Sarah Jessica Parker vuelve a

Sarah Jessica Parker vuelve a "ser" Carrie por una campaña solidaria

A 20 años del estreno de 'Sex and the City', la actriz Sarah Jessica Parker, con una fortuna valuada en u$s 100 millones, interpretará al mítico personaje en apoyo a causa solidaria.

Pasaron dos décadas desde que 'Sex and the City se estrenó en la pantalla de HBO. Protagonizada por Sarah Jessica Parker, Cynthia Nixon, Kristin Davis y Kim Cattrall, la serie tuvo a ‘la rubia’, ‘la morocha’ y ‘la pelirroja’ como estereotipos femeninos que propusieron una efectista identificación con la audiencia.

Pero lo que logró que esta saga televisiva de 6 temporadas -más dos películas que no le hicieron sombra- no pase de moda es, justamente, la moda. El foco quedó sobre Sarah Jessica Parker, con olfato suficiente para no despegarse mucho de esa ‘estampita del estilo’ llamado Carrie Bradshaw, personaje clave en la ficción.

En su cuenta de Instagram, Parker anunció hace unos días que volverá brevemente a ponerse en la piel del personaje para una campaña de Stella Artois con un fin solidario

En el texto que acompañó la foto, Parker escribió: "Mi querida amiga. Hará una breve aparición asociándose a una importante marca y apoyando una causa que a todos nos importa. Todavía quedan cosas por llegar". Al final, agregó el hashtag #PourItForward una campaña para suministrar agua potable en zonas carenciadas. Si bien no se trata de un regreso a la televisión o al cine, resultó motivación suficiente para que los fans deseosos de reencontrarse con Carrie Bradshaw inunden de 'Me gustas' la publicación de la actriz.

De personaje de la TV a ícono de la moda

Como actriz, trató de reinventarse, pero finalmente se unió al ícono legitimado por el público. Sucede que Carrie Bradshaw se posicionó casi como aparición religiosa para la Biblia style: todavía hoy, cada look sigue siendo rescatado del archivo porque mantiene vigente su condición de inspiración, en tanto reflejó y anticipó una nueva manera de acceder a la moda.

En estas dos décadas, si bien ninguno de sus siguientes trabajos ha sido descollante -las películas 'New Years Eve', 'Qué fue de los Morga'n y la serie 'Divorc'e-, se mantuvieron los guiños a su gusto por la moda en los guiones. De hecho, tuvo una participación en la serie 'Glee' interpretando a una ejecutiva de la revista 'Vogue'.

Figura relevante para la fashion industry, intentó revivir a la marca Halston. Y en su siempre instagrameado street style se ocupó de posicionar a shoe designers emergentes: en sus pies se presentaron marcas como Charlotte Olympia, Brian Atwood y Nicholas Kirkwood. Y cuando Jean Michel Cazabat quiso instalarse en Bleecker Street, contrató a la actriz como embajadora de sus tacones en punta. También fue la imagen de la etiqueta de lencería Intimissimi, de los jeans Jordache, coqueteó con la low cost Bitten y lanzó una línea de productos de belleza.

Pero todo eso no fue sino un ensayo del epílogo que Sarah Jessica Parker planeó estratégicamente. Porque en 2014 presentó su marca SJP Collection en alianza con George Malkemus, el empresario que introdujo a Manolo Blahnik en los Estados Unidos.

Capitalizando la obsesión por los zapatos de su personaje en 'Sex and the City', fue un éxito de inmediato. En el primer año tuvo un crecimiento del 30 por ciento; en el segundo, del 40%; en el tercero, del 25 %. En 2018, fuentes de la compañía estimaron un crecimiento de nada menos que el 300 % ya que la colección se completa con indumentaria y carteras.

Al principio, los zapatos se vendían en las principales tiendas departamentales de los Estados Unidos, para luego pasar a comercializarse exclusivamente en Bloomingdales. Además, abrió boutiques en los megahoteles Bellagio y MGM de Las Vegas y en los súper malls de Dubai. En Manhattan, el coto de caza de Carrie y sus amigas, durante un tiempo florecieron algunos pop up stores, pero ahora ya está instalada en la isla y nada menos que en Seapport District, el nuevo circuito fashionista de NY.

Como un gesto de superación permanente, a sus 53 años acaba de demostrar que la curiosidad proactiva es el gran motor de su vida profesional porque recientemente debutó como editora de libros de ficción de escritores emergentes bajo el sello SJP para Hogart, una colección derivada del club de lecturas que coordinó junto a Molly Stern, la vicepresidenta de Crown Publishing, de Penguin Random House.

Junto al también actor Matthew Broderick son padres de James y las gemelas Tabitha y Marion, y  forman una de las parejas más longevas de Hollywood. Su patrimonio está estimado en u$s 100 millones. Y va por más.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping