Análisis

Talento Digital: crítico para el desempeño organizacional

Transformar digitalmente una organización implica replantear no solo la manera de emplear tecnología y procesos, sino además la forma en que se define y crea el talento necesario para llevar adelante el negocio en el nuevo entorno de digitalización. Por lo que deberíamos preguntarnos qué es el talento digital y cómo gestionarlo, desde el punto de vista de las áreas de recursos humanos y también como iniciativa personal para asegurar la propia empleabilidad.

Pero para poder realizar esto el primer paso es desarrollar una actitud mental diferente denominada mindset digital, que es la que garantiza una transformación sostenible y la capacidad de evolución constante. Implica fundamentalmente cambiar la manera de pensar y hacer poniendo en el centro a las personas y la entrega de valor al cliente, favoreciendo para esto el trabajo colaborativo y la creación de entornos creativos.

Esta nueva actitud mental coincide con lo que la psicóloga Carol Dweck, profesora de la Universidad de Stanford, llama mentalidad de crecimiento en contraposición a una mentalidad fija: growth mindset vs. fixed mindset. La mentalidad de crecimiento, de manera contraria a la fija, se caracteriza por su vocación por conocer, descubrir, experimentar, no temiendo al fracaso o el error.

De allí que lo que define el talento digital, además de las habilidades en el uso de tecnologías, son algunas competencias claves como learning agility o agilidad de aprendizaje, colaboración e innovación. Es el desarrollo de estas competencias lo que permite cerrar la brecha de talento digital que impide muchas veces avanzar en la transformación.

Mientras que learning agility implica la capacidad para aprender de la experiencia en diferentes contextos, aún en situaciones difíciles, y aplicar luego ese aprendizaje en otros escenarios, la colaboración e innovación suponen las habilidades de trabajar con otros con un propósito compartido, diseñar e implementar nuevas ideas.

Para recursos humanos gestionar el talento digital supone llevar a la práctica iniciativas alineadas al mindset digital. En la incorporación de personas, implica adquirir talento por competencia digital y no necesariamente por conocimiento de la industria. Para el desarrollo se debe favorecer el aprendizaje experiencial, a través de la participación en proyectos diversos y desde distintos roles, acompañado de feedback constante. También resulta importante sumar al talento digital en roles de facilitadores para que puedan transmitir sus habilidades al resto.

Más aún, los programas de transformación digital llevan a la necesidad de implementar procesos de upskilling, desarrollo y perfeccionamiento de competencias para mejorar el desempeño, y de reskilling, cuando es necesario acompañar a las personas en la adquisición de nuevas competencias para lograr se adapten con versatilidad en el cambio de roles.

El concepto de carrera también debe cambiar desde las organizaciones y las personas, al pasar de estructuras verticales a formas más horizontales compuestas por equipos de trabajo. El paradigma en la gestión del talento debería dejar de ser "subir por una escalera" y pensar en el "diseño de un rompecabezas", donde cada talento va sumando diferentes piezas que son las habilidades requeridas.

Con relación a la creación de una cultura y clima de compromiso, se advierte la tendencia a incorporar pulsos continuos para monitorear la experiencia de las personas. Y en cuanto a la compensación total de los talentos, es necesario crear sistemas para compensar y premiar la adquisición de habilidades digitales.

El desafío para las áreas de capital humano consiste entonces en revisar y rediseñar sus prácticas desde una perspectiva human centric, es decir con foco en la centralidad de las personas, haciendo que sus procesos sean más ágiles, colaborativos e innovadores, en consonancia con las competencias asociadas al talento digital. En este sentido, sumar a las personas en el diseño de una experiencia del empleado con las características de una organización digital es lo que garantiza un verdadero compromiso.

Compartí tus comentarios