Quién es Mamá Sobre Ruedas, la ‘anti-influencer’ que hace reír con sus parodias de famosas

Quién es Mamá Sobre Ruedas, la ‘anti-influencer’ que hace reír con sus parodias de famosas

Felicitas de la Garma es un fenómeno en Instagram con sus desopilantes relatos sobre la maternidad y divertidos sketches imitando a celebridades. Lanzó una serie web sobre el lado oculto del éxito en redes sociales.

Una taza de café al lado de una revista. Un atardecer increíble en una playa paradisíaca. Gamas de colores siempre armónicas. Las cuentas de influencers suelen mostrar fotos perfectas y posadas en todo sentido. Pero no todas. “Mi feed no es lindo, cero estética: soy un queso, soy así, no me sale estar en pose, me gusta mucho matarme de risa”, cuenta Felicitas de la Garma – o Mamá Sobre Ruedas como se la conoce en Instagram. Y quienes la siguen saben que su cuenta es pura parodia y diversión. Más bien una anti-influencer que a través de sus anécdotas sobre la maternidad, sus imitaciones de famosas o su personaje Merlina - de 'Trucha', su primera serie online- busca reírse de sí misma y así divertir a sus casi 40 mil seguidores.

Pero antes de volcarse a las redes sociales, Feli de la Garma (de 44 años, casada hace 19 y madre de 3 hijas), estudió Comunicación Social y trabajó en un banco. Cuando nació su primera hija, hoy de 14, fundó un emprendimiento de ajuares personalizados para bebés con su hermana Soledad, llamado Amor Chiquito Argentina.

Fue cuando buscaba un curso de inglés que se encontró con un aviso sobre clases de teatro con Ariel Padula y decidió probar. “Al principio lo tomé como un hobby, como algo que me divertía, hacía obras under. Ariel me decía que tomara la decisión, que eligiera ser actriz en lugar de todo lo demás. Y si bien nunca solté todo lo demás, sí le empecé a poner más foco y en un momento me empecé a filmar en el auto, porque me parecía que era el único lugar en donde estaba mucho tiempo porque tengo 3 hijas y voy y vengo todo el tiempo”, relata.

“Le puse a los videos 'Mamá Sobre Ruedas' y ahí arranqué. Decía cualquiera, cosas divertidas y otras no tanto, le pedía a mi familia que me diera like. ¡Y a veces lo hago todavía. Empecé hace 5 años con videos en Facebook, ahí me fue bien. Pero de repente cambió el algoritmo y se dejaron de mostrar las páginas. Me estaba yendo muy bien, me llovían las ofertas de hacer cosas y de repente se terminó. Y tuve que empezar de nuevo en Instagram, remarla de nuevo pero más relajada. Cuando empecé no había tanta gente, por eso siento que hace mil años que lo hago y voy cambiando porque si no me aburro, me canso de mí”, cuenta entre risas.

¿Cómo elegís las temáticas de los videos?

Mi temática siempre fue la maternidad. Hay mucha improvisación, pero por ahí me viene una idea a la mente cuando estoy manejando y freno, anoto dos o tres y arranco a hablar de eso. Cuando quiero hacer un tema bien, lo guiono, pero la mayoría es improvisación. Ahora estoy más en plan de reírme de mí, gusta mucho cuando me ridiculizo, cuando me muestro haciendo pavadas y la verdad que no me cuesta. Me da vergüenza estar en la playa en bikini pero filmar un video en bikini no. Además dije: "Ya está, mostrémonos cómo somos, la mayoría de las mujeres somos así" y hay mucha empatía. En cuanto a las stories, es muy espontáneo: me levanto a la mañana y veo qué me depara el destino. Y no me apuro, a veces me pasa que son las 11 y no publiqué nada y me agarra ansiedad de publicar pero me freno porque sino dejo de ser divertida y espontánea. Espero y siempre me cae algo para hacer. Al principio me parecía re difícil, pero hoy lo tomo como un ejercicio de teatro, de improvisación.

Solés imitar fotos y videos de famosas. ¿Alguna se ofendió?

No lo hago burlándome de los famosas. La propuesta es reírte conmigo de mí: hago la versión looser del famoso. Me encanta ensayarlos, ver qué me voy a poner. Nunca se ofendió nadie, yo creo que ni lo ven. Pampita el otro día me dio like. Ella debe ser buena onda. Siempre elijo cosas que no las ofenda, no es la idea y le digo mucho a mis seguidoras eso: la que tiene ganas de criticar tipo hater o mala onda que se vaya para otro lado. No es una cuestión de quién es más diosa: es reírse de mi imagen, es un chiste.

¿Tenés haters?

Tuve algunos haters en Facebook, pero muy pocos. Igual donde una decía algo malo saltaban las demás a defender. Ahora en instagram no me pasó, será que estoy más viva y ya aviso "Ríanse de mí, ríanse conmigo" y me parece que respetan eso.

¿Cómo lo vive tu familia?

Mi marido se la re banca, es un santo, porque es re tímido, cero exposición. En las fiestas soy la papelonera y él no baila, es tranquilo, somos la prueba de que los polos opuestos se atraen. Me apoya mucho porque a veces me bajoneo, no sé bien a dónde estoy yendo y él siempre me incentiva a seguir. Después, en cuanto a mis hijas, a la de 14 le doy bastante vergüenza pero a las mellizas de 11 todavía no: son las que me filman, me ayudan.

¿Qué te parece que atrae de tu perfil?

Creo que me siguen porque se ríen, mi mayor tesoro es que las hago reír. Los mensajes siempre son que les saqué una sonrisa en un mal día, me escriben mucho por privado. Si una cuenta te divierte, la seguís. Noto que son las mismas seguidoras de hace años y para mí sienten mucha empatía: somos todas madres que estamos corriendo todo el tiempo detrás de nuestros hijos. Creo que es la identificación que se da: no soy nada perfecta, al contrario, soy un cachivache. Creo que la gente sigue mucho a gente que es parecida a ella y que ve que es real.

¿Te considerás una influencer?

La palabra me parece horrible, de hecho hago chistes a veces a mis seguidoras: "Influenciando para vos". No me considero una influencer: creo que soy una actriz que busca su camino. Esto de influencer me vino de rebote. Siempre lo que busqué es actuar, no busco llenarme de seguidores: si vienen, fantástico; pero trato de no volverme loca con eso porque si no, es imposible.

¿Seguís haciendo teatro?

Sigo haciendo teatro: no estoy actuando pero me gustaría. Estoy escribiendo un monólogo para hacer stand up. A fin del año pasado hice un stand up en Microteatro y me gustó mucho. Ya lo hacía en una época cuando no me seguía nadie, y me iba a bien. Ahora que tengo gente que podría llevar al teatro estoy con miedo, temita para charlar con la psicóloga... Siempre siento que voy a llevar a un montón de mujeres a un lugar, van a pagar para verme y si no está buenísimo me voy a sentir un fiasco. Pero sé que me estoy poniendo mucha exigencia. Voy a hacer algo sí o sí este año.

De Instagram a Youtube

En enero de 2019, llegó a Youtube “Trucha” la serie web, escrita, dirigida, actuada  y producida por Feli de la Garma.  Son 6 capítulos en los que interpreta a Merlina, una histriónica influencer dedicada a la cocina, con millones de seguidores. Lo que nadie sabe es que, en verdad, es Lady, la empleada doméstica de Merlina, quien realiza los platos que la vuelven famosa. Al final de cada episodio, aparecen distintas influencers como Nana In Seul, Mami Albañil o Soy un Mix  que 'interactúan' con Merlina. En mayo, la serie fue seleccionada para emitirse en la nueva plataforma pública de contenidos audiovisuales totalmente gratuita Cont.ar.

“'Trucha' surgió cansada de ir a castings ridículos, porque el mundo de la actuación es muy cerradito: si no sos conocida, no tenés representante; y si no tenés representante, no vas a los castings. ¿Cómo te hacés conocida entonces? Es un círculo vicioso en el que no podés entrar. Todo el tiempo me preguntan por qué no estoy en la tele y yo no sé por qué. Dije 'basta de ir de casting en casting en publicidad, que ni siquiera es cine o televisión'. Y empecé a ver series web de gente que conozco, compañeros de teatro y me di cuenta que tenía que poder hacerlo” relata.

¿Cómo se te ocurrió?

Se me había ocurrió esta historia de 'Trucha' por lo que veía en las redes sociales en general, esa vida cuasi perfecta que todos muestran. Fui con la idea a Soledad Ezrraty, socia y amiga y también le gustó porque estaba con muchas ganas de hacer algo, ella viene del palo de la publicidad, tiene una veta grande de productora y nos sentamos y empezamos  a escribir y a ensayar. Buscamos a los actores, pagamos sala de ensayo,  buscamos a quien nos filme, quien nos dirija y la hicimos, la pagamos nosotras y después por suerte conseguimos un sponsor. Para mí fue algo maravilloso que me abrió un mundo nuevo, es un camino de ida, es como que ahora estoy relajada, ya sé que voy a actuar toda la vida. No me importa que no me llamen, lo voy a hacer con el teléfono si es necesario, actores conozco millones. Después pasó lo de Cont.ar y dije 'Wow es buena la serie', está bien contada, es cortita, tiene un mensaje. Estoy enamorada de 'Trucha' porque surgió de algo chiquito y creció y verlo ahí, es mi mayor logro. Nos estamos ocupando de que 'Trucha' haga su recorrido de festivales: tampoco teníamos idea, pero hay un montón de series web que compiten. Ahora le estamos haciendo el subtitulado en inglés.

@nanainseul, la influencer que muestra el lado B de las celebridades en Instagram

El lugar de la cita es el Kitty Café de Myeongdong, el barrio joven de Seúl, capital de Corea del Sur. Celular en mano, parece que conversa sola. Pero no: en realidad, le está hablando a los más de 140 mil fieles de su cuenta @nanainseul en Instagram.

¿Qué futuro imaginás para tu cuenta de Instagram?

No pienso nunca en el camino, creo que me gustaría seguir siendo natural y que guste lo que hago, no sé si voy a hacer videitos todo el tiempo. De hecho, ahora estoy haciendo más historias de Instagram que videítos porque me atrapó mucho el formato, pero no sé que camino va a tomar. Me gusta ir variando, meter un día video en el auto, otro día comparativo, otro día personaje de Merlina, otro de madres. Lo que surja, pero que no sea un embole. Lo que sí me imagino es siempre generando espacios para actuar y hacer reír.

Soy un mix: conocé a la influencer argentina que vive en la Costa Azul

Mercedes Lozada tiene 40 años y ya vivió en 30 casas. Primero porque su papá era militar y se mudaban permanentemente dentro de la Argentina. Luego porque se casó con Esteban Lozada, un ex Puma cuya vida de deportista profesional los llevó a vivir en distintas ciudades de Europa.