En pie de guerra

Bares y restaurantes avisan que no van a acatar las nuevas restricciones

"Es un nuevo atropello al sector (...) La gastronomía no contagia", sostuvieron desde el movimiento sillas al revés. Aseguran haber coordinado con las cámaras. Reclaman a Larreta y los gobernadores que no adhieran a la medida nacional. Y piden ser convocados al diálogo.

Bares, restaurantes y otros locales gastronómicos reunidos en el movimiento "Sillas al revés" anunciaron en la mañana del viernes que no van a acatar el decreto presidencial que dispone nuevas restricciones como medida de prevención sanitaria ante la segunda ola de coronavirus que, finalmente, les prohíbe a trabajar en el interior de los locales.

El DNU 241/2021 se publicó este viernes en el Boletín Oficial. Tiene vigencia hasta el 30 de abril y establece para los locales gastronómicos condiciones más duras que las que había anticipado el presidente Alberto Fernández, al disponer que durante el día, de 6 a 19, podrán atender únicamente "en espacios habilitados al aire libre" y que, después de esa hora, la modalidad de "take away" sólo podrán hacerla los clientes con negocios de cercanía.

Rigen las restricciones para el AMBA con un límite adicional para bares y restaurantes

Con un comunicado publicada "en coordinación con las cámaras", el movimiento de locales gastronómicos advirtió lisa y llanamente que "el sector gastronómico no va a acatar el decreto publicado por el Gobierno Nacional".

"La gastronomía no contagia. Somos un espacio seguro para trabajar. Ya se comprobó que no somos foco de contagio y sí fuente de empleos", argumenta el texto, que acusa al Gobierno de haberse manejado de forma "inaceptable, sin diálogo y a las escondidas".

Desde Sillas al revés calificaron a la prohibición como "un nuevo atropello" hacia la industria que, sostienen, "hará que otros 15.000 locales deban cerrar y se pierdan cerca de 200.000 puestos de trabajo". Según los números que difundió el movimiento, ya cerraron más de 10.000 locales y se perdieron 150.000 puestos de trabajo.

"Imposibilitarnos trabajar en el interior de nuestros locales no cambia el curso de la pandemia pero sí decide el futuro de pobreza en Argentina. Las pérdidas para los trabajadores del sector serán irrecuperables", advierten.

El texto sostiene además que "la supuesta modificación del REPRO difundida ayer (jueves) por el ministro Moroni es un anuncio mediático que poco contempla la realidad gastronómica actual".

"La gastronomía no contagia. Somos un espacio seguro para trabajar. Ya se comprobó que no somos foco de contagio y sí fuente de empleos", argumenta el texto, que acusa al Gobierno de haberse manejado de forma "inaceptable, sin diálogo y a las escondidas".

El comunicado agrega un "llamado a la cordura" para que el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y los gobernadores "no adhieran a esta medida" y les permitan "seguir trabajando con el aforo y los protocolos aprobados".

Y concluye: "Desde 'Sillas al Revés' manifestamos nuestra total predisposición a sentarnos a dialogar con el Gobierno nacional. Esperamos ser convocados a la brevedad. Este momento del país necesita la colaboración de todos".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios