¿Después del FMI seguirá el Impuesto al Cheque? Cuánto paga cada persona

El futuro del Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios es una incógnita. Aporta, en promedio el 10% del total de la recaudación tributaria.

El futuro del Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios es una incógnita. Aporta en promedio el 10% del total de la recaudación tributaria y actualmente se destina el 100% a ANSES (anteriormente iba un 70% al Tesoro Nacional y el resto se coparticipaba con las provincias). Hoy se les cobra a todos los contribuyentes; sin embargo, dependiendo del tamaño, se les permite computar un porcentaje como pago a cuenta de otros impuestos. Antes de la llegada del FMI, por medio de la ley 27.432, el Poder Ejecutivo estaba autorizado a permitir que todos los contribuyentes lo descuenten del Impuesto a las Ganancias que tuvieran que pagar, incrementando un 20% por año este cómputo hasta llegar al año 2022, momento en que se iba a autorizar el descuento completo del tributo. Pero ahora, por la “tormenta económica, seguramente estará dentro de los puntos de negociación entre el gobierno y las provincias, teniendo en cuenta lo que dice el FMI, para ver quién en definitiva termina poniendo la plata.  

Carlos Iannizzotto
Carlos Iannizzotto
Quiénes lo pagan:

En función de las modificaciones introducidas por la ley 27.264, las Micro y Pequeñas empresas registradas como Pymes ante AFIP (según el cuadro actualizado de la Resolución 340/17 SEyPyme), podrán computar el 100% del impuesto retenido como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias. Por otro lado, las empresas manufactureras medianas (tramo I), pueden recuperar el 60% del Impuesto abonado contra el Impuesto a las Ganancias. A partir de este año, los contribuyentes que no se encuentran incluidos en los beneficios anteriores, pueden computar el 33% del impuesto descontado por todos sus movimientos bancarios (débitos y créditos), contra el Impuesto a las Ganancias, Ganancia Mínima Presunta y Capital de Cooperativas (según el decreto 380/01, modificado por el decreto 409/18). Los empleados en relación de dependencia podrán descontar del Impuesto a las Ganancias, a partir de este año, el 33% del impuesto cobrado por todos los movimientos registrados en sus cuentas corrientes (las cuentas sueldo no lo pagan), en la liquidación anual o final, debiendo informarlo antes del 31 de marzo del año 2019. En estos casos, los empleadores tendrán que incorporar esa devolución en la liquidación que cierran el 30 de abril, reintegrando el importe en el primer sueldo que se pague a partir del mes de mayo del año que viene.  

Por otro lado, los Monotributistas y los que se encuentran exentos en IVA y Ganancias continúan pagando la tasa reducida del 0,25% en lugar del 0,60%, sin poder computar a cuenta nada. Para obtener el beneficio deben registrarse en un servicio que, para tal efecto, se encuentra habilitado en la página Web de la AFIP.

Rubros alcanzados, excluidos y exentos:

De acuerdo con lo establecido por la Resolución General 2111 de la AFIP, se detallan las operaciones que se encuentran alcanzadas, exentas y no gravadas por el Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios (ley 25.413):

Operaciones y movimientos alcanzados:

1. El débito en la cuenta corriente del librador del cheque que se utilice para el pago, mediante depósito en entidad financiera, de: obligaciones tributarias, recursos de la seguridad social, de servicios públicos prestados por empresas.

2. El débito en las cuentas corrientes bancarias de los empleadores, mediante el cual se derivan los fondos para el pago de los haberes de sus empleados.

3. La acreditación en las cuentas de las empresas prestadoras de servicios públicos por los pagos efectuados por los usuarios.

4. La acreditación en cuenta corriente bancaria de los fondos obtenidos por la gestión de cobranza de un título público emitido en serie y efectuada a nombre y por cuenta de un tercero, sin intervención de una entidad financiera (inmobiliarias, mandatarios, etc.).

5. La acreditación en la cuenta corriente del vendedor, con motivo del depósito en efectivo efectuado por el adquirente de bienes para uso y consumo particular.

6. La gestión de cobranza realizada por entidad financiera, que origina la acreditación por depósito de cheques de terceros en caja de ahorro.

7. La gestión de cobranza de una factura u otro documento, cuyo producido se destina a la suscripción de títulos valores emitidos en serie.

8. La utilización de cheques cancelatorios y/o de pago financiero, como un sistema de pago organizado en el ejercicio de actividades económicas y en reemplazo del uso de una cuenta corriente.

9. Los movimientos de fondos que se efectúen —por cuenta propia o de terceros— mediante el servicio de transporte de caudales. Se tiene que pagar a pesar de que no signifique un movimiento bancario.

Operaciones y movimientos no alcanzados:

1. Las compensaciones de saldos deudores y acreedores entre empresas, por operaciones entre sí.

2. El pago efectuado por el contribuyente de obligaciones tributarias, inclusive recursos de la seguridad social, mediante depósito en entidad financiera. También el pago efectuado por el usuario, en efectivo, ante la entidad financiera, por servicios públicos prestados por empresas. Tampoco se grava el pago en cuenta de terceros referido a la suscripción de títulos valores emitidos en serie o sus cupones y en la gestión de cobranza.

3. Los débitos en caja de ahorro destinados, entre otros, a pagos de servicios públicos o privados, tales como luz, gas, teléfono, cuotas de colegios, tarjetas de crédito, primas de seguros, etc., y otras erogaciones de características similares, entendiéndose por estas últimas, aquellas que corresponden a gastos que se efectúen para uso o consumo particular.

4. La gestión de cobranza de títulos públicos emitidos en serie, o sus cupones, cuya titularidad sea de un inversor local o del exterior. El cobro de dividendos.

5. Las cobranzas efectuadas a nombre y por cuenta de un tercero, sin intervención de una entidad financiera (inmobiliarias, mandatarios, etc.), en tanto dichas cobranzas no se efectúen en el marco de un sistema de pagos organizados y en reemplazo del uso de una cuenta corriente.

6. El depósito en efectivo efectuado por el adquirente en la cuenta corriente del vendedor, correspondiente a la compra de bienes para uso y consumo particular.

7. La transmisión de cheques mediante endoso.

8. Los egresos que se realicen mediante los sistemas de caja chica o fondos fijos.

Operaciones exentas: 

1. La transferencia de fondos de una cuenta corriente a otra del mismo titular por cualquier instrumento comercial —incluida la practicada en divisa—, y siempre que no se efectúe mediante cheque.

2. Los débitos y créditos en caja de ahorro, en tanto no se efectúen en el marco de un sistema de pagos organizado, en sustitución del uso de cuenta corriente.

Tags relacionados