MORANDINI Y PINO SOLANAS SE OPUSIERON AL PROYECTO

Con sólo dos votos en contra, el Senado sancionó la ley de estatización de los trenes

La oposición cuestionó la gestión 2003-2012, recordó la tragedia de Once y le apuntó a Schiavi. El oficialismo culpó al gobierno de Menem. Randazzo celebró en el recinto

Con respaldo de gran parte de la oposición y tras un breve debate, el kirchnerismo sancionó ayer en el Senado la ley de estatización del sistema ferroviario por 53 votos a favor y los rechazos de Fernando Pino Solanas y Norma Morandini. A pesar del amplio consenso en la votación, varios senadores opositores cuestionaron la gestión oficial de los trenes entre 2003 y 2012, cuando ocurrió la tragedia de la estación Once, que causó 51 muertes.

Junto al Frente para la Victoria, apoyaron la iniciativa los bloques de la UCR, el Peronismo Federal, el PRO y la Coalición Cívica; mientras que los únicos en contra fueron los de Solanas y Morandini. Sólo durante la votación en particular el proyecto sumó algunos rechazos extra y el tablero marcó 47 a favor y 10 en contra. Pero la ley ya estaba sancionada y el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, que había presenciado la votación, dejó el recinto sonriente.

"Este proyecto reafirma la idea de que el Estado reasume facultades", sorprendió el jefe de la bancada radical, Gerardo Morales, habitualmente confrontativo y muy crítico del oficialismo. El jujeño, de todas formas, advirtió que el envío del proyecto "tuvo que ver con el accidente de Once, que marcó un antes y un después, porque a partir de allí ha habido una reacción del gobierno nacional" y cuestionó directamente al ex secretario de transporte Juan Pablo Schiavi, a quien definió como "uno de los grandes responsables de haber profundizado el modelo de la década del 90".

El chubutense Mario Cimadevilla completó esa idea. "Este proyecto está muy lejos de ser lo que el relato del Gobierno dice", aseguró el radical, pero agregó: "Lo vamos a acompañar conscientes de que no va a significar una gran transformación, pero quizás mejore un poco la situación en la que hoy estamos".

En contra de la iniciativa habló Solanas, quien sostuvo que "el proyecto no elimina el esquema corrupto de concesiones privadas en los ferrocarriles metropolitanos que está vigente desde la década del 90" y que "nunca hubo un Estado más estúpido, más estafado, que éste". Para el líder de Proyecto Sur, histórico defensor del sistema ferroviario que durante años reclamó que los trenes queden bajo control del Estado, la decisión del Gobierno despierta "más sospechas que certezas" porque "no se pueden reconstruir los ferrocarriles con los mismos funcionarios que los desguazaron, que fueron cómplices de la corrupción". "¡Los ferrocarriles estuvieron en manos de un delincuente como (Ricardo) Jaime, por favor!", se quejó.

El cierre del debate por el oficialismo estuvo en manos de Juan Manuel Abal Medina, quien apuntó directamente contra la década del 90 y defendió la gestión de los trenes durante el kirchnerismo. "Parece que en los 90 andaba todo fenómeno. ¡Las empresas de la argentina venían quebradas!", apuntó y enfatizó: "Nos dicen ¿por qué no lo hicieron antes?. Bueno, uno va construyendo a lo largo de la historia en la medida de las capacidades. Nuestro gobierno se hace cargo".

Tags relacionados