Zoom editorialExclusivo Members

El Gobierno abre la discusión por el salario mínimo pero ya ganó

Mañana se abrirá una nueva ventana para establecer el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM). Será con algo de delay ya que el Gobierno había prometido que esto ocurriría en enero pasado, aunque esa fecha pasó de largo. La negociación entre Estado, empresas y gremios se da en un contexto en el que -según la visión oficial- la inflación cede de a poco.

El foco estará puesto en el monto final que se paute, sobre todo teniendo en cuenta que quedó congelado en $ 156.000 en diciembre pasado -contra los $ 160.453 que se precisó un trabajador ese mes para no ser pobre-. Es que con la postergación de la negociación el Gobierno ya ganó. Sabe que mientras que la inflación se acumula el poder adquisitivo de la gente cede y la actividad se resiente, pero no es la única cuenta que hace.

El Impuesto a las Ganancias, hoy en disputa por el reclamo de fondos de las provincias, también tiene relación con el salario mínimo, y allí es donde hace cuentas positivas. Al menos hoy, Ganancias corre para aquellos que cobran desde un sueldo equivalente a 15 salarios mínimos. Y al haber congelado el punto de partida -sumado a las recomposiciones que pueden haber otorgado algunas empresas-, pescó más trabajadores.

Sturzenegger reveló cómo se negocia el capítulo fiscal y cómo se siente Milei

¿Y si el ancla que necesita el país la aporta el mundo?

Y, siempre en el plano fiscal, el Gobierno también ganó con postergar un mes la negociación ya que del SMVM surge también el cálculo que se destina también a la ayuda social. En el caso del Potenciar Trabajo, por ejemplo, se trata de 1,2 millones de beneficiarios que reciben el 50% del salario mínimo. Otra vez, haberlo planchado implica un ahorro estimado en $ 70.000 millones, un hecho más que bienvenido en épocas en las que "no hay plata".

El otro punto central es la negociación en si, es decir en el nivel de aumento que se paute, una discusión totalmente difusa si se tiene en cuenta que en el medio están la inflación y la cada vez más fuerte pérdida del poder adquisitivo.

La CGT ya anticipó que irá por un 85%, un número alto pero que busca recomponer el bolsillo, aunque difícilmente el Gobierno y los empresarios avalen. Sin embargo, para la gestión de Milei podría ser una buena oportunidad para mostrar alguna buena señal hacia los sectores más bajos -que en muchos casos ganan apenas dos sueldos mínimos o menos-. Incluso no hay que perder de vista otro punto clave: los haberes de los jubilados. Por ley, deben recibir un piso del 82% de lo que marque el SMVM, y hoy hay en esta franja unas 1,3 millones de personas.


Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.