patricia (Bullrich)?", le preguntó El Cronista a una persona que está muy al tanto de sus movimientos. "Su entorno quiere que así sea y él también. De hecho, es la que mejor mide, la que mejor sintoniza con nuestro electorado, la que representa los valores de coraje que reclama la población, pero sigue teniendo sus dudas", fue la respuesta.

"¿No había ya acordado con (Horacio Rodríguez) Larreta?". Respondieron: "Sí, incluso se volvió a juntar con él en estos días, pero no tiene el espacio que necesita. Horacio tiene decenas de compromisos y ya tiene cantidad de gente trabajando para su candidatura y no hay lugar para un sistema de trabajo como el que tiene Emilio. Con Patricia podría trabajar con libertad, así que es probable que cierre con ella, aunque todavía no lo hizo".

A esta verdadera bomba se le suma otra, vinculada a Facundo Manes, que sin alertar al avispero está recorriendo el país y haciendo hasta dos actos por día en ciudades distintas, con gran convocatoria.

Lo curioso en esta campaña frenética, que tiene un ritmo como si se fuera a votar en un mes, es que Manes llega a cada distrito sin compromiso con las líneas internas, buscando posicionarse lo más rápido posible como "el" candidato radical, sin competencia.

El radicalismo renovará su Convención, encargada de las alianzas electorales rumbo a 2023

En Córdoba, quizás la provincia donde el radicalismo está más dividido, se reunió con Ramón Mestre, Mario Negri y Rodrigo de Loredo, reconociendo el espacio de cada uno y evitando inmiscuirse en la disputa local. Hasta mantuvo un encuentro con el Gobernador, el peronista Juan Schiaretti.

¿Qué lugar hay para Gerardo Morales, el presidente de la UCR que pretende llegar a la Presidencia? Nadie en el espacio de Manes quiere contestarlo. Solo dicen que no tienen ningún problema en ir a las PASO con él, lo que suena a seguridad de que el gobernador jujeño, con todavía poco conocimiento a escala nacional, difícilmente pueda ser un gran competidor interno.

Como Morales, Horacio Rodríguez Larreta tiene el límite que le plantea la gestión, es decir, la facilidad de contar con más recursos para mostrarse acompañada por la necesidad de evitar la pelea permanente con el Gobierno. El Jefe de Gobierno porteño se transformó en un experto en elegir las batallas, igual que Morales. La diferencia es que desde la Ciudad es más fácil hacerse conocido en todo el país por fuera de la política y, en líneas generales, Larreta lidera la mayoría de las encuestas de imagen, sobre las que se respalda. ¿Terminarán juntos en una fórmula?

Mientras los peronistas del espacio reclaman espacio para una candidatura de Miguel Ángel Pichetto, Diego Santilli (PRO) recorre la provincia de Buenos Aires preparándose para cualquier escenario que plantee el Gobierno (incluido el adelantamiento de las elecciones bonaerenses), Rogelio Frigerio (PRO) se concentra en Entre Ríos y habla con todos, Maximiliano Abad (UCR) en alcanzar la candidatura a vicegobernador bonaerense para fortalecer el posicionamiento de su partido en la Provincia, Jorge Macri (PRO) se posiciona para suceder a Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires, una candidatura donde seguramente tendrá la competencia en PASO de Martín Lousteau (UCR), la duda es qué hará Mauricio Macri.

Hay quienes dicen que el expresidente quedó conforme con el ofrecimiento que el Jefe de Gobierno le hizo a su primo Jorge para la Ciudad y que con eso dio por terminada su vocación a reelegirse. Otros piensan lo contrario, que Macri busca que se consolide el proceso de reivindicación que en amplias franjas del electorado ya empezó y para eso necesita volver a la Casa Rosada.

Ambos coinciden que, como sea, Macri terminará de decidirse a último momento, quizás en marzo del año próximo, y de acuerdo a cómo esté el escenario político en ese momento. "Conocimiento ya no necesita", explicaron cerca de él, pragmáticos.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios