Fidelity quiere el 50% del capital y traba el acuerdo por la deuda de Buenos Aires

El fondo tiene el 16,4% del BP21. Otros inversores menores son BlackRock y el JP Morgan Chase.

El fondo de inversión Fidelity Investments o Fidelity Management and Research (FMR LLC) es el escollo principal que debe saltear el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, para lograr una extensión del plazo para el pago del bono BP21 hasta el 1° de mayo.

Según fuentes del mercado, el fondo rechazó una vez más la propuesta de la provincia, esta vez de pagar ahora el 30% (u$s 75 millones) del capital del bono (u$s 250 millones) y dejar los otros u$s 175 millones para mayo, y pidió elevar el desembolso a un 50% de inmediato.

El deadline vence hoy a las 12, hora de la Argentina. De no lograrse un acuerdo, la principal provincia del país necesitará del auxilio financiero del Tesoro Nacional a modo de salvataje o entrará en cesación de pagos mañana.

Fidelity maneja en su portafolio las tenencias del 16,4% del BP21, con la suma del 13,25% de FMR LLC y del 3,15% de Fidelity Internacional (FIL Limited), una subsidiaria con sede en Bermudas. Sin contar las acreencias del sector público, que no cuentan para el 75% de adhesión obligatoria para postergar el pago de capital, las tenencias de Fidelity ascienden al 26% en el BP21. Es decir, que sin el acuerdo de este fondo será imposible un acuerdo.

Otros fondos que tienen en poder el BP21 son BlackRock y NN Group NV y bancos como el Royal Bank of Canada y el JP Morgan Chase.

De acuerdo a datos de Bloomberg, otros fondos que tienen en poder el BP21 son BlackRock y NN Group NV y bancos como el Royal Bank of Canada y el JP Morgan Chase.

El analista financiero Christian Buteler opinó: "Uno de los grandes problemas es que los tenedores de este bono están muy atomizados y es más difícil que llegar a un acuerdo con 2 o 3 grandes". "Incluso con Fidelity adentro no se llega al 75% por lo malo de la oferta inicial y los plazos cortos de la oferta para mejorarlo", pronosticó.

Hasta mediados de la semana pasada, el Gobierno nacional había contabilizado que un 26% de los acreedores estaban dispuestos a aceptar la postergación total del pago de capital hasta mayo. Ayer, en una nueva extensión, Buenos Aires no informó a qué porcentaje ascendían los que estaban a favor del acuerdo.

Para Buteler, los escenarios que restan son dos: el desembolso o la cesación de pagos. "Si la provincia paga es bueno porque no hay un default, aunque a la vez Kicillof perderá poder de negociación con los otros vencimientos, ya que amenazó y termina desembolsando el dinero completo por no llegar a un acuerdo. En cambio, si cae en default, tendrá como culpable a Fidelity, bajarán los precios de los bonos provinciales en el mercado y entrarán los fondos buitres, que nunca quieren arreglar. Es la peor opción de todas".

Tags relacionados