CORONAVIRUS

Los expertos le aconsejaron al Gobierno un "cierre total" por "poco tiempo"

Con preocupación en el AMBA, en la Ciudad se registraron el doble de positivos que en el peor momento de 2020. Temprano hubo reunión de ministros de Salud de Nación, Ciudad y provincia. Y en la Casa Rosada se extendió hasta la noche una cumbre con el comité de especialistas que pidió más restricciones.

Las próximas 72 horas serán claves. Esa es la ventana de tiempo que en el Gobierno abren para evaluar, por un lado, si las restricciones del DNU del viernes pasado logran atenuar la escalada de casos; y por el otro, si no hay que apurar nuevas limitaciones. Hubo varias reuniones en la jornada de hoy, una incluso sigue a esta hora, pero por ahora se acordó esperar. Si bien, la alerta de expertos quedó latente. 

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabezó una cumbre que comenzó por la tarde y se extendió hasta entrada la noche con el comité de expertos junto a la ministra de Salud, Carla Vizzotti. y gran parte del elenco ministerial. "Los resultados (de las restricciones) recién se verán en 10 días", opinaron los especialistas, según fuentes oficiales. Con un apoyo a las vacunas, más allá de alguna confusión opositora, que dan un "horizonte alentador", el comité expresó su preocupación por "el comportamiento social", al pedir mayores controles en las reuniones sociales y la restricción de "actividades recreativas grupales en espacios cerrados". Pero todas las eventuales nuevas medidas añadieron, con la experiencia de 2020, deben tener ser "por poco tiempo", con un principio y un final. En esa línea, hasta sugirieron un "cierre total" de, por ejemplo, dos semanas. 

No es una idea que hoy, al menos, esté evaluando el Gobierno, aclararon en la Rosada. 

En la cumbre también se plantearon otras medidas más restrictivas de circulación en la zona metropolitana. Con un decreto que vence recién el 30 de abril, en una carrera entre la diseminación del coronavirus y la campaña de vacunación sin últimos anuncios de arribos de más dosis, el número general hoy bajó de los 20.000 contagios de promedio que se venían registrando. Pero los 3358 positivos en la Ciudad de Buenos Aires encendieron todas las alertas. Sumados a los 9535 de provincia, en la Casa Rosada temen que se replique el modelo de 2020, con un AMBA actuando como prólogo de lo que después se reflejará en el resto del país. La circulación de las nuevas cepas más contagiosas (la inglesa y la de Manaos) ya empieza a inquietar.

"No es que no vamos a tener camas, ya no estamos teniendo", alertó  el ministro de Salud provincial, Daniel Gollán, en Rock and Pop. Con la industria como principal objetivo oficial de resistencia a un confinamiento, comenzó a tambalear el otro: las clases presenciales, con el aviso bonaerense de volver a la virtualidad en algún distrito cuya situación epidemiológica empeore. Pero entre una cuarentena, con una experiencia que marca el hartazgo social, algo admitido en la Rosada, y el escenario actual hay una basta zona gris, como limitar el horario de comercios no esenciales, antes de un cierre total, como se resignan en varios despachos. En esa línea, el funcionario de Axel Kicillof opinó que "un período de mayores restricciones y ralentización de los contagios permitiría poder completar la vacunación de los grupos de riesgo y bajar drásticamente la letalidad,

Vía Zoom, Gollán habló ayer con sus pares de Nación, Carla Vizzotti y Ciudad, Fernán Quirós, para articular una estrategia entre los sistemas de salud públicos y privados para evitar un colapso. Una idea que se barajó es que, al igual que el año pasado, es que sólo se atiendan urgencias.

Las camas de terapia ocupadas en el AMBA bordean el 68% de su capacidad. Hace dos semanas, antes de que los casos comenzaran a duplicarse, era el 56,5%. "Muchos centros de salud estén por arriba del 90% de ocupación", reveló el ministro bonaerense. La Red Argentina de Investigadores e Investigadoras en Salud, a través de un comunicado público titulado "El sistema de Salud está en alerta", afirmaron ayer que "la saturación es ahora".

Desde la Ciudad, más reacios a las restricciones, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, admitió el pedido de más tiempo para evaluar más limitaciones a la circulación, hoy con el toque de queda nocturno de 0 a 6. "El cumplimiento viene bien. La decisión que tomaste el viernes (por el DNU), si todos cumplimos, no la podés cambiar el lunes", sostuvo el funcionario, antes de augurar que recién el "fin de esta semana" debería notarse el efecto de las medidas. 

Tags relacionados

Comentarios

  • CA

    Claudia Analía

    Hace 24 días

    Está bien, cierren todo, pero que ni los políticos ni los "asesores" cobren nada mientras tanto...

    Ver más

    4
    0
    Responder