Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Las ideas de Del Caño que ponen nerviosos a Milei y a los CEO

Las ideas de Del Caño que ponen nerviosos a Milei y a los CEO

La propuesta de Nicolás del Caño, precandidato a diputado del FIT por la provincia de Buenos Aires, de reducir la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana, para repartir las horas de trabajo y con un salario mínimo igual a la canasta familiar, motivó una crítica del economista Javier Milei. Ahí busca ilustrarnos sobre todas las catástrofes que se desatarían de implementarse la propuesta de Del Caño.

Un primer error, según Milei, sería creer que "una forma más eficiente de hacer algo elimina empleos y una menos eficiente los crea". Pero no es Del Caño el que cree que el desarrollo tecnológico destruye empleos, son los teóricos del ‘mainstream’ quienes lo sostienen. Le recomendamos a Milei que al menos lea lo que dicen al respecto sus amigos del Foro Económico de Davos. Ante esto, Del Caño plantea una propuesta lógica: si la mayor "eficiencia" elimina horas de trabajo necesario, repartamos las horas que quedan entre todos ¿Luddismo? Para nada. De lo que se trata es de repartir los frutos de la ‘eficiencia’ que trae el desarrollo técnico entre toda la sociedad.
 

Milei nos ilustra sobre todos los efectos negativos que desataría una reducción de las horas de trabajo, con un ejemplo sacado de un manual de microeconomía básica, como si se tratara de la Biblia. El costo del trabajo se dispararía, habría menos ahorro e inversión, menos consumo de los capitalistas, y precios más altos.

Tendríamos menos "bienestar" por culpa de Del Caño. Su crítica se basa en la teoría marginalista. Según ésta, "renta, trabajo y capital" son "factores", o sea, cosas del mismo tipo con remuneraciones que surgen de su "aporte" a la producción. Es una forma de negar las relaciones antagónicas entre obreros carentes de propiedad y capitalistas que poseen los medios de producción. El marginalismo borra esta evidencia suponiendo "técnicamente" determinada la remuneración de cada factor, algo que Milei quiere extender a la duración de la jornada de trabajo. Desde esta construcción teórica, el planteo de trabajar 6 horas para trabajar todos es convertido en una aberración contra natura. Sospechamos que si de él dependiera, haría la jornada "naturalmente" más larga de lo que ya es hoy.

Ese enfoque no podría estar más cuestionado. Keynes hace más de ochenta años señalaba que ese tipo de "teoría" se asemeja "a los geómetras euclidianos en un mundo no euclidiano"; para él el marginalismo ignoraba de tal forma la historia que se había convertido en una abstracción incapaz incluso de salvar al capital. En un libro reciente, Anwar Shaikh muestra apelando a abundante bibliografía que la práctica empresaria poco tiene que ver con los postulados marginalistas.

El marginalismo es un enfoque ahistórico; no sorprende entonces que lo que ocurrió históricamente con la reducción de la jornada contradiga estos pronósticos. Cuando los trabajadores impusieron reducciones de la jornada, no se desataron las "siete plagas". Es que, mal que le pese a Milei, ni la duración de la jornada ni la remuneración están técnicamente dadas. Los trabajadores pueden -en ciertos momentos y dentro de ciertos límites- torcer la relación de fuerzas en su favor, a costa de los empresarios y sus ganancias. Que surjan nuevas necesidades como dice Milei no impidió el proceso de acortamiento de la jornada; en la actualidad para producir más bienes se necesita mucho menos trabajo que hace 150 años.

Aun dejando de lado al marginalismo, es cierto que el planteo de reparto de las horas de trabajo afecta la ganancia. Pero esto no es prueba de su "inviabilidad", sino de un conflicto de aspiraciones entre el "bienestar" de los capitalistas y el de los trabajadores. Si a los primeros, en el escenario en que tuvieran que pagar salarios acordes a canasta familiar y dar trabajo a todos aceptando una reducción de la jornada, los "números no les cierran". Si para "maximizar beneficios" tiene que haber 1,5 millón de desocupados y casi 9 millones de empleados en condiciones precarias, algo anda mal con esta organización social que exige un cambio de raíz.

Ahí está la verdadera irracionalidad: en el mundo, 8 multimillonarios acumulan la misma riqueza que 3600 millones de personas. No sorprende que la propuesta de Del Caño ponga nerviosos a voceros del empresariado como Milei; pone el dedo en la llaga, y muestra que algo huele a podrido en los proyectos y relatos que la clase dominante argentina (y mundial) tiene para ofrecer al pueblo trabajador.

Firman también la nota:
Paula Bach, Gastón Remy,
Lucía Ortega, Mónica Ayerdi, Victoria Muñiz, Adrián Serna, Diego Talice, Martín Mikori y Emiliano Consoli.

Más notas de tu interés

Comentarios37
JMP Ya
JMP Ya 06/07/2017 12:22:26

Dejando de lado el analisis economico, pensemos: el doble de empleados, el doble de posibilidad de: embarazos, enfermedad, y sobre todo JUICIOS !! Ademas de pagar 1/2 empleado mas por cada uno de impuestos Aqui no va !

Jorge Ignacio Andreotti
Jorge Ignacio Andreotti 19/05/2017 07:55:40

Yo me pregunto si Milei y Del Caño han trabajado realmente alguna vez.

Carlos Cardenas
Carlos Cardenas 19/05/2017 06:46:44

No sabia que en el país hubiera 10 burros que supieran escribir. Lo que no me extraña es que les gusten las ideas socialistas.

Eduardo Saint Martin
Eduardo Saint Martin 19/05/2017 06:18:54

10 monos para hacer esta notita??? Obvio!!! Excelente ejemplo de comunismo......mediocridad e ineficiencia absoluta! Gracias por la consistencia!!!

Eduardo Saint Martin
Eduardo Saint Martin 19/05/2017 05:54:47

Mucha puteada y poco argumento. Típico de reaccionarios y cavernicolas. Sigan trabajando hasta morir, y pobres, esclavitos

Oscar Benavente
Oscar Benavente 19/05/2017 05:45:54

Habrá que volver al trabajo pastoril ?

Se necesitaban tantos ¨¨´cerebros¨¨ para escribir y firmar esa estupidez de artículo?

CARLOS KOJDAMANIAN
CARLOS KOJDAMANIAN 19/05/2017 04:28:14

Estos pibes se fumaron un Caño?...

Jose Cateac
Jose Cateac 19/05/2017 03:04:22

cuanto burro ilustrado en PELOTUDO DE GRADO PARRILLI 10 que nos mandan a todos al caño

Alexis Bock
Alexis Bock 19/05/2017 04:00:14

burro ilustrado lo decis por vos? Sabés de hidtoria económica lo mismo que macri

Juan Pablo Sanguinetti
Juan Pablo Sanguinetti 19/05/2017 02:40:25

Así que el excedente económico se reduce al "bienestar de los capitalistas".....Nada que ver la creación de riqueza, puestos de trabajo y avances. En el mundo desarrollado, donde no hay pobres deben seguir las recetas de esta gente

Ver todos los comentarios