Por qué Lima es la ciudad con la mejor comida de América latina

Por qué Lima es la ciudad con la mejor comida de América latina

Un día en la capital peruana es muy poco para conocer todos los atractivos naturales, históricos y turísticos que ofrece. Pero es suficiente para descubrir a fondo su premiada gastronomía.

La cocina es cultura, poner en acción un conocimiento ancestral de los alimentos y las  técnicas, narrar la historia de un país través de sus aromas y sabores. En Lima, la cocina de producto lleva la impronta de sus culturas originarias.

 

 

 

Perú: cómo es el tren más lujoso de América latina

No es el Tren a las Nubes ni el Orient Express. Pero, como ellos, el Andean Explorer es sinónimo de una experiencia única. Circula por el Altiplano peruano, entre Cuzco y Arequipa, y el punto más alto de su recorrido es superior a los 4.300 metros, unas decenas más arriba que su par en Salta.

 

 

La criolla habla de la influencia europea, la misma que pervive en sus edificios históricos; la chifa de la gran inmigración china que se estableció en este punto de América latina; y la nikkei de la inmensa colonia de japoneses que trajo su sutileza a los pescados de estas latitudes. Todas ellas confluyen en la gran “cocina peruana", esa que transformó al Perú en un destino turístico de otro nivel: un sinónimo de alta gastronomía y buen vivir. Desde las sandwicherías, pollerías y cevicherías del centro hasta los restaurantes de Miraflores –que ostentan su puesto en el ranking The World's 50 Best–, todos construyen día a día la riqueza característica de su cocina, valorizando su cultura entre fuegos y especias.

 

 

 

Quién es 'Micha', el mejor chef de América latina

La vida es movimiento. Nada es estático ni absoluto. Nadie lo es. Estamos en flujo constante, como lo están la Tierra, las mareas, las bacterias, la luz, la sangre de nuestros cuerpos, el color y la semilla.

 

Si se está de paso en la capital del Perú, ya sea para viajar hacia otro país o para hacer una conexión hacia otros destinos turísticos como Cuzco o Loreto, es posible realizar un tour gastronómico para conocer esa cocina que está –literalmente– en boca de todos. En el centro histórico y sus alrededores hay al menos tres paradas indispensables separadas por escasas calles que permiten probar manjares típicos mientras se recorre el corazón de la ciudad.

 

 

 

 

El primero de ellos es el Gran Hotel Bolívar que, fundado en 1924, es el más antiguo de la ciudad. Si bien sigue funcionando como hotel y se mantiene exactamente igual que a mediados del siglo XX, ya no es un alojamiento exclusivo como en su época de gloria, por lo tanto, es una opción económica –e histórica– para alojarse en pleno centro de Lima (suites en base doble a partir de u$s 93). Sin embargo, en un recorrido gourmet es un punto ineludible para abrir el apetito bebiendo un pisco sour o un chilcano, elaborados por su legendario bartender Sixto, quien lleva 45 años haciendo cócteles en este salón emblemático de la ciudad.

 

 

 

El circuito continúa a cinco cuadras de allí, frente a la Plaza de Armas, donde se sitúa la sandwichería El Chinito, que con más de 50 años de trayectoria y 5 locales en funcionamiento continúa seduciendo a turistas y locales con su chicharrón de cerdo con camote frito. Pero si de comida al paso hablamos, a escasos metros se sitúa el famoso Bar Cordano, que inaugurado en 1905 es un monumento cultural e histórico del Perú en el que se sirven exquisitos sándwiches de jamón del norte (ahumado). Este bar es un exponente de la belle époque urbana que solía ser frecuentado por bohemios, artistas y políticos y hoy es uno de los sitios más turísticos de Lima.

Sabores y cultura

El tour gastronómico continúa en el barrio aledaño, el China Town limeño, la mejor zona de la ciudad para probar la auténtica comida chifa. En el restaurante Wa Lok se puede disfrutar de la experiencia completa: arroz chaufa, sopa wantán, tallarín saltado, pollo chijaukay, mesas giratorias para que todos los comensales alcancen los distintos platos del banquete y hasta una galletita de la fortuna de cortesía. Otra parada interesante en las puertas del barrio chino es el Mercado Central de Lima, donde se concentran todos los productos alimenticios frescos y de estación.

Por la noche, el circuito continúa en otras zonas de la ciudad. En el barrio de Miraflores, el más turístico de Lima, se concentra la mayor parte de los restaurantes que llevaron al Perú a lo más alto de la gastronomía mundial. Es justamente Maido, el restaurante nikkei del premiado chef Mitsuharu Tsumura. Allí, es indispensable probar el bacalao marinado en miso, el arroz con erizo de mar y sus famosas ribs cocidas por 50 horas. En la cuadra de enfrente se encuentra otro de los salones más prestigiosos de la ciudad: Rafael, del chef Rafael Osterling. Su propuesta es tan original que resulta de una fusión ítalo-peruana con toques nikkei; por eso, los protagonistas del restaurante son los tiraditos y tempuras pero también los spaghettini con langosta marinada y los ravioles de choclo asado.

 

 

Conocé al bartender que hace el mejor pisco sour del mundo

Hacia el fin de la velada, el Pisco Bar es el lugar indicado para probar los mejores piscos del país en sus distintas variantes. Ricardo Carpio, su propietario, es un apasionado por esta bebida que guía personalmente las catas y maridajes, mientras enseña los secretos del pisco y cómo preparar los tragos más populares del país. El cierre perfecto para un tour por los aromas, sabores y texturas de la gastronomía peruana.

 

 

 

5 lugares para conocer en Lima, sede de los Juegos Panamericanos

La ciudad de Lima es por estos días el escenario del evento deportivo más importante de la historia de Perú: los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos 2019. La capital peruana, antes vista meramente como escala para llegar a diferentes destinos del país, fue creciendo en protagonismo al punto de transformarse en un destino turístico en sí misma.