Pasó el invierno

Con dólares de soja y menos pagos de energía, se abre el grifo importador: para qué sectores

Luego del pico de demanda de divisas que registró julio para la compra de energía, se estima que se generará un cupo de US$ 1.500 millones. Automotrices, farmacéuticas y el agro en disputa por más dólares. La UIA se reunió con el Secretario de Comercio y esperan que no se extienda una medida clave que puso freno a las importaciones

De cara a una mayor disponibilidad de dólares que viene a paliar la sequía de los cuatro peores meses del año, entre abril y agosto, por la demanda de energía que exigió al máximo las reservas del Banco Central, algunos sectores ya alzan la mano para recibir parte del cupo que quedará liberado.

La falta de divisas obligó al Gobierno a establecer prioridades, una situación que puso en riesgo a los sectores que demandan insumos importados para producir tanto para el mercado local como para exportar. Y, al mismo tiempo, a reforzar los controles para evitar fugas tanto en sobre facturación de importaciones como sub facturación de exportaciones.

Cómo es el plan de Massa para captar los dólares de la construcción, automotrices y electrónicas

Efecto dólar soja: en solo dos días se exportó más que en todo agosto

Aunque son muchas las actividades en pugna por el superávit que se puede generar en la balanza comercial a partir de los datos que arrojará agosto, algunas corren mayor riesgo, por eso, para comenzar a "abrir la canilla", este miércoles el Secretario de Comercio, Matías Tombolini, inició el diálogo con un sector clave.

Durante un almuerzo con integrantes de la Unión Industrial Argentina (UIA), repasaron la realidad de las distintas ramas de la producción y establecieron una hoja de ruta para brindar previsibilidad a las empresas en materia de insumos e importaciones.

"El sector pidió enérgicamente que la Argentina destine los dólares que produce por la vía de sus exportaciones a la producción y no a la ventaja de unos pocos vivos, que va en detrimento muchas veces de las compañías que generan trabajo en nuestro país", dijo Tombolini.

Los industriales salieron conformes de la reunión "de articulación" donde, según destacaron, pudieron plantear "distintos problemas en distintas ventanillas" que tienen que ver tanto con el sistema de importaciones como con el Banco Central.

La rama industrial es el principal protagonista en la disputa con la cadena automotriz -autopartistas a la cabeza y un pedido muy concreto para el ingreso de neumáticos que está generando pérdidas, demoras y parates en distintas terminales. Luego, otra señal de alerta la encendió el sector farmacéutico con advertencias sobre faltante de insumos para producir medicamentos en el país; una situación que ya se está reflejando en farmacias de todo el país.

insumos para la cosecha

Por otro lado, el campo también se alista para asegurarse los dólares para fertilizantes e insumos de cara a la nueva siembra, y además preocupa la falta de repuestos y partes para camionetas y cosechadoras.

"A ciencia cierta no conocemos posibles flexibilizaciones aunque sí podría preverse que, en la medida que se relaje la restricción externa, que la escasez de divisas sea menor, halla una paulatina liberación de restricciones", contó Ayelén Bargados economista Jefa de Fundación Observatorio Pyme (Fop) y señaló que alguna señal positiva se dio en materia de insumos -materias primas y bienes intermedios- en sectores específicos que son importadores-dependientes.

En ese punto, lo que se mira con mayor atención son los productores de maquinaria, equipo eléctrico, autopartes y luego los productores químicos y plásticos. "Sería muy auspicioso para la continuidad de la actividad productiva ya que el 65 % de las pymes no encuentra alternativos (insumos) en el mercado local", agregó. Desde Fop, se anticipó una caída del 13 % de la producción, si se mantienen las condiciones que fijó el Gobierno a través de la Comunicación A 7532 del Banco Central, que restringió las licencias automáticas para importar.

energía: Pasó el invierno

Sin el ingreso de barcos de Europa, en septiembre se continúa con la importación de gas de Bolivia, por aproximadamente 14 millones de m3 por día -a un valor de entre 12/13 dólares el millón de BTU- lo que representa unos u$s 195 millones, aunque depende del precio que también puede variar. Lo importante es que el grueso de la demanda que sólo en julio representó cerca de u$s 2.000 millones, se reducirá.

La merma se vio en agosto, ya que se esperaba importar 11 buques de gas pero, gracias al clima templado, sólo se compraron 5, lo que equivale a 100 millones de m3 aproximadamente.

Así, con estos números, los especialistas señalan que la energía liberará un cupo que puede llegar a u$s 1.500 millones para el mes de septiembre aunque aclaran "no es lineal", depende fundamentalmente de los precios en el mercado internacional ya que la Argentina deberá continuar importando una parte de energía e insumos para el sector petro-químico. Además, deberá hacer frente a compromisos de deuda en las próximas semanas.

Lo mismo aseguran fuentes de la Secretaría de Energía al validar que "progresivamente" la demanda bajará. En línea, desde el área de Producción que lidera José de Mendiguren, asumen la preocupación y afirman que la flexibilización "ya está en marcha" con sectores específicos como automotriz, autopartes y línea blanca a partir de acuerdos con las cámaras empresarias.

A partir de la mayor disponibilidad se avanzará en "planes de necesidades sectoriales", confiaron a El Cronista, en una mesa que tiene tres patas, la Secretaría de Comercio, el BCRA y la secretaría de Producción que conoce la situación y las necesidades de cada actividad.

En ese sentido, el mayor ingreso de divisas del sector sojero junto a los anuncios de Sergio Massa desde Estados Unidos con fondos que ingresarán antes del 30 de septiembre y posibles inversiones para el sector energético, otro que demanda divisas, dan pie a trabajar en una nueva "sintonía fina", a partir de la ampliación del cupo de divisas para sostener el nivel de actividad y empleo.

la importación por sector

Sólo en julio, el rubro combustibles y lubricantes creció 156,6% interanual, empujado por el alza de precios en el contexto de crisis energética global, y se llevó casi u$s 2.000 millones; cerca del 25 % de las importaciones que totalizaron u$s 8.210 millones y, contra exportaciones por u$s 7.773, dieron como resultado, un déficit de u$s 437 millones,  por segunda vez consecutiva.

Pese a la limitación que estableció la Comunicación A 7532 del Banco Central, en el último informe de balanza comercial del Indec, todos los rubros mostraron crecimiento interanual de importaciones pero mucho más moderado que el saltó que dio la energía.

En el caso de las compras vinculadas a la actividad productiva, vehículos automotores de pasajeros aumentó 54% con una demanda de u$s 191 millones; piezas y accesorios para bienes de capital 32,8% con u$s 1.378 millones; bienes de capital 29,9% con u$s 1,107 millones y bienes intermedios 25,8%, u$s 3.141 millones. En tanto, los bienes de consumo y resto -que agrupa a los envíos a través de servicios postales-, crecieron 23,3% y 5,6%, representando menos de u$s 800 millones.

De lo anterior se desprende que el entramado productivo demandó casi u$s 6.000 millones, cerca del 80 % de las importaciones que son las que están mostrando tensiones por la dependencia de insumos, piezas, partes o distintos bienes de capital para producir.

Aunque técnicamente el saldo acumulado -con u$s 52.151 en exportaciones y u$s 49.611 en importaciones- todavía resulta positivo en u$s 2.540 millones, en los primeros 7 meses del año, en la práctica, la falta de dólares que limita la capacidad productiva y pone en riesgo el empleo, mantiene en alerta tanto al Gobierno como al sector privado.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios