LA CITA LLEGA EN TIEMPOS DE ALTA VOLATILIDAD EN EL HEMISFERIO

Para afianzar su rol regional, Macri verá a Trump en la Cumbre de las Américas

El presidente viajará al final de semana a Lima para el congreso continental, donde tendrá una reunión con el estadounidense. Cargará contra la crisis en Venezuela

Luego de idas y vueltas, el presidente Mauricio Macri resolvió asistir finalmente a la octava edición de la Cumbre de las Américas, que comienza este martes en Lima, Perú, con las discusiones preliminares y a la espera de elevar informes a los jefes de Estado, que arribarán al país andino el próximo viernes por la tarde.

Macri llegará en el cierre de la semana al aeropuerto Jorge Chávez, ubicado en El Callao, justo a tiempo para asistir a la inauguración formal de la cumbre de líderes en el Gran Teatro Nacional de la capital peruana.

El sábado será el día fuerte, con la foto oficial de los mandatarios y la sesión plenaria, donde los presidentes oirán reportes de diversos actores civiles y tendrán oportunidad de dirigirse a la asamblea y mantener, luego, un diálogo privado.

En este contexto, como en los días previos, se espera que el presidente Macri refuerce su condena a la situación que atraviesa Venezuela. Para el Gobierno, es "ineludible y deseable" que en la cumbre continental se aborde la situación de la nación bolivariana al más alto nivel, por entender que allí se vive una "crisis institucional y humanitaria" que "desborda sus fronteras" y constituye "una amenaza para la estabilidad y seguridad regional". Una posición que es compartida con los Estados Unidos de Donald Trump.

Precisamente con el mandatario norteamericano, Macri espera tener una discusión a solas para discutir la agenda regional, pero también en busca de un gesto que lo catapulte definitivamente como el referente del cono sur por excelencia.

Allende a las aspiraciones de Macri, y al punto de vista estratégico, ambos líderes -viejos conocidos del sector privado- tienen temas comerciales por saldar arriba de la mesa.

La semana pasada, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos (Ustic, por sus siglas en inglés) concluyó que la industria norteamericana de biodiésel se vio perjudicada por supuesto dumping en las importaciones de este biocombustible provenientes de la Argentina, pese a las múltiples reuniones y presentaciones del sector público y privado nacional. El Gobierno se halla en la disyuntiva de apelar a la OMC y esmerilar una relación compleja con Trump, o bien apostar por la vía bilateral, que de momento mostró resultados para frenar los aranceles sobre los envíos de acero y aluminio al mercado del norte, y para sellar el reingreso al sistema que reduce aranceles para exportar bienes agrícolas (SGP).

Todavía con dudas sobre la presencia o ausencia de Nicolás Maduro, la diplomacia nacional insistirá a lo largo de la semana a los países de la región en lograr un pronunciamiento que contemple al menos tres puntos principales: una condena a la convocatoria a elecciones para el 20 de mayo, una exhortación a la jerarquía chavista para abrir un "corredor humanitario", y un plan para contener la masiva emigración de sus ciudadanos.

La octava Cumbre de las Américas lleva por tema "La gobernabilidad democrática frente a la Corrupción". Se espera inevitablemente que en los debates, además de citar la situación venezolana, se haga referencia a la renuncia del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, acusado de manejos incompatibles con la función pública, o del cimbronazo que provocó la detención del ex presidente brasileño Luis Inácio "Lula" Da Silva, que aspira a volver al cargo en las elecciones de octubre.

También se especula con el comportamiento que pueda tener México, confiado en renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o Nafta), mientras Washington se presenta hostil, y Cuba, representado por Raúl Castro, en su segunda participación, tras la cita de Panamá, llevada a cabo en 2015.

Tags relacionados