OPINIÓN

Al pan, pan. Y al ajuste, ajuste

Silvia Saravia, Coordinadora Nacional Territorial de Libres del Sur, critica en su columna de opinión las políticas de recorte fiscal llevadas a cabo por la gestión económica. El contexto social y la afirmación de que el Gobierno "fracasó" en la construcción de "un proyecto soberano".

Estamos atravesando un momento particular en nuestra historia. Pareciera que la dirigencia con responsabilidades de gobierno esquiva las palabras justas. Disocia adrede la realidad, de los discursos. Y vacía las consignas.

Para medir la realidad podemos remitirnos a los datos del INDEC, del Observatorio de la Deuda Social, de UNICEF o del ISEPCi. La situación económica de la mayor parte de nuestra sociedad se deteriora a diario.

En la gestión del Frente de Todos, la creación de empleo fue de 600.000 puestos de trabajo registrados. De esos, 377.000 son monotributistas (autónomos sin convenio ni paritarias).

Además, el trabajo no registrado tuvo una caída del 46% durante la pandemia (respecto al último trimestre de 2019), pero con la recuperación de la actividad de 2021 y 2022, subió hasta estar 13,4% por encima del último trimestre de 2019.

El empleo crece lento y se estanca: el rojo que todavía se mantiene después de 3 años

Bono, suma fija y Ganancias: la promesa del Gobierno y hasta cuándo lo esperan los gremios

Esto indica que la recuperación económica generó un alto porcentaje de empleos registrados cuentapropistas, y no registrados, que no están comprendidos en los convenios colectivos de trabajo, ni en las paritarias, y cuya referencia es el Salario Mínimo Vital y Móvil.

El salario Mínimo Vital y Móvil que era de $ 16.875 cuando asumieron Alberto Fernández y Cristina Fernández, representaba el 43,3% de la Canasta Básica Total ($38.960); y el 108,3% de la Canasta Básica Alimentaria ($15.584).

En octubre de 2022, el salario mínimo vital y móvil que es de $ 51.200, representa el 40% de la Canasta Básica Total ($ 128.214); y solo el 90,2% de la Canasta Básica Alimentaria ($ 56.732).

Es por ello que ni siquiera el empleo saca a las familias de la pobreza, porque la mayoría de aquellos que se generan tienen como referencia el Salario mínimo, Vital y Móvil, y este se devaluó un 20% respecto a la línea de indigencia, y solo representa el 40% de la línea de pobreza.

"Ni siquiera el empleo saca a las familias de la pobreza, porque la mayoría de aquellos que se generan tienen como referencia el Salario mínimo, Vital y Móvil, y este se devaluó", dice Silvia Saravia de Libres del Sur.

Por esto es que los salarios complementarios, como el previsto por el Potenciar Trabajo, son necesarios para poder suplir la deficiente política de empleo del gobierno, ya que, en el proyecto económico del Frente de Todos, está solventado sobre empleos con salarios de pobreza e indigencia.

Otro aspecto del plan de gobierno puede verse en la evolución de la Tarjeta Alimentar. Debería tener un monto de $ 20.700 para una familia con dos niñes hasta 14 años, si hubiese mantenido su capacidad adquisitiva. Pero es de $ 13.000. La cuenta es simple, el "ahorro del gasto'' es bien clarito. ¿Eso no es ajuste?

Las consecuencias de ello las vemos a diario en nuestros comedores y espacios comunitarios: las familias se acercan cuando la plata ya no les alcanza, les jubilades vienen cuando logran romper con la vergüenza de pedir un plato de comida, y les niñes cuentan que toda la familia come de esa porción que se entrega en los 'taper'.

También hay "listas de espera" implorando que el Potenciar Trabajo abra la posibilidad de ingreso. Es que la plata no alcanza.

La lógica de llegar a fin de mes ya no existe, porque van siendo mayoría quienes no tienen un salario estable ni certezas del día de cobro: la changa del pago por día trabajado o por trabajo terminado lleva consigo la insoportable incertidumbre para quien debe garantizar la supervivencia de la familia a diario. Por eso es que vuelve el trueque y también el fiado en el almacén del barrio.

Silvia Saravia, Coordinadora Nacional Territorial de Libres del Sur.

Esta semana anunciaron con bombos y platillos un decreto que el macrismo firmaría sin objeciones, y que sentencia que la economía popular ya no necesita de la apertura del Potenciar Trabajo. Y que, además, esas actividades de subsistencia llegarán a tener garantizados sus derechos constitucionales citando sin ruborizarse el articulo 14 bis.

Pretenden esconder con un decreto lo que no resuelven desde la gestión. Algo así como tapar el sol con una mano.

Es que generar trabajo genuino, sostener niveles de ingresos dignos para jubilades y laburantes, detener el saqueo de nuestros recursos naturales, y construir la soberanía alimentaria requiere de enfrentarse a sectores económicos nacionales e internacionales poderosos, y poco dispuestos a trabajar por una sociedad más justa. No hay decisión política para hacerlo.

Cuando desde la dirigencia se responsabiliza a la población de sus desgracias, me pregunto si no resuena todavía en sus oídos aquel "que se vayan todos". Porque el cinismo exaspera: Cristina apuntando con el dedo a las organizaciones sociales que nos movilizamos en la 9 de julio, Tolosa Paz pregonando que la población activa prefiere no trabajar, la vocera Cerruti haciendo piruetas discursivas para decir que no es ajuste sino orden fiscal.

Confirmado: el Gobierno suspenderá las inscripciones al Potenciar Trabajo y busca recortar más gasto

Más ajuste y contener la inflación: los dos pedidos del FMI a la Argentina para estabilizar la economía

Quedó tan lejos el debate sobre el acceso a los alimentos en un país que los produce y la amplia Mesa contra el Hambre presidida por Tolosa Paz (si, la misma que hoy es ministra y no entrega los alimentos para asistir a los comedores y merenderos) porque era el tema prioritario a resolver.

Después de tres años de gestión, podemos decir que volvieron para fracasar nuevamente. Y con una caradurez implacable unos y otros (los que volvieron y los que quieren volver) andan explicando por qué no resuelven o no pudieron resolver los principales problemas que aquejan a nuestro pueblo.

Es cada vez más claro que todos ellos juntos no tienen la voluntad de construir la fortaleza política necesaria para un proyecto soberano.

Por eso es que tenemos que asumir el desafío de tomar en nuestras manos la construcción de una alternativa electoral que surja desde las entrañas del pueblo. En eso estamos, confiadas en que Jesús Escobar será presidente.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.