U$D

JUEVES 21/03/2019

A falta de una reforma laboral, las empresas cruzan límites legales

JULIÁN DE DIEGO

JULIÁN DE DIEGO Profesor de Derecho del Trabajo y Director del Posgrado UCA

Ver más notas del autor
2
A falta de una reforma laboral, las empresas cruzan límites legales

La promesa de una reforma laboral integral generadora de empleo quedó en una mera promesa incumplida. Dante Sica afirmó que la reforma es un objetivo del 2020, en un ministerio que no sabe que ocurrirá en materia laboral la semana que viene. El anacronismo se apoderó de la legislación, y la jurisprudencia se ha convertido en un reflejo del espejo del pasado.

Frente a esta insólita frustración, muchas empresas desafían los límites de la legislación y crean nuevas reglas de juego, en un escenario que podría identificarse como una "laguna del derecho", o sea un espacio que carece de legislación, y las normas existentes no la abarcan.

Basta con citar los ejemplos de Uber, Rappi, Pídalo, o Globo, y los nuevos horizontes creados por los desarrolladores digitales, por los emprendedores, y con los profesionales que pueden desarrollar su vida profesional en forma virtual.

En rigor, los nuevos formatos de la llamada economía o consumo colaborativo han despojado de contenido nada menos que en el eje central que caracteriza al derecho del trabajo.

En efecto, la nota referida es la caracterización de la relación a través de la relación de dependencia en un marco laboral en donde se presta una actividad creativa por cuenta ajena. En Uber como en los sistemas como Rapi, Pidalo Y Globo, no existe la relación de dependencia típica, y al contrario, existen componentes del vínculo autónomo que operan en forma contradictoria, dado que los que brindan el servicio operan por cuenta propia y a su riesgo.

La jornada virtual es un ejemplo de empresas de tecnología, que tienen una jornada flexible que en promedio se extiende por 7 horas diarias, con ingresos y egresos variables y con dedicación part time o full time. A su vez, cumplen con guardias pasivas para emergencias donde están expectantes por un trabajo adicional y por lo que cobran una suma predeterminada, que se transforma en guardia activa si se le asigna una tarea concreta, por las que cobran horas extra con recargos del 50% en días hábiles y del 100% en días inhábiles.

La figura de los que brindan servicios informáticos bajo la modalidad del home office, no tienen a menudo jornada laboral ni descansos prestablecidos, y su retribución se liquida por objetivos de modo que se cambian paradigmas del pasado donde es importante la hora y los minutos de ingreso al trabajo y cumplir con la jornada legal.

Es más que destacable las excepciones al régimen laboral general con que cuenta el convenio colectivo gastronómico y el convenio colectivo del Sindicato de Pasteleros general, y el de comidas rápida, que han sustituido la carencia legislativa con reglas fronterizas que cubren otra vez lagunas del derecho con normas convencionales.

Basta con citar la jornada partida, el goce de las vacaciones en lapsos semanales, la cobertura de vacantes, la jornada promedio que permite trabajar hasta 12 horas sin horas extra respetando los límites de 8 horas diarias y 48 horas semanales en promedio, y otras.

La reforma laboral sigue siendo esencial para salir del estancamiento en el que estamos hoy más sumergidos que nunca. Las inversiones son la base de Vaca Muerta y en todos los planos, son la base del crecimiento y del fomento del empleo. En Argentina tenemos el más alto costo laboral de la región, los más caros impuestos al trabajo, y el modelo más regulado y rígido de los países emergentes.

En síntesis, nuestra estructura de costos solo puede revertirse alterando el modelo de relaciones laborales, modificando la relación de fuerzas que imponen hoy muchos gremios que ansían mantener un modelo retrógrado para preservar su vigencia, y abriendo las puertas a las nuevas formas de organizar el trabajo, atravesado en forma multifacética por las nuevas tecnologías.

El desafío que se nos impone todos lo conocemos, los gobernantes, los sindicatos, las empresas y los mismos trabajadores, solo hace falta un líder que asuma la responsabilidad del cambio, y en este caso, en un cambio sustantivo por las vías legales y reglamentarias habilitadas.

Los ganadores en materia laboral de este 2018 con tantas frustraciones, son los innovadores que desafiaron un modelo laboral caduco y anodino, sencillamente, porque fue creado para un mundo que ya no existe.

Comentarios2
Ana Ferraiolo
Ana Ferraiolo 20/12/2018 06:23:43

¿Reforma laboral? ¿Que sea barato despedir? Supongamos que haya flexibilidad...a quien despiden...¿donde se le brinda trabajo de nuevo si no hay? Chantas!

Más notas de tu interés