CLIMA ELECTORAL

Conflictividad social: el gobierno cree que hay "hechos aislados" y no teme un desborde en las calles

Las protestas de ayer en Constitución, diversos accesos a la Capital y el Ministerio de Desarrollo Social son vistos como casos puntuales; creen que hay contención social con los planes

El gobierno de Alberto Fernández cree que la conflictividad social que se empezó a sentir en estos días forma parte del clima de campaña electoral, se trata de "hechos aislados o puntuales" y no teme que vaya a existir una profundización de la violencia en las calles.

Desde los ministerios de Seguridad, Trabajo, Desarrollo Social y en la misma Casa Rosada siguieron ayer con atención las distintas protestas que se dieron en diferentes puntos del país, aunque minimizaron el impacto de los hechos y evaluaron un proyección a futuro limitada.

El esquema discursivo y la lectura que hace el gobierno de los cortes auque ayer hubo en Puente Pueyrredón, en Puente de la Noria, las corridas en las cercanías del Ministerio de Desarrollo Social o los desmanes en la estación de trenes de Constitución forman parte de "hechos puntuales de reclamos en medio de la campaña". Pero desde Alberto Fernández para abajo, todo el gobierno está convencido de que el malestar social o los niveles de pobreza están contenidos con la ayuda social y los planes que depara el Ministerio que lidera Daniel Arroyo y otras dependencias del Estado.

"Es normal que en momentos de campaña electoral aparezcan reclamos puntuales y aquellos que se aprovechan de la circunstancia aunque no hay que tener temor por eso", reveló a El Cronista un encumbrado ministro que ayer siguió de cerca con el Presidente lo que ocurría en la estación de Constitución o en la avenida 9 de Julio frente al Ministerio de Desarrollo Social.

En la Casa Rosada están convencidos de que hay una fuerte malla de contención social con planes asistenciales que evitará cualquier tipo de descontrol social en la Argentina.

Anoche hubo corridas de la policía de la ciudad de Buenos Aires frente al Ministerio de Desarrollo Social de parte de grupos piqueteros que buscaban instalarse ante el ministerio que lidera Arroyo por el reclamo de más planes sociales. Allí estaban referentes del Frente de organizaciones en Lucha (FOL), el Polo Obrero y de la Juventud Combativa que exigen mayores ingresos y más planes sociales.

En paralelo a estas manifestaciones hubo grupos de movimientos sociales que también se apostaron en la avenida Callao y en el Obelisco. También en el Puente la Noria hubo manifestaciones que generaron caos en el tránsito por la tarde.

Y desde la mañana hubo piquetes en las vías del ferrocarril Roca liderados por grupos de izquierda y trabajadores tercerizados que generaron un caos en Constitución que por la tarde incluyó rotura de rejas, corridas y mucho malestar de los trabajadores que regresaban a sus casas y no encontraban cómo hacerlos.

La reacción del gobierno ante estos reclamos fue dispar y variada. En el Ministerio de Seguridad que lidera Sabina Frederic dijeron a El Cronista que los cortes de las vías del tren sólo podían ser levantadas una vez que hubiera una orden judicial, que llegó tarde cuando ya había desmanes en Constitución y la gente que quería regresar a sus trabajos había perdido la paciencia.

En el Ministerio de Trabajo que conduce Claudio Moroni explicaron que el reclamo de los tercerizados ferroviarios respondía a un "un tema de empresas privadas" y que los pedidos de reinserción laboral en tal caso debían canalizarse en Trenes Argentinos. Moroni se limitó a poner a disposición el lugar físico de las oficinas de la avenida Alem para que las partes lleguen a un acuerdo, que llegó tarde y cuando el malestar social por la interrupción de servicios desembocó en escenas de violencia.

Con toda esta fotografía de un día de furia en la Casa Rosada no se inmutaron. Limitaron el tema a "hechos puntuales", adujeron que se trata de "actitudes normales" que se repetirán en la campaña ya que "muchos vivos" buscan hacer reclamos en estos momentos electorales y sobre todas las cosas se mostraron confiados en que habrá contención social.

Para el gobierno no hay temor a que se desborde el clima social y creen que la asistencia que llega por medio de planes, la AUH o la Tarjeta Alimentar será suficiente para frenar cualquier tipo de malestar social. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios