Opinión

El rol de la arquitectura para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Una arquitectura sostenible es aquella que se preocupa por todos los procesos y fases que podemos encontrar en una construcción. Desde su inicio hasta la entrega de la unidad, así como también por la forma en que afecta a su entorno.

Si realmente se desea construir poniendo el foco en el cuidado del medio ambiente, además de dar relevancia al diseño, la comodidad y el confort, es importante prestar atención a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proclamados por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en el año 2015, en lo que se denominó Agenda 2030.

Dicho acuerdo fue establecido para el período 2015-2030 y es impulsado por los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, 169 Metas y 232 Indicadores. Fue adoptado por 193 países y su naturaleza holística requiere de numerosas transformaciones que nos incitan a actuar en torno a tres pilares: personas, planeta y prosperidad.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), por su parte, son el corazón de la Agenda 2030 y muestran una mirada integral, indivisible y una colaboración internacional renovada. En conjunto, construyen una visión del futuro que queremos.

Construir para un futuro mejor

Ahora bien, si ponemos la lupa en la arquitectura y la construcción y pensamos en su aporte para lograr un mundo mejor, tenemos que focalizarnos en trabajar para cumplir los siguientes ODS:

  • ODS 7 Energía no contaminante. El diseño inteligente de edificios permite garantizar el derecho a disfrutar de fuentes de energía seguras, baratas y limpias.
  • ODS 9 Industria, innovación e infraestructura. La innovación en técnicas y materiales de construcción es crucial para reducir la huella ambiental.
  • ODS 11 Ciudades y comunidades sostenibles. La transformación del impacto ambiental hacia modelos más sostenibles e inclusivos.
  • ODS 12 Producción y consumo responsables. Los novedosos modelos circulares permiten disminuir el impacto ambiental reciclando y recuperando residuos para convertirlos en energía.
  • ODS 8 Trabajo decente y crecimiento económico. Este motor económico aún tiene que trabajar mucho para reducir los accidentes laborales y lograr una mejor calidad de vida para todos los colaboradores.
  • ODS 13 Acción por el clima. Las edificaciones sostenibles fortalecen la resiliencia de las ciudades ante desastres y combaten el cambio climático.
  • ODS 5 Igualdad de género. Las políticas de igualdad son más que necesarias que nunca en un sector muy masculinizado.

Debido a su rol fundamental en la concepción y diseño de las ciudades, los arquitectos y constructores pueden moldear directamente sus diseños para mejorar la calidad de vida general de una comunidad, en términos de sostenibilidad, equidad social, salud y resiliencia. Adoptar las últimas tecnologías para reducir el consumo de agua, gas y energía eléctrica o sumar espacios verdes como jardines verticales a sus diseños, son algunas de las posibilidades.

Tener presentes estos lineamientos en todas las etapas del diseño y construcción de viviendas y edificios es sumamente importante para lograr resultados no sólo que incluyan comodidad y eficiencia, sino también un uso responsable de los recursos naturales y el bienestar de los colaboradores.

Diseñar edificios en consonancia con los ODS asegura la creación de lugares más saludables y, por tanto, personas, comunidades y sociedades más sanas.

Temas relacionados
Más noticias de arquitectura
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.