Opinión

Día de la Tierra: el futuro del planeta está en nuestras manos

El 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra para generar conciencia en todos los actores sobre los problemas a los que se enfrenta el planeta y proponer esfuerzos compartidos para cuidarlo. Es una gran oportunidad para que reflexionemos y nos replanteemos cómo, desde el lugar de cada empresa, podemos concretar iniciativas que maximicen la huella positiva de cada organización en el ambiente y las comunidades.

El rol clave de la logística en proyectos de energías renovables 

Impulsados por la sostenibilidad como propósito, los líderes con triple impacto promueven prácticas ambientales, sociales y de gobernanza (criterios ESG, por sus siglas en inglés) para alinear las estrategias y la toma de decisiones con la mejora continua del ecosistema en que operan tanto a nivel local como global.

Es, sin dudas, un desafío que requiere de energía para alcanzar consensos y comprometer inversiones. El esfuerzo vale la pena porque las organizaciones pueden ser parte de la solución. El punto de partida es replantearse en profundidad quiénes son, qué hacen y cómo lo hacen con dos principios como brújula: actuar bien para hacer el bien e implicar a todos los actores involucrados.

Una empresa que prioriza el impacto positivo entiende que generar un triple impacto cuidando su desempeño financiero es una oportunidad para rendir, innovar y crecer.

Los beneficios de las decisiones estratégicas con perspectiva de sostenibilidad son claves para generar valor agregado, optimizar el potencial de los recursos y acceder a incentivos diferenciados. Para lograrlo es necesario, además, involucrar a todos los actores de la cadena, desde empleados, proveedores, clientes e inversores hasta líderes y comunidades.

Así, empresas como Schneider Electric recompensan a sus colaboradores por los avances logrados con relación a los objetivos de sostenibilidad y los involucran en capacitaciones sobre los retos del cambio climático para potenciar su compromiso con el propósito corporativo.

Por otra parte, las metas de descarbonización incluyen a los proveedores en toda la cadena de valor. Se está realizando una transición para que pasen a funcionar únicamente con energía limpia, sin utilizar ningún combustible fósil, con el objetivo de reducir el 50 % de las emisiones de carbono operativas de los 1000 proveedores principales para 2025.

Además, el 80 % de los productos de Schneider Electric tienen etiqueta Green Premium,

una solución de economía circular para los clientes. Adicionalmente la empresa está comprometida con evitar 800 millones de toneladas de emisiones de sus clientes gracias a soluciones de automatización industrial, eficiencia energética y consultoría en sustentabilidad.

Queda mucho por hacer. Aunque los avances en ESG son inevitables, el 76 % de las compañías considera que las políticas de sostenibilidad son una formalidad normativa o un beneficio reputacional antes que una ventaja competitiva, según un estudio del International Institute for Management Development.

Esto nos demuestra que hay una oportunidad para llevar al frente la agenda de sustentabilidad en Argentina para que cada vez más compañías sean responsables con el planeta y las personas. El futuro de las nuevas generaciones depende de que lo hagamos bien para hacer el bien.

Temas relacionados
Más noticias de sustentabilidad
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.