Zoom editorial

Los pedidos del Estado son válidos si son congruentes con sus actos

Para que la comunicación sea una herramienta eficaz, lo que se dice tiene que ser consistente con lo que se hace. Porque cuando lo que se intenta comunicar es el sendero de las políticas oficiales, los que reciben el mensaje tienen que imaginar que el recorrido propuesto por los funcionarios es una ruta probable, no imaginaria.

El mercado tiene dudas sobre el frente fiscal y el financiero, porque la debilidad de uno alimenta la incertidumbre sobre el otro. Y es razonable que eso suceda. Por eso fue oportuno que Sergio Massa saliera a explicar el sendero ejecutado hasta ahora y las acciones por venir.

El ministro de Economía expuso ayer ante numerosos empresarios, en el clásico almuerzo del Cicyp, una entidad regional que tiene como brazo local en la Argentina al denominado Grupo de los 6, o sea las cámaras que agrupan a la industria, el comercio, la construcción, los bancos nacionales y la Bolsa de Comercio. Y aprovechó la ocasión para ratificar la necesidad de crear acuerdos de largo plazo, una vocación que las entidades convocantes han mostrado y reiterado en numerosas ocasiones. Sostuvo que es una responsabilidad de la dirigencia política, en primer lugar, pero también de los sectores empresarios, gremiales y sociales, crear esos consensos de manera "separada" del proceso electoral para construir un rumbo previsible para la economía.

Nuevo dólar soja será a $ 225, se aplica en diciembre y buscan u$s 3000 millones

Pero también ratificó que hacen falta decisiones difíciles de corto plazo para restaurar el orden fiscal y garantizar la acumulación de reservas. Y allí el ministro entregó una definición que ahora tiene que ser congruente con otros actos: "eso de expandir el gasto para ganar una elección es algo del pasado", remarcó. "Lo que hará competitivo electoralmente a nuestro gobierno es la baja de la inflación", dijo ante los empresarios. Ratificó que se cumplirá la meta fiscal de 2,5% de déficit comprometida con el FMI, y también la de reservas. Precisó que en el último trimestre ingresarán u$s 4200 millones netos de organismos multilaterales que no estaban en las cuentas originales.

No fueron los únicos mensajes que le dejó al auditorio. Hizo un llamado a no especular con una devaluación, y a señalar a quienes lo hacen porque "destruyen su propio valor y el de la Argentina". También convocó a quienes tienen activos en el exterior y eludieron el blanqueo de 2017, a declararlos y formalizarse.

La confianza es una construcción que demanda tiempo, pero sobre todo consistencia entre dicho y hecho. El Gobierno tiene información y herramientas sobre las que puede construir certidumbre. Las expectativas no se hacen solo con anuncios.

La era de la fake política

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.