OPINIÓN

Las siete claves para retener talentos

El mundo post-Covid 19 nos pone frente a innumerables desafíos. La forma de trabajar y relacionarnos con nuestros colaboradores y nuestros jefes es uno de ellos. Fenómenos socioculturales como la gran renuncia (la dimisión de millones de estadounidenses insatisfechos con sus trabajos en julio del 2020, luego extendida en múltiples países), la creciente volatilidad y el desapego hacia las compañías, están obligándonos a replantear nuestra estrategia y nuestro foco.

Debemos empezar a investigar qué es lo que quieren hoy nuestros empleados y empleadas. Una reciente encuesta de Randstad en Argentina indica que 6 de cada 10 personas quieren cambiar de empleo. "La pandemia generó un momento bisagra en el mercado del trabajo a nivel global y acentuó una transformación que ya se venía gestando, ligada íntimamente con los objetivos personales y deseos de realización de las personas", explica el informe.

El talento es un bien difícil de retener. Las marcas empleadoras que quieran potenciar su Propuesta de Valor a los Empleados y Empleadas (PVE) y ganar la batalla por la escasez de talento. Deberán estar atentos a los siete deseos más escuchados en las organizaciones:

1. Compensación

"Salario y beneficios" saltó del cuarto al primer lugar en la encuesta que Gallup realiza anualmente entre trabajadores y trabajadoras de Estados Unidos. Un 64% de sus más de 13 mil encuestados contestó que el sueldo y los "extras" son lo que más ponderarán en su próximo trabajo.

2. Equilibrio

De acuerdo Lo que los trabajadores quieren, una investigación realizada por el grupo Manpower en ocho países, 8 de cada 10 personas encuestadas pretenden un mayor equilibrio entre su vida familiar y laboral. La mitad dice que el horario y la semana tradicional (9 a 18 x 5 días) prescribió. La variable bienestar se ubicó segunda en prioridades, con un crecimiento del 10% con respecto al primer estudio.

‘People at Work 2022 (PAW)', una investigación realizada por la firma global de servicios ADP, evidenció que los niveles de estrés laboral siguen en aumento: el 67% de las personas asegura sufrirlo al menos un día a la semana, cinco puntos más que la encuesta de 2019/20, antes de la pandemia.

3. Potencialidad

Un 58% de los encuestados por Gallup indicó que se trata de una de las variables más importantes a la hora de permanecer en el rol actual o buscar otra posibilidad. Los líderes y recruiters deben lograr un nivel más alto de empatía sobre lo que realmente motiva y estimula a ese talento en torno al trabajo. También, brindar la mayor claridad posible sobre lo que implica la posición, para evitar así frustraciones o malas experiencias hacia la marca empleadora y, por ende, la imagen corporativa.

4. Estabilidad

Un 53% de los encuestados por Gallup aseguró que buscaría seguridad y estabilidad en su próxima oportunidad laboral. "Después de dos años de vivir con incertidumbres diarias sobre nuestra salud, economía y cómo queremos que sean nuestros trabajos en el futuro, es importante que los empleadores se presenten como una fuerza estabilizadora con la que los trabajadores pueden contar en situaciones difíciles y duras", analizó su director de Investigación, Ben Wigert.

5. Diversidad

Las personas reclaman a las empresas programas y acciones concretas y no simplemente habladurías y pronunciamiento ocasional ante efemérides relativas, como por ejemplo el 8M. Los recruiters deben estar informados sobre esa estrategia corporativa

6. Si la presencialidad es capricho, flexibilidad. 

Forzar de forma innecesaria a las personas a que regresen a la oficina podría tener un efecto adverso. Según la encuesta People at Work (PAW) 2022, un 64% consideraría un cambio si su empleador lo lleva a hacerlo. En relación a esto, más de la mitad de las personas se plantea mudarse a otro sitio del país, mientras que un 43% se plantea hacerlo pero al extranjero.

7. Libertad horaria

 Uno de los grandes cambios en las motivaciones que trajo la pandemia es su deseo por decidir cuándo trabajar. PAW 2022 descubrió que 7 de cada 10 personas estarían encantadas, por ejemplo, de concentrar su semana en cuatro días. Lo más llamativo es la evolución que ha tenido en el tiempo: antes a la pandemia, solo un 26% lo planteaba como prioridad. Más de la mitad (53%) aceptaría un recorte salarial si esto implica un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral.

La pandemia planteó un cambio de prioridades y empoderó, en muchos aspectos, a los empleados. Los empleadores no pueden dejar pasar el tren de los talentos. Luego de repasar cómo mutó el trabajador y la trabajadora en cuanto a motivaciones, deseos y exigencias, y dado el contexto de escasez de talento y la batalla por esa empleabilidad, es momento de pensar cómo está tu empresa en ese aspecto.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.