Uno por uno, cuáles son los beneficios de la ley de Economía del Conocimiento

Establece alivios fiscales, sobre todo para pequeñas y medianas empresas exportadoras de tecnología y junto al decreto que la reglamentó se bajaron de 5 a 0% las retenciones a las exportaciones. Hasta ahora Argentina era el único país del mundo que las cobraba. 

El Gobierno nacional reglamentó este lunes la Ley de economía del conocimiento  27.570 que había sido sancionada en octubre en el Congreso. El nuevo marco normativo que regirá por los próximos diez años es “una reforma laboral e impositiva , según definió José Luis Ramón, diputado Nacional y autor de uno de los proyectos.  Como complemento, el Poder Ejecutivo decretó la eliminación de los derechos de exportación, es decir, una baja de retenciones del 5 al 0% para las empresas comprendidas en la ley.

La irrupción de la pandemia dejó en claro que las sociedades van a demandar cada vez más bienes y servicios digitales: comercio electrónico, monedas virtuales, distribución logística programada, la educación tuvo que incorporar herramientas didácticas digitales y la salud, tecnología para la atención a distancia.

 “En la cuarentena, por el cambio de hábitos, hubo un salto de volumen de la demanda de estos servicios, pero la falta de una ley perjudicaba al sector. Argentina era el único país del mundo que gravaba las exportaciones de la industria, una carga que nos quitaba competitividad , explicó a El Cronista Luis Galeazzi, director Ejecutivo de Argencon.

Las empresas de servicios basados en el conocimiento son el sector más pujante en el desarrollo de la producción de valor. La gran mayoría de las compañías de alta facturación en el mundo pertenecen a algún rubro de la economía del conocimiento. En Argentina el sector es el tercer complejo exportador con un stock de u$s6.000 millones al año. Además, genera 250 mil puestos de trabajo, con salarios promedio muy por encima del resto de la economía.

La lógica de la economía tradicional era administrar la escasez de bienes y servicios, "es completamente distinta a la de la economía del conocimiento", indicó Facundo Bromberg, doctor en inteligencia artificial e investigador del CONICET. Detallo que la primera se basa en el intercambio de bienes y servicios donde: hay un proceso creativo de desarrollo del producto, uno de producción y luego la distribución. En cambio, en el mundo digital emergen productos que solamente requieren la primera etapa, la parte de la ideación, “lo virtual alcanza para todos, se puede distribuir sin ningún costo extra .

De esta manera, agregó que aparece una oportunidad de generación de riqueza muy diferente: producir una aplicación versus idear un nuevo automóvil o un avión, "la economía del conocimiento tiene que resolver cómo adaptar las reglas económicas en un mercado donde la producción y la distribución es casi gratis y poner foco en el potencial enorme que tiene el desarrollo de nuevos productos", concluyó. 

Esta ley es una continuación de la Ley de Software sancionada por primera vez en 2004 y es producto de la secuencia de modificaciones impulsadas por el Frente de Todos a la ley original que había sido aprobada en 2019 durante la presidencia de Mauricio Macri, que terminó con la última reforma en octubre.

Si bien la norma da ventajas diferenciales para las pymes y startups del sector, respecto de las grandes empresas como Mercado Libre o Accenture, termina beneficiando a todas.

De acuerdo a lo publicado en el Boletín Oficial  a través del Decreto 1034/2020 las firmas que se inscriban en el registro de empresas de la economía del conocimiento tendrán, en primer lugar, como principal beneficio, un bono intransferible de crédito fiscal que se otorga por las contribuciones patronales, con una baja de hasta el 70%.

En segundo lugar y, la principal novedad con respecto a la ley de 2019, es que en esta habrá una reducción de manera escalonada del Impuesto a las Ganancias dependiendo del tamaño de la empresa: “la mayor parte de la torta se la llevaban tres o cuatro jugadores. Eso no permitía la competencia , justificó el diputado.

Por otro lado, las provincias que se adhieran a la Ley Nacional quedarán liberadas del pago de Ingresos Brutos. Un cuarto beneficio se relaciona con la promoción de ventajas especiales para distintos colectivos sociales. Las empresas pueden durante 24 meses tener un Bono de Crédito fiscal del 80% sobre los aportes patronales si contratan personal femenino, personas con discapacidad, residentes en zonas de menor desarrollo, travestis y transexuales. El Bono para el resto del personal es del 70% con el que se puede cancelar IVA o, las exportadoras impuesto a las Ganancias.

Las principales actividades beneficiadas son: la industria del software que representa el 30% de la economía del conocimiento y los servicios profesionales que se exportan que representan el más 50% con empresas de auditoría, de impuestos, de gestión empresarial. “Argentina exporta al mundo porque tiene muy buenos profesionales, la economía del conocimiento puede ser una locomotora que impulse el desarrollo de toda la industria nacional, por eso Argentina tiene que atraer a las empresas tecnológicas para que el valor quede dentro del país , detalló Galeazzi.

“Lo que distingue a las leyes anteriores de la actual es la diferenciación con respecto a la exigencia en los requisitos y los beneficios otorgados. Las organizaciones más chicas deben cumplir con un índice menor para demostrar que exportan o realizan inversiones y los beneficios impositivos son mayores que las empresas Pymes , concluyó Lidia De Maio, Socia Gerente de Comervia y asesora en temas de economía del conocimiento y agregó que el talento argentino es enorme y con regímenes de este tipo que lo impulsan tiene una gran perspectiva a futuro.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios