Opinión

El swap con China y la dolarización

La dolarización y la disolución del banco central argentino junto con la retórica anti-China del futuro gobierno plantea una cuestión importante relativa a la continuación de la línea de swap de divisas establecida entre el Banco Central de Argentina (BCRA) y el Banco Popular de China (PBOC) por las razones que abajo explicamos.

El swap ha sido utilizado recientemente para evitar incumplir con los compromisos de pago de Argentina al Fondo Monetario Internacional (FMI). El propio informe de país del personal técnico del FMI publicado recientemente destacó el hecho de que el Bilateral Swap Line (BSL) con China representa una parte significativa de las reservas internacionales del BCRA y desempeña un papel vital al ofrecer apoyo de liquidez a corto plazo para ayudar a Argentina a pagar sus obligaciones de deuda externa y financiar las importaciones.

El Banco Popular de China aceptó recientemente la solicitud del BCRA de otro mandato de tres años y duplicó la parte accesible del canje a casi 10.000 millones de dólares.

Javier Milei viaja a Estados Unidos para contactar al gobierno de Joe Biden

Dos viajes clave, llamados secretos y una reforma en Cancillería: primeras señales de Milei al mundo 

Hasta mayo de 2023, China ha celebrado acuerdos bilaterales de intercambio de divisas con más de 40 países y regiones, por un valor total superior a 4 billones de RMB (582.300 millones de dólares). Entre los diversos acuerdos de intercambio de China con diferentes países, su acuerdo con Argentina se destaca por su supervivencia y utilización. El BCRA fue uno de los primeros en adoptar acuerdos de swap con China y sigue siendo una de las pocas instituciones que ha accedido ampliamente a la línea de swap del Banco Popular de China para enfrentar sus problemas de liquidez.

El primer BSL Argentina-China, valorado en 70 mil millones de RMB (aproximadamente 11 mil millones de dólares), se firmó en 2009 por un período de tres años. Aunque fue el acuerdo financiero más grande entre China y cualquier país latinoamericano en ese momento, el acuerdo original nunca se activó hasta que fue modificado en 2014. El acuerdo complementario de 2015 amplió aún más sus capacidades al permitir al BCRA convertir hasta 20 mil millones de RMB de la línea de swap a dólares estadounidenses. Esta transformación lo elevó de servir principalmente como mecanismo de liquidación comercial en moneda local a prestamista de última instancia para financiar la deuda fiscal.

Desde su activación en 2014, Argentina ha recurrido constantemente a la línea swap del Banco Popular de China y su dependencia ha aumentado constantemente. El BCRA ha mantenido saldos pendientes bajo el acuerdo de swap que oscilaron entre 2.600 millones de dólares y 20.500 millones de dólares entre 2014 y 2021. Durante este período, la relación entre las obligaciones de swap y las obligaciones de reserva extranjera aumentó del 8,2 por ciento al 51,6 por ciento.

Durante el mandato de la administración del entonces presidente Mauricio Macri en 2018, el rescate récord de 57 mil millones de dólares del FMI no logró resolver los problemas económicos de Argentina. Para 2022, el deterioro de la situación económica de Argentina la había llevado al borde del default con el FMI.. A partir de este año, Argentina, por primera vez, recurrió a la línea de swap del Banco Popular de China para pagar al FMI . Para mediados de agosto del 2022 Argentina había retirado 2.700 millones de dólares de la línea de swap del Banco Popular de China (incluido un préstamo puente) dos veces en el lapso de 30 días para evitar el incumplimiento con el FMI. Más allá del financiamiento de la deuda, se asignaron 2.700 millones de dólares adicionales en swaps para financiar importaciones (1.800 millones de dólares) después de que el peso sufriera una liquidación y para pagar las obligaciones de la deuda con los tenedores de bonos (900 millones de dólares).

La línea de swap con China actualmente es la clave para evitar el default de Argentina con el FMI. Ahora bien, la eventual propuesta de abolir el banco central le presenta un claro desafío. Esto se debe a que la línea swap se estableció mediante acuerdos bilaterales que involucran a los bancos centrales y las monedas de ambos países, como se mencionó anteriormente. En este acuerdo, el BCRA es la única parte elegible por parte de Argentina para administrar su línea de swap bilateral con su contraparte china. Si se abolieran el BCRA y el peso, la línea swap perdería esencialmente sentido.

Por lo tanto, varias preguntas cruciales pasan al primer plano: ¿Quién se pondría en el lugar del BCRA cuando se trata de gestionar la liquidación de la línea de swap con China? La dolarización no ocurrirá de la noche a la mañana. ¿Continuaría China brindando acceso a líneas de intercambio a Argentina, considerando que la línea de intercambio del Banco Popular de China podría permanecer vigente durante un período de transición?

Si bien la terminación inmediata del acuerdo de intercambio puede no ser inminente, ni tampoco parece ser la dolarización ni el cierre del Banco Central, China podría optar por no ofrecer más acceso a la línea de intercambio. En tal situación, la principal preocupación del lado chino gira en torno a la gestión de la parte activada de la línea swap, que ascendía a 6.500 millones de dólares a mediados de agosto. Cualquier mal manejo de esta situación sin duda desencadenaría una reacción interna, particularmente en medio de una crisis económica.

Durante la visita del presidente chino Xi Jinping a Buenos Aires en diciembre de 2018, se agregaron 60 mil millones de RMB adicionales a la línea de swap original como parte de un paquete de 30 acuerdos bilaterales de comercio e inversión. Estas medidas efectivamente suavizaron la agenda pro Washington de Macri. De manera similar, la postura inicialmente dura de Bolsonaro contra China experimentó un cambio significativo cuando Beijing aumentó sus compromisos de inversión para ayudar a impulsar la economía de Brasil.

Es evidente que cuando los políticos partidarios de estrechar vínculos con Washington priorizan los intereses comerciales y evitan causar malestar político, Beijing ha mostrado apertura para mantener la cooperación. Este principio también podría aplicarse a un Javier Milei victorioso en las elecciones presidenciales. Un desafío clave asociado con su plan de dolarización es la fase de implementación. El banco central debe intercambiar todos sus pasivos en moneda nacional por dólares estadounidenses. Si Milei no puede obtener suficientes recursos financieros de las instituciones multilaterales, puede reevaluar el potencial para acceder a una línea de intercambio con China o explorar vías alternativas para obtener financiamiento de China. Algo nada despreciable en medio de una sequía financiera.

Mantener relaciones comerciales estables con Argentina se alinea con los objetivos estratégicos de China, particularmente en asegurar recursos esenciales como el litio y la soja de países que no están estrechamente alineados con Estados Unidos. Interrumpir estos lazos comerciales no sería lo mejor para ninguna de las partes. En este contexto, parece que la interrupción de la línea de intercambio entre China y Argentina tendría repercusiones limitadas en sus relaciones comerciales bilaterales en general.

Conclusión

"Se necesitan dos para bailar el tango", como dice el refrán. A medida que se desarrolla una potencial dolarización, el destino de la línea de intercambio bilateral se entrelaza con la dinámica económica y de políticas más amplia entre China y Argentina. Los desafíos de Milei para abordar los problemas multifacéticos de Argentina, junto con los intereses de China en mantener una relación bilateral estable, sugieren que las consideraciones pragmáticas pueden, en última instancia, trazar el rumbo a seguir.

Este escenario desafiante puede llevar a Milei a reevaluar el acceso de Argentina a la línea de intercambio con China mientras sigue el camino de la dolarización. Mientras tanto, una relación bilateral disruptiva con Argentina no es lo mejor para China. China debería poder encontrar una solución pragmática con Argentina para abordar los problemas relacionados con la línea de intercambio bilateral. Esto no necesariamente descarta la posibilidad de que Argentina continúe accediendo a la línea swap por un período determinado. En esta intrincada diplomacia económica, es probable que el sentido práctico guíe los pasos de ambas naciones mientras navegan por estos complejos desafíos.


Temas relacionados
Más noticias de China
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.