Opinión

Otra brillante jugada peronista: ¿libertarios administrando socialismo hasta 2027?

En la realidad actual es imposible poder shockear al modelo argentino y, por lo tanto, la ironía de la coyuntura macroeconómica obligará a los libertarios a ser gradualistas.

Prioridad 1 para Mauricio: fiscalizar. Los libertarios nunca tuvieron aparato, eso lo sabíamos antes y lo sabemos ahora, por lo tanto, siempre fueron un rejunte de voluntades caracterizada por una altísima improvisación y una sorprendente tendencia a lo caótico. 

Una cosa es administrar un video de Youtube y otra muy distinta a una nación compuesta por cuarenta y siete millones de pobres. Lo cierto es que ahora la selección depende de este rejunte de improvisados y de la preponderancia que Macri pueda tener en articular la logística del cuidado de votos y del programa económico. 

Mauricio acaba de perder una estructura operativa muy relevante para controlar los votos y ella se refiere a que el aparato radical mayoritariamente deja de estar a su disposición. Muy difícil.

Prioridad 2 para Mauricio: desmitificar a la derecha. Mucho argentino quedó aterrado por la lamentable imagen que los libertarios dieron en el acto de cierre de campaña por una sencilla razón: el liberalismo no implica agresión, locura, soberbia y, sin embargo, esa fue la sensación que transmitieron a una nación que es esencialmente socialista y lamentablemente está muy acostumbrada al cuidado paternalista del Estado

Las transformaciones importantes en una nación ocurren lentamente, era una utopía ingenua pensar que los argentinos iban a mutar automáticamente de un socialismo que lleva cien años a una especie de delirio libertario

Y, obviamente, el peronismo, que es muy astuto, utilizó esta imagen para asustar a millones de argentinos con que la derecha los venía a quebrar y esto generó, entre otras cosas, el formidable resultado electoral que tuvo el peronismo en la elección de octubre: "La derecha agresiva te quiebra". Muy difícil.

Mauricio acaba de perder una estructura muy relevante para controlar los votos: el aparato radical.

Prioridad 3 para Mauricio: el socialismo como responsable. Sería inteligente que se deje de celebrar a una hiperinflación como victoria libertaria, los libertarios se olvidaron de que en este país hay millones de pobres que serían literalmente apelmazados con una hiperinflación, una cosa es aceptar el escenario, pero otra cosa muy distinta es celebrarlo como lo hicieron repetidamente en campaña electoral. 

Los libertarios tiempo atrás fueron muy exitosos en responsabilizar al socialismo de la crisis que venimos percibiendo en estas últimas décadas y sería útil que la campaña que resta se centre en ese concepto si es que vinieron a ganarla: la derecha no tuvo la culpa, el responsable fue el socialismo que gobernó en estos últimos largos años. 

De esta forma, la incipiente alianza macrista liberal tiene solamente veinte días para borrar de los argentinos la memoria de un movimiento libertario soberbio, torpe, y burdo y volver a focalizar en la mente del electorado que hay un solo responsable en esta crisis: el socialismo. Muy difícil.

Prioridad 4 para Mauricio: armar un plan económico. Los libertarios celebraban una potencial "auto-dolarización" espontánea que podrían haber provocado los argentinos si las elecciones de octubre le hubieran sido ampliamente favorables, cosa que no ocurrió. 

De esta forma, el vómito licuatorio que tanto celebraban anticipadamente los libertarios ante la aterrada mirada de los millones de pobres de este país no ocurrió y, como suele ser el caso, un gobierno no peronista debería, en caso de ganar, hacerse cargo de todos los costos políticos y sociales que implique desactivar el tremendo quilombo en el que estamos inmersos. 

En la realidad actual es imposible poder shockear al modelo argentino y, por lo tanto, la ironía de la coyuntura macroeconómica obligará a los libertarios a ser gradualistas, un concepto que ellos mismos vienen agrediendo desde que empezaron a pulular por la TV. 

Otra restricción que no van a poder desarmar inmediatamente será el cepo, el cepo es otra gran ironía que tendrán que fumarse los libertarios si es que llegan a ganar estas elecciones y se hacen cargo de la deteriorada macroeconomía argentina. 

Las restricciones actuales de la economía argentina y el estado inicial con el que arrancaría un nuevo gobierno libertario son tan complejas que obligará a administrar decisiones socialistas a lo largo de muchísimo tiempo. Aún en el mejor de los casos, es altamente probable que tengamos el movimiento libertario más socialista de la historia económica argentina. Muy difícil.

Narnia y la liberación del cepo

El próximo gobierno libertario, si es que llegase a ganar las presidenciales, asumirá el país con un stock de dólares "en cero" y con un stock de deudas en dólares que fácilmente supera los 100.000 millones de dólares. 

Durante toda la campaña presidencial se subestimó totalmente esta restricción porque hablarle a Doña Rosa por la TV era fácil, pero en pocas semanas pueden enfrentarse a una realidad que va a determinar todos los accionares de política económica de los próximos años: Argentina no tiene dólares. 

En este contexto, me resulta imposible imaginar que se pueda liberar el cepo inmediatamente, por lo que es altamente probable que el gobierno libertario sea mucho más parecido al gobierno peronista que "se iría" y ese resultado se debe a algo muy básico: en economía las restricciones mandan

Hacer política económica no es un tema de imaginación tal como fue transmitido desde los libertarios a un enorme votante jovencito que no vivió ninguna crisis sustancial en la Argentina: si llegan a ganar, la imaginación se va a contrastar con una cruel realidad de un país quebrado en toda dimensión posible. Va llegando el tiempo de olvidarnos de YouTube y concentrarnos en la verdadera realidad. Muy difícil.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.