Pensar en abstracto, la nueva invitación del MACBA

Para su primera muestra del año, el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires se sumerge en la abstracción geométrica con obras de Rogelio Polesello, Marta Minujín, Luis Wells, Sergio Avello y Karina Peisajovich, entre otros artistas.

“Pensar en abstracto. Colección MACBA en diálogo con artistas geométricos contemporáneos” se llama la muestra con la que el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires inauguró su calendario anual con curaduría del consagrado y siempre presente en la escena artística porteña, Rodrigo Alonso.

Pensar, de eso se trata. Cuando las obras que se exhiben no son figurativas ni remiten a una imagen familiar sólo queda expandir la imaginación y empezar a ver más allá de lo obvio. El desafío es doble en este caso: no hay textos de sala, ni orientaciones que indiquen por dónde se debería empezar, continuar o finalizar el recorrido. Hay apenas un comentario del curador en el ingreso de la exhibición que si se lo lee con atención devela algunas pistas para encarar la muestra.

“Esta exposición pone en evidencia el valor de la geometría como herramienta de investigación”, sostiene Alonso y enumera algunos de los elementos que orientaron las búsquedas de los artistas que allí se muestran. La configuración del espacio, los sistemas compositivos, el dinamismo óptico, los efectos combinatorios, las modulaciones cromáticas, la construcción y deconstrucción de visualidades y formas, las reflexiones materiales y contextuales, son algunos de los intereses que han orientado esas búsquedas.

Así mientras Sergio Avello explora los espacios y márgenes con su obra Chorreado, de la serie Homenaje a Sol LeWitt –tablas de MDF ensambladas y pintadas con esmalte sintético que escapa al soporte y se expande por el piso- Karina Peisajovich compone colores con su Máquina de hacer colores (suite para cinco movimientos), una instalación lumínica atrapante que muestra en vivo y en directo las posibilidades cromáticas de la luz proyectada: obra y color se componen al mismo tiempo frente al visitante.Mariano Dal Verme trabaja la geometría abstracta desde los materiales para crear Rama, una obra que consiste en una rama atravesada por minas de grafito perfectamente dispuestas y que forman un enrejado con formas cóncavas y convexas. 

En representación de la tradición geométrica abstracta argentina se exhiben obras de Rogelio Polesello, Luis Wells, y, un poco más acá en el tiempo, Graciela Hasper y Amalia Pica, entre otros. Con su curaduría Alonso buscó reinterpretar parte de la colección permanente del MACBA y conectarlas con trabajos cedidos por los mismos artistas y por las galerías de arte más importantes de Buenos Aires.

Aunque la muestra se pensó para que los visitantes se “encuentren con las obras”, como aseguró Alonso durante la inauguración, y casi sin textos de sala que orienten al visitante cada piso fue ideado siguiendo un tema que se puede inferir. El primer piso trata sobre las combinaciones como forma de producción en el arte, mientras que en la planta baja se exhiben artistas geométricos que expandieron el movimiento hacia otros campos sociales como el diseño gráfico. En el primer subsuelo el tema general es la línea y la construcción del espacio, y en el segundo subsuelo se ubican las obras que abordan las nuevas tecnologías – una posibilidad de ver un Marta Minujín atípico donde a sus tradicionales cintas de colores se les incorporó la proyección de un video- y la inmaterialidad.

“Pensar en abstracto. Colección MACBA en diálogo con artistas geométricos contemporáneos” es también la carta de presentación para la nueva directora artística del museo Jimena Ferreiro en reemplazo de Teresa Riccardi. Podrá verse hasta el 30 de julio en Av. San Juan 328.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping