ARGENTINOS EN EL MUNDO

Dejó la arquitectura para conocer el mundo y documentó auroras boreales: "A veces quebrar con la rutina es sano"

Chiara Salerno Mey tiene 27 años y desde hace un tiempo se dedica a recorrer el mundo. Durante la pandemia se fue a Alaska para ver auroras boreales.

Chiara Salerno Mey es una joven argentina, de 27 años, que al igual que cientos de compatriotas dejó su país en búsqueda de nuevas oportunidades y experiencias en otras naciones del mundo. Antes de eso, estudió arquitectura en la Universidad de Buenos Aires (UBA), pero al año y medio se dio cuenta que no era lo suyo y orientó su profesión al diseño gráfico. 

Durante la pandemia de coronavirus, en noviembre de 2020, decidió irse a Alaska junto a una amiga. Ambas tenían ganas de conocer las auroras boreales. "Siempre había pensado que las iba a conocer en un lugar como Noruega o Canadá", contó en diálogo con El Cronista. Sin embargo, sus planes iniciales se dieron de otra manera porque la mayoría de los países tenía restricciones para el ingreso debido al Covid-19.

Emigró a España antes de la pandemia y hoy triunfa en el programa deportivo más famoso del mundo

Emigrar a Italia: la verdad detrás de las casas que se venden por un euro

"Este viaje lo hicimos en el momento más frío del año para poder encontrarnos con las auroras boreales. Estar en (la ciudad de) Fairbanks con -25 grados en el medio de la montaña sin señal viendo las auroras boreales fue una de las experiencias más increíbles que viví en mi vida", describió la joven.

En Alaska son visibles las auroras boreales, un fenómeno lumínico al que las fotos no le hacen justicia. (Gentileza: Chiara Salerno Mey).

En sus redes sociales comparte parte de su trabajo y experiencias a través de los viajes que realiza. Mientras estudiaba diseño gráfico tuvo la posibilidad de trabajar con marcas reconocidas en América Latina y en 2015 tuvo su primer contacto con el exterior cuando consiguió trabajo con una arquitecta estadounidense. 

Unos años después se fue a estudiar a Nueva York un master en Online Marketing y continuó trabajando desde allí en el área creativa de empresas que tienen clientes de distintos rubros como el tecnológico y el cuidado de la piel.

Vivir en España: "La calidad de vida es muy buena, pero es uno de los países más difíciles para emprender"

Emigraron a Holanda buscando una nueva vida: "A las 6 de la tarde cierra todo, pero ganamos en tranquilidad"

¿En qué momento de tu vida te encontrabas cuando decidiste hacer tu primer viaje?

-Siempre me gustó mucho viajar, pero la realidad es que en los últimos años considero que entendí qué tipos de viajes me gustan hacer y cómo armar ese tipo de viajes. Debido a mi carrera laboral y estudios, mi vida comenzó a estar cada vez más ocupada y comencé a armar un estilo de viajes que generen un contraste interesante con mi día a día. Creo que a veces quebrar con la rutina es sano. Tengo varios viajes que pueden mostrar este contraste natural que me gusta buscar, como las auroras boreales en Fairbanks Alaska, Cañón Colorado en Arizona, esquiar en Ushuaia, fin del mundo, navegar por Skoljic, Croacia, etc.

¿Cómo ven a los argentinos desde afuera?

-Creo que depende mucho de la ciudad en la que uno está. Hay muchos factores culturales que van a determinar la visión que uno tiene de otra cultura. En muchos estados de Estados Unidos hay una inmigración latina muy fuerte, el argentino en sí se lo confunden mucho con el europeo.

Uno de los hobbies es sacar fotos. Esta es de Croacia. (Gentileza: Chiara Salerno Mey).

¿Cuál es el consejo que le darías a alguien que elige mudarse a otro país?

-Decidir mudarme a otro país fue una forma de ponerme a prueba en muchos aspectos. Mi consejo para cualquier persona que quiere mudarse sea a otro país, a otra ciudad, a otro estado, antes que nada, es perseverancia, paciencia, ganas y saber que, si uno se va a otro lugar, va a perder muchas comodidades. Pero al final del día es cuestión de perder ciertas cosas para ganar otras creo.

¿Derribaste prejuicios a partir de los viajes que realizaste?

-Derribé prejuicios sobre muchas cosas. Entrar en algo desconocido sea por las comidas, por el clima, por el idioma, por la gente, muchas veces genera un sentimiento inmediato de ganas de volver a lo conocido, pero después de pasar muchas veces por situaciones así me empecé a acostumbrar y cada vez fortalecerme más con el contacto con lo desconocido.

Chiara sabe inglés y alemán, y próximamente comenzará a estudiar francés.

A la joven de 27 años aún le quedan muchos lugares por recorrer, y para su suerte todavía no conoció los seis continentes. Mientras respondía las preguntas a esta entrevista se encontraba en París, Francia. Muchos creerían que se trata de una nómada digital, pero en realidad no lo es. Ella se define como una persona a la que "le gusta la rutina y la estabilidad"



Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios